Secciones
Accidente

Julián Christe explicó su versión de la muerte accidental de Julieta Riera

El imputado por femicidio defendió su inocencia al declarar más de dos horas ante la Fiscalía. Respondió las preguntas sobre los puntos ciegos de la causa.

Miércoles 17 de Junio de 2020

Las posturas en torno al caso de Julieta Riera están absolutamente confrontadas: la Fiscalía y la querella acusan a su novio, Jorge Julián Christe, por femicidio, de haberla ahorcado y arrojado por el balcón del octavo piso del edificio de peatonal San Martín 918; la defensa sostiene la inocencia porque se trató de una caída accidental.

Luego de 48 días del episodio en crisis, Christe declaró ayer por la mañana ante los fiscales Ignacio Aramberry y Leandro Dato. Durante más de dos horas explicó su versión de los hechos, habló de la relación que mantenía desde hacía más de un año con Julieta y respondió las preguntas de los acusadores.

Concretamente, relató que esa noche del 29 de abril y la madrugada del 30, habían consumido alcohol y estupefacientes, que mantuvieron relaciones sexuales y luego, mientras Julieta buscaba sus anteojos, ella se fue al balcón. En un momento, mientras él estaba adentro, escuchó “Juli” y apenas alcanzó a ver cuando se caía. Luego fue a la casa de su madre y enseguida a la Policía a denunciar el hecho.

Consultado respecto de la declaración, el abogado defensor Ladislao Uzin Olleros dijo a UNO: “Fue una declaración de más de dos horas, muy contundente, muy firme, sin fisuras, con una descripción del hecho perfectamente delineada, con mucha seguridad por parte de nuestro defendido. Es convergente con la prueba que se está reuniendo hasta ahora, la cual apoya la hipótesis nuestra, que fue un accidente, estamos convencidos de que fue así. No esbozamos una teoría de inimputabilidad ni de una responsabilidad atenuada, sino la no autoría”.

“Fue una declaración creíble, consistente, relató el hecho con lujo de detalles. Contestó con absoluta firmeza todas las preguntas que le hizo la Fiscalía. Ahora aguardaremos que se cumplan los 60 días de restricción de la libertad ambulatoria, habrá una nueva audiencia en la que el juez de Garantías resolverá si prorroga la detención, si la morigera o si dicta alguna otra medida al respecto”, agregó el abogado.

LEE MÁS Sobre el caso JULIETA RIERA

El hecho y el contexto

Se informó que la mayoría de las preguntas de la Fiscalía fueron relativas a la relación con Julieta y el modo de vida que llevaban, más que sobre la mecánica del hecho.

Consultado sobre por qué Christe no declaró antes, Uzín Olleros dijo que, pese a que el imputado quería hablar desde el primer día: “Primero queríamos tener elementos de prueba que apoyaran la hipótesis de no autoría, que esto fue un accidente. Esta declaración estaba fijada para el viernes (12 de junio), pero la Fiscalía la postergó, la sustituyó por una declaración testimonial de la hermana de Julieta que no presenció el hecho”.

Acerca de la declaración de su defendido sobre el momento del hecho, el defensor dijo: “Él no estaba en el mismo espacio físico en el momento que la chica se cae. Estaba dentro del inmueble, buscaba los anteojos que había perdido en el departamento, que estaban detrás del sillón que es efectivamente donde los encuentra la Policía”.

Una hipótesis defensiva señala que Julieta se cayó porque se sentó en el vértice derecho del balcón, que tiene una madera en la parte superior que estaba floja. La Fiscalía le preguntó a Christe si ella solía sentarse ahí. El imputado respondió: “No, una vez se sentó y yo le dije ‘Juli tené cuidado porque te podés caer’. No puedo decir si en ese momento ella se alcanzó a sentar. No tengo problemas en ir al departamento a mostrarles cómo pasó todo”.

En cuanto a la relación entre Christe y Julieta, Uzín Olleros afirmó: “Ellos estaban bien, era una pareja conviviente, la misma familia de la chica dijo que ella decía que estaba muy bien con él, que lo quería muchísimo, que formaban una buena pareja. No hay móvil, entonces ya es caprichosa la imputación. Uno puede entender que por la gravedad del hecho se lo califique así provisoriamente, pero hay que ser muy cuidadoso”. En este sentido, cuestionó: “Lo mismo respecto a lo que se ha dicho de la familia. La madre está jubilada hace años, luego de ser jueza sin una mácula. El padre vive en Santa Fe y tiene un problema de salud, fue secretario del Juzgado de Paz de Laguna Paiva. ¿Qué incidencia pueden tener? Las barbaridades que se han dicho ponen en tela de juicio también la objetividad y decencia del Poder Judicial”.

Uno de los aspectos de la causa que más ha complicado a Christe es su conducta posterior al hecho: no llamó a la Policía, fue a la casa de su madre y luego a la Jefatura de calle Córdoba, tal como se ha reconstruido en videos de distintas cámaras de seguridad. Sobre este punto, Christe declaró ayer que ninguno de los celulares funcionaba. Los rompieron por una cuestión de celos. “Ella rompió el mío y yo rompí el de ella”, recordó.

Uzín Olleros dijo a UNO: “En un estado de desesperación acudió a lo primero que le dijo la mente, que es su madre, los celulares de Julián y de la chica estaban rotos, esto está reconocido por la familia. Después de buscar a la madre fue directamente a denunciar a la Policía, se hicieron allanamientos en ambos departamentos (del edificio de San Martín 918), y dos veces en el departamento de la madre. No encontraron absolutamente nada”, relativo a prendas de vestir con sangre, por ejemplo, u otros elementos que podría haber descartado.

Además, el abogado indicó que “el primer testigo que declara es un vecino que dijo que esa noche no escuchó gritos, peleas, ni rotura de vidrios. Lo único que escuchó fue el golpe contra el piso de un cuerpo, o sea que la versión de la Fiscalía (sobre una pelea previa) queda desarmada. No tiene antecedentes de violencia ni denuncias. Su inocencia está apoyada por todos estos elementos. Han armado todo un relato armado, perverso, canalla y maniqueo para ponerlos en una mejor decisión, para lograr un linchamiento mediático”.

En cuanto a la posible declaración como testigo de la madre del imputado, Ana María Stagnaro, Uzín Olleros aclaró: “La madre no está obligada a declarar porque de acuerdo a lo que dice el Código Procesal Penal, los parientes directos no tienen obligación de declarar por el vínculo que existe, sí pueden hacerlo si espontáneamente alguno de ellos manifiesta su voluntad de hacerlo”.

Libre o preso, para siempre

La Investigación Penal Preparatoria continúa con distintas medidas de prueba. En los próximos días se incorporarán al legajo algunas pruebas de laboratorio que estaban faltando, así como pericias elaboradas por peritos de parte, los que se contrastarán con los estudios oficiales realizados por los expertos de la Dirección Criminalística de la Policía de Entre Ríos. Cabe mencionar que estos estudios científicos como los informes de autopsia serán los principales puntos de controversia en la causa, ya que de la interpretación de esos datos se podría deducir cómo sucedió el trágico episodio.

Mientras, Christe continúa alojado en la Unidad Penal N° 1 de Paraná con prisión preventiva, la cual vencerá en los primeros días de julio. Está imputado por el delito de Homicidio triplemente agravado, por el vínculo, por alevosía y por violencia de género. Es decir, esta causa finalizará con Christe libre de culpa y cargo o condenado a prisión perpetua. Sin términos medios.

Si la acusación insiste en que se trató de un asesinato, el caso llegará a un juicio que será analizado y juzgado por un jurado popular, el cual estará integrado por 12 de las 1.000 personas que viven en el Departamento Paraná cuyos últimos tres números de DNI coinciden con las cuatro cifras de tres dígitos que fueron sorteadas ayer en el Iafas.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario