Homicidio
Domingo 22 de Julio de 2018

Estadísticas: La mayoría de los crímenes son con armas de fuego y las víctimas se conocían

Las cifras de los crímenes en Paraná reflejan que es el medio más utilizado, aunque se registra una importante merma en los ataques a balazos. Las investigaciones revelan que en todos los casos víctimas y victimarios se conocían o había existido un conflicto previo.

Cuando el Pity Álvarez confesó ante las cámaras haber matado a un hombre porque "era él o yo", nadie le preguntó qué hacía sentado en un banco con un pistola en la campera. Parece naturalizado en algunos sectores andar armado. Y quien tiene una, se predispone a usarla en algún momento. En Paraná, los números de los homicidios de este año evidencian que el arma de fuego sigue siendo el medio más utilizado para matar: siete de las 10 víctimas murieron a balazos. Sin embargo, se observa una merma importante respecto de años anteriores, tanto en fallecidos como en heridos.

Poco tiempo atrás, todos los días ingresaba al hospital San Martín al menos una persona herida de arma de fuego. Hoy, cada tres o cuatro días se reporta un paciente baleado. Lo que cambió notoriamente fue la característica de ataque en los conflictos. Aquella modalidad del sicariato narco de disparar desde una moto y huir, fue un denominador común hace pocos años en algunos barrios de Paraná, y en los últimos tiempos ya no se observa.

En la primera mitad del año fueron nueve episodios violentos que terminaron en asesinatos (un caso fue doble homicidio) en la capital provincial. Los investigadores de la División Homicidios esclarecieron la totalidad, o al menos pusieron a los sospechosos a disposición de la Justicia. Incluso en el único asesinato ocurrido en Paraná Campaña, en la localidad de Hernandarias, donde también intervinieron.

En toda la provincia, desde la Policía de Entre Ríos se informó que hasta ahora fueron 44 los homicidios, y se remarcó que todos han sido investigados y poseen personas detenidas en relación a la autoría. Asimismo, destacaron que los crímenes han sucedido por problemas personales, barriales o disputas por diferentes situaciones. Cabe agregar que esta cifra se vio incrementada abruptamente por un solo hecho que se cobró seis víctimas mortales: la masacre en la cárcel de Victoria el 7 de junio.

info.jpg

En comparación con el mismo período del año pasado, en la capital provincial se produjo un homicidio más, ya que en el primer semestre de 2017 fueron ocho los asesinatos y en 2018 hubo una víctima más por el doble crimen ocurrido en barrio San Jorge.

La cifra de nueve hechos, en proyección para todo el año, demostraría una disminución de los homicidios respecto de años anteriores. Es una tendencia que se viene pronunciando año a año, teniendo en cuenta el período de mayor violencia en Paraná, entre 2012 y 2015. Fue la época de los enfrentamientos entre bandas, los ataques a balazos desde motos y el apogeo del negocio de la venta de armas incautadas en Tribunales, por el que hay cuatro personas condenadas.

Lo que no cambió nunca es el mapa de la violencia: marcando cada lugar donde ocurrió un hecho de sangre y uniendo cada punto, se puede trazar una circunferencia que rodea la ciudad. El centro y los barrios más próximos, así como las zonas más exclusivas como el Parque Urquiza, parecen blindados de la violencia a lo largo de la historia. Y la historia también se repite al observar que en el oeste de la ciudad se concentran la mayoría de los puntos que indican homicidios. En tanto, en la zona este de la ciudad, específicamente los barrios Lomas del Mirador, Paraná XX, Municipal, y alrededores, que hace unos años eran el centro de la violencia, hasta ahora no hubo homicidios.

En casi todos los homicidios, víctimas y victimarios se conocían, o al menos se había producido un conflicto previo que derivó en la agresión mortal. Incluso en los dos casos en los que el homicida le robó a la víctima, había existido un conflicto con anterioridad entre ambos.

El jefe de la División Homicidios (Dirección Investigaciones), Horacio Blasón, dijo a UNO sobre el panorama de la primera mitad del año: "Se ha visto una merma en personas víctimas de abusos de armas, antes había más heridos de bala,y esto tiene mucho que ver con los operativos que hacen el 911, las comisarías y Seguridad Bancaria, como son los controles de motos, diagramados por la Dirección de Operaciones".

"Hubo una disminución muy grande de personas heridas de arma de fuego por otras que circulan en moto, y también hay menos armas en la calle. Por el trabajo en conjunto de la Dirección Investigaciones y las comisarías se ha visto una merma en los índices en lesiones de disparos de armas de fuego, cada vez hay menos hechos", remarcó el comisario, y aclaró. "Por supuesto que queda mucho trabajo por hacer, hay conflictos en algunos barrios".

A su vez, Blasón destacó que las investigaciones realizadas, algunas con más facilidad y rapidez, otras con pesquisas más largas y complejas: "Para esclarecimiento de los hechos el trabajo que se hace es impecable, abocados cien por ciento con los fiscales y con todas las áreas de la Policía, como Criminalística e Inteligencia Criminal".

Comentarios