Sobrino de Petaco Barrientos
Martes 29 de Mayo de 2018

Otra prueba vincula a Olivera con un crimen y la balacera a dirigente de Patronato

Un proyectil encontrado en la casa del sobrino de Gustavo 'Petaco' Barrientos es similar a los utilizados en marzo para asesinar a un santafesino a la salida de un boliche, y con la agresión efectuada sobre la casa de Nelson Rolandelli.

Quedó muy comprometido Pablo Olivera en las causas que se investiga su participación directa en el homicidio de un santafesino, como tambien en la balacera que se le efectuó al exdirigente de Patronato, Nelson Rolandelli. Se conoció que se aportó al expediente una nueva prueba que confirma las sospechas iniciales.

De esta manera, desde la fiscalía que tiene a cargo las investigaciones están en condiciones de ofrecerle al imputado del homicidio como del ataque a la propiedad de Rolandelli un juicio abreviado, pero partiendo de una pena que podría llegar entre los 14 a 15 años de prisión.

El hijo de Freddy Olivera, quién está ligado con la barra brava de Patronato, está imputado por el homicidio ocurrido en la madrugada del viernes 9 de marzo a la salida de un boliche en el Thompson.
Olivera está acusado por el crimen de Leandro Rodríguez y por las graves lesiones que padeció Leandro Coria, de 28 años.

A las primarias pruebas, se le sumó ahora el informe de la Dirección de Criminalística de la Policía de Entre Ríos que da cuenta que un proyectil que se secuestró en la casa de Olivera, es similar a los utilizados en el hecho de sangre en el Thompson, como tambien en la balacera a la casa de Rollandelli.

Una nueva pericia científica lo posiciona al joven de 22 años que -se especula- mató al santafesino e hirió al restante muchacho por un problema registrado esa noche dentro del boliche.

En esa línea, se tienen sobrados elementos que se baleó la casa de Rolandelli, ante la decisión de la dirigencia de Patronato de no entregar entradas de favor a la barra brava de ese club que iba a enfrentar al día siguiente a River en el estadio Grella.

Un arma, dos hechos
UNO ya había informado que en el arranque de la causa, se había confirmado el vínculo existente entre el crimen del Thompson y el tiroteo a la vivienda del vicepresidente de Patronato, Néstor Rolandelli sucedido pocas horas antes del homicidio a la salida de un boliche bailable. De esa manera, se afirmó la idea que el arma utilizada en ambos hechos era la misma.


Se cotejaron las vainas servidas y proyectiles secuestrados en ambas escenas criminales. La comparación de las marcas que dejaron las pistolas 9 mm en cada elemento permitió constatar que fue usada la misma arma para amedrentar al dirigente de Patronato y luego asesinar al santafesino Emiliano Rodríguez de 25 años, quien recibió tres impactos en la zona abdominal, que le ocasionaron la muerte.


La División Homicidios, tras reunir algunos testimonios y otras evidencias, apuntó contra dos personajes muy conocidos del ambiente delictivo y, en particular, de la barra de Patronato. Pero la víctima que sobrevivió al ataque pudo identificar solo a uno de ellos. Allanaron una vivienda del barrio Municipal y detuvieron al sospechoso: Pablo Daniel Olivera, conocido como Pela. Su padre, Gustavo Olivera, más conocido como Freddy, está preso por una tentativa de homicidio, lo mismo que su hermano, que le dicen Gatito. Ahora el Pela estará junto a sus familiares en el penal de Paraná.

LEE MÁS: El dirigente d ePatronato al que le balearon la casa renuncia

En la Audiencia imputativa, el fiscal Juan Ramírez Montrull lo acusó formalmente a Olivera, por el crimen del santafesino y las graves lesiones que padeció otro muchacho de la vecina ciudad, de apellido Coria de 28 años.
En el acto de defensa, el sobrino de 'Petaco' se declaró inocente y aseguró ante el funcionario judicial, que no estuvo en el pleito con los santafesinos, como se visualiza en las cámaras de seguridad del boliche. Sin embargo, su testimonio, no coincidió con los datos, indicios, testimonios y pruebas que recolectó personal de la División Homicidios.
Además, Olivera dijo que no estuvo con Alan Barrientos, su primo, y de esa manera choca con otros elementos probatorios que dan cuenta de lo contrario dentro del local bailable.
Lo que busca ahora la investigación judicial y policial, es confirmar las sospechas sobre el hijo de Barrientos, que a criterio de los pesquisas tendría mucho que ver en el homicidio y la balacera a la casa de Rolandelli.
Por lo pronto, Olivera quedó involucrado de lleno en el crimen como en la balacera.
Así se desprende de lo sucedido hoy a las 14 en el salón 2 de Tribunales, donde el juez de Garantías Elvio Garzón respaldó el acuerdo entre el fiscal Ramírez Montrull y el defensor de Olivera, Javier Aiani, por el cual se acordó la prisión preventiva por el término de 30 días en el penal de Paraná.
En tanto, se anunció por parte del ministerio público fiscal, que se profundizará la investigación para llegar al posible coautor del hecho y la afirmación de las sospechas por la balacera al dirigente de Patronato.
Los investigadores también analizan la localización de 15.000 pesos en efectivo dentro del vehículo del acusado, los que estaban envueltos, llamativamente con bandas elásticas. De esa manera aún no se puede confirmar oficialmente que el homicidio tenga que ver con una pelea vinculada por el tema venta de estupefacientes.
Lo que sí quedaría un poco más claro es que la balacera a la propiedad de Nelson Rolandelli, estaría relacionada con el enojo de la barra brava de Patronato, no solo por no poder ingresar a la cancha al partido con River, sino por la no entrega de entradas para ser comercializadas, tal como ocurría hasta hace poco tiempo.

Comentarios