Abreviado

Para menor que mató a balazos piden seis años de prisión

La pena fue acordada para el menor que tenía 17 años cuando cometió el homicidio de Carlos Paniagua en el barrio Maccarone de Paraná, en abril del año pasado.

Jueves 26 de Mayo de 2022

Un cruce verbal callejero fue el inicio de un ataque a balazos que terminó con la vida de Carlos Paniagua, de 24 años, en la noche del 26 de abril del año pasado, en el barrio Macarone de Paraná. La investigación determinó que el autor de los disparos mortales fue un adolescente que tenía 17 años. Fue sometido al proceso penal para menores de edad, y el martes se presentó un acuerdo entre las partes para una condena: pidieron un máximo de seis años de prisión efectiva. El juez penal de Niños y Adolescentes analizará tanto las evidencias de la causa como el tratamiento desarrollado por el imputado, para luego definir qué pena le corresponderá cumplir.

Carlos Paniagua y sus hermanos, se criaron en el barrio Maccarone, junto a los adolescentes que fueron implicados en el homicidio. Eran todos amigos pero, según se informó a UNO, la llegada a este sector de Paraná de una mujer con causas por narcotráfico y hechos violentos comenzó a complicar la convivencia. Los más chicos se convirtieron en soldaditos y recibían armas de la nueva jefa narco.

Luego de un altercado, un simple “¿Te la aguantás mano a mano?”, derivó en la balacera mortal. Paniagua recibió impactos en el pecho y en una pierna. Su hermano, su primo y otros allegados corrieron a auxiliarlo. A los minutos llegó la Policía, y la espera de la ambulancia fue tan eterna que decidieron subirlo a la camioneta de un tío y lo llevaron al hospital San Martín. Pero llegó sin vida.

Según contaron a UNO testigos del asesinato, Carlos estaba con los suyos en la puerta de su casa, cuando desde la esquina el adolescente de 17 años lo provocó para una pelea callejera, pero fue más parecido a una emboscada mortal: “No había problemas, fue una discusión que hubo, nada más, porque el otro le dijo ‘vení, vamos a pelear mano a mano’, el otro sacó un fierro y le tiró. Estaban todos afuera, había criaturas”, contó una persona que se salvó de los balazos que los atacantes tiraban para todos lados: “Fueron ocho tiros, con una 380 y una 9”.

Unas horas después del homicidio, a la madrugada, familiares del joven asesinado destruyeron la casa donde vivía el acusado de disparar, a la vuelta del lugar del hecho, por la angosta y pequeña Cortada 3. Primero arrojaron bombas molotov. Luego llegó la Policía que permitió que la familia que vivía allí pudiera sacar a los chicos y el mobiliario. Más tarde, demolieron parte de la construcción. La familia de los acusados se mudó otro barrio de la ciudad.

El miércoles pasado, el proceso judicial llegó a una etapa clave. No hubo un juicio tradicional con declaraciones de testigos, exposición de pruebas y debate entre las partes, sino un acuerdo entre la Fiscalía y el imputado, asistido por el abogado Claudio Berón. Pidieron seis años de prisión al juez Barbirotto, que evaluará el caso y la situación actual del joven, que ya tiene 18 años, para evaluar la pena a imponerle.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario