Resolución

Financiera en Apuner: imputaron al tesorero que retenía tarjetas sociales

La causa avanzó, luego de pericias. Quedó vinculado al delito de Usura agravada. Entregaba créditos desde Apuner a beneficiarios de planes sociales.

Miércoles 02 de Noviembre de 2022

Una causa que se inició con una denuncia que daba cuenta que una mujer extraía dinero de varias tarjetas de planes sociales en el centro de Paraná, llevó a descubrir el funcionamiento ilegal de una financiera en Apuner. En la investigación quedó comprometido el tesorero, como su pareja. Tras meses de espera, finamente en los últimos días fue imputado formalmente el extesorero.

El sábado 7 de mayo, una persona denunció al 911 un movimiento sospechoso en cajeros de calle 25 de Mayo de Paraná. Una mujer de mediana edad, estaba extrayendo dinero con 22 tarjetas de débito. Tal como informó UNO en su momento, la maniobra de alerta llevó al personal de la División Delitos Económicos de la Policía hasta una vivienda del barrio Brisas del Oeste, donde habita la señora y su pareja, el extesorero de la Asociación del Personal No Docente de la UNER (Apuner).

En esa casa los agentes encontraron dinero pero, precisamente, en el vehículo que manejaba el extesorero gremial, contaron 270.000 pesos en efectivo.

05f1 (Foto archivo).jpg
El funcionamiento de la financiera en Apuner se afirma sobre el rol del extesorero.

El funcionamiento de la financiera en Apuner se afirma sobre el rol del extesorero.

Al día siguiente, una consigna policial de civil hizo guardia en la zona del gremio, ubicado en calle Alem 957. El agente esperó hasta que llegó la pareja de la mujer, apresurado por entrar a la sede sindical. Allí fue interceptado y en el procedimiento de requisa, secuestraron documentación de interés.

En ese momento, los investigadores manejaron una hipótesis principal: el funcionamiento de una financiera dentro del gremio. Se pudo establecer que el extesorero Adrián Meyiner (con la colaboración de su pareja, una mujer de apellido Ibarra), prestaba dinero a personas vulnerables, beneficiarios de planes sociales. Los montos iban de 5.000 a 10.000 pesos. Como garantía, el prestamista se quedaba con las tarjetas de débito de los individuos que accedían a los créditos.

Varias puertas

En principio la causa estuvo a cargo de los fiscales Gonzalo Badano y Patricia Yedro, porque se pensó una vinculación con la conocida "causa de los contratos truchos", pero con el avance de la investigación se supo que no tenían conexión. De modo que el legajo quedó a cargo del fiscal Laureano Dato quien finalmente, tras varios meses de espera de pericias y declaración de testigos, la encuadró en el delito de Usura.

Tambien se desvinculó a las autoridades del gremio Apuner, como de la propia Universidad Nacional de Entre Ríos (Uner).

Dato entendió con la acumulación de las pruebas que el hombre, valiéndose de situaciones vulnerables de las personas, aprovechó y retuvo las tarjetas de planes sociales. Incluso, en algunos casos, no retornó más la tarjeta.

La abundante documentación secuestrada en los allanamientos fue analizada y peritada, y allí se apuntó la idea que el acusado avanzaba con sus actividades ilegales en la sede gremial y la facultad de Ciencias Económicas.

En el marco de la causa también se recibieron testimonios. "Es claro que esta persona ofrecía préstamos en Apuner y en la facultad. Eran montos chicos de dinero. Pero en algunos casos, la devolución era por más del doble. Hasta ahora entendemos que las autoridades de Apuner no estaban en conocimiento de la situación. De hecho colaboraron con la información", manifestó en su momento el fiscal.

En la reconstrucción de los delitos, se entiende que una persona solicitaba el préstamo, como garantía dejaba la tarjeta de débito a partir de la cual se cobraba un plan social. El prestamista, con tarjetas bancarias en su poder, cobraba mes a mes hasta alcanzar el monto pactado de devolución. En algunos casos, cuando se llegó a cubrir ese momento, el prestamista no devolvió la tarjeta de débito.

Imputación formal

En los últimos días, y una vez consolidada la prueba, el fiscal Dato imputó formalmente a Meyiner por el delito de Usura agravada por la habitualidad. Esta figura penal es muy incómoda para cualquier investigado, porque hay una acusación de mayor responsabilidad al de una usura común que tiene una pena de entre un año y seis años de prisión.

Con el agravante, se parte de una condena de 3 a 6 años, lo que pone a cualquier investigado a las puertas de una prisión efectiva en caso de ser condenado.

En este caso, los abogados defensores Pedro Fontanetto y Germán Palomeque, buscarán la falta de antecedentes penales y la existencia en el mismo expediente de una gran cantidad de testimonios que "no repudiaron" la actividad de Meyiner, para tratar de aliviar la situación judicial.

Si los afectados, no mostraron quejas por la toma de créditos que les permitió obtener dinero para salir de incómodas situaciones, y que debía ser devuelto con importantes intereses, es que buscarían por este punto, descomprimir algún pedido de prisión efectiva, ya que los propios afectados destacaron la tarea del extesorero de Apuner.

La causa avanza y ahora con la imputación y otros elementos que se sumaron, se dispondría en la parte final del año judicial, el cierre de la investigación penal preparatorio. Habrá que ver qué temperamento se verá en caso de acercarse alguna salida, como el juicio abreviado con reconocimiento del delito, para que el extesorero de Apuner pueda o no recibir una condena condicional.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario