Venta de drogas
Viernes 07 de Septiembre de 2018

Jóvenes sin opciones, a prisión por vender droga en el barrio San Martín

Siete personas (seis entre 19 y 24 años) acordaron ser condenadas, al confesar un delito que crece ante la falta de oportunidades

La libertad no existe, ni adentro ni afuera de una cárcel, cuando las opciones para tener un futuro son nulas. Una investigación policial por venta de droga en el barrio San Martín de Paraná, tuvo a 13 detenidos, de los cuales siete terminaron acordando penas con la Fiscalía. Casi todos ellos jóvenes, con escolaridad incompleta y desocupados o empleados en la informalidad (que en la actualidad es lo mismo). Una causa que desbarató la venta organizada de cocaína y confirmó que, en la pobreza, el narcomenudeo golpea tanto a consumidores como a quienes están en el último eslabón del comercio de drogas.


Ayer por la mañana se presentó ante la jueza de Garantías subrogante Elisa Zilli, el acuerdo de juicio abreviado al que arribaron las partes luego de arduas negociaciones.
Los fiscales Cristian Giunta e Iván Yedro relataron los hechos investigados y demostrados por personal de la Dirección Toxicología de la Policía. La pesquisa comenzó el 16 de mayo, con efectivos que reunieron pruebas fotográficas y fílmicas en el barrio ubicado en inmediaciones del Volcadero de la capital provincial. "Se analizaron videos grabados en distintos días y horarios, con situaciones vinculadas al narcomenudeo", explicaron.
El 29 de junio el juez Elvio Garzón autorizó allanamientos simultáneos y al atardecer un centenar de uniformados irrumpieron en nueve domicilios de la zona ubicada en inmediaciones de calle Ameghino al final, en cercanías a la planta de reciclado municipal y en viviendas próximas al río Paraná.
Al ingresar a los lugares señalados, hallaron droga y a los sospechosos. En algunas viviendas había cocaína fraccionada y en otra localizaron un ladrillo de aproximadamente un kilo de la misma sustancia, cuyo valor ronda los 200.000 pesos. Llamó la atención que el envoltorio del ladrillo tenía el logo de un delfín, al igual que la droga secuestrada en Nogoyá un mes antes, que vinculan a la causa Celis-Varisco, instruida en el Juzgado Federal de Paraná. También se halló una importante cantidad de dinero en efectivo (más de 100.000 pesos), celulares y otros elementos probatorios. Esa noche quedaron detenidas, en total, 13 personas.
La Fiscalía sostuvo que los acusados comercializaron cocaína en dosis fragmentadas para el consumo y recibieron como retribución sumas de dinero. Tales actividades las realizaban en la vía pública, sobre una calle interna del barrio San Martín, entre el Volcadero Municipal y calle Ameghino. Resguardaban el material estupefaciente en viviendas ubicadas sobre la margen derecha de calle pública (junto a una torre de alta tensión, casilla de paredes, puerta y techo de chapa), en una casa sobre la margen izquierda de la calle, y en la situada en calle pública entre el ingreso al Volcadero Municipal y Ameghino, muy precaria, de paredes y techo de chapa.
En las negociaciones de la Fiscalía con los abogados defensores Alberto Salvatelli, Boris Cohen y Juan Lazaneo, se acordó que quedaran implicados en la causa siete de los 13 inicialmente imputados, con sus respectivos roles en la venta de droga.
En la audiencia desarrollada ayer en Tribunales, la jueza Zilli identificó a cada uno de los acusados que confesaron el delito, y las respuestas fueron elocuentes respecto de la situación dramática de pibes que viven sin otra oferta a la vista que el delito.
A. N., 21 años, desocupado; J. P., de 22 años, cartonero; P. M., 24 años, desocupado; P. R., 19 años, cartonero y ayudante de albañil; N. A., 20 años, empleado en un plan social; A. L., 20 años, ama de casa; C. M., 44 años, electricista.
El primero de los mencionados fue el que mayor pena acordó: cuatro años y seis meses de prisión, porque tenía en su casa droga fraccionada y lo registraron entregando cocaína a otro para que la venda. El segundo, que lo acompañaba en aquella entrega que fue filmada, recibirá cuatro años. El cabecilla de la organización fue sorprendido en plena transa en la cortada ubicada entre el Volcadero y Ameghino, y aceptó pagar cuatro años y cuatro meses de cárcel. Quien colaboraba con él, acordó tres años de prisión condicional por partícipe secundario en el delito. Otro joven que quedó registrado al vender cocaína a consumidores en plena calle, recibirá cuatro años de prisión, y quien actuaba en esos hechos como "campana", con dos cuchillos "por seguridad", según la Fiscalía, tres años condicional. Finalmente, la única mujer que quedó acusada, acordó tres años de prisión condicional por fraccionar la droga en su casa.
La semana próxima, la jueza de Garantías adelantará el veredicto en el que anunciará si homologa o no el acuerdo arribado entre las partes.
Detenidos en Concordia
Efectivos policiales de la División Toxicología de la Jefatura Departamental Concordia, desarrollaron un procedimiento por narcomenudeo. Se trató de una requisa domiciliaria en una vivienda de calle Córdoba.
El resultado del mismo fue la detención de un hombre y una mujer, y el secuestro de cocaína fraccionada para su comercialización, tres armas de fuego de diferentes calibres con cartuchería, una importante cantidad de dinero en efectivo (en pesos y dólares), celulares, una balanza digital, documentación, entre otros elementos.
Por otro lado, se informó que en horas de la madrugada de ayer, policías del Puesto Caminero Paso Cerrito, en el departamento Federación, ubicado en el kilómetro 341 de la Autovía General Artigas, detuvieron la marcha de un colectivo de larga distancia. Al revisarlo en un control de rutina, ingresaron a la baulera con la perra detectora de narcóticos Lara, con su guía. La misma marcó una de las encomiendas que tendría alguna sustancia estupefaciente.
El Juzgado Federal de Concepción del Uruguay a cargo de Pablo Seró, autorizó la apertura de la misma y encontraron en su interior tres trozos de marihuana, cuyo pesaje arrojó que uno tenían 230 gramos, 647 gramos y 51 gramos, respectivamente, es decir casi un kilo. Se intenta determinar quiénes son el remitente y el destinatario de la droga.

Comentarios