Juicio
Lunes 06 de Noviembre de 2017

Elevaron a juicio la causa contra Vitali y la fiscalía pedirá 11 años de cárcel

La investigación por el robo de armas contra el perito balístico del STJ, Daniel Vitali llegó a la audiencia de elevación a juicio. La fiscalía adelantó que reclamará una pena alta por los delitos acumulados.

En la tarde de este lunes se realizó la audiencia en los tribunales de Paraná en la que la fiscalía solicitó la elevación a juicio de la causa que se investiga el robo de armas de fuego secuestrada en los depósitos de la Justicia por parte del perito balístico Daniel Vitali. De esta manera, se adelantó por parte de los acusadores que pedirán una pena de 11 años de prisión efectiva. El debate oral y público se realizará el año que viene.


Luego de meses de investigación, la causa que tiene como imputado al perito del Superior Tribunal de Justicia, llegó a la definición para cerrar el expediente y enviarlo a juicio oral y público.


En el inicio de la audiencia se encontraban el juez de Garantías Eduardo Ruhl quién comenzó a escuchar la acusación por parte de los fiscales Ignacio Aramberry y Juan Malvasio y a la defensa de Vitali, a cargo del abogado Damián Petenatti.


Vitali está imputado por el robo de armas, para su posterior venta ilegal, de la sección Depósito de Efectos Secuestrados del edificio de Tribunales de Paraná. El fiscal ya adelantó que solicitará una pena de 11 años de prisión, y que está en análisis solicitar unificar esta causa con otra que se tramita con el anterior sistema del Código Procesal Penal de la provincia, y en la que fue procesado por el juez Pablo Zoff.


Como se sabe, todo se inició con la localización de armas en las calles que tiempo antes ya habían sido secuestradas por la Justicia. Ante esto, se allanaron las casas del perito oficial del STJ y de sus cómplices: Mauro Maximiliano Bertoni, empleado judicial del Departamento Médico Forense; Mario Alberto López Alonso, y Eduardo Ramón Borgogno.


Con la información de inteligencia reunida, el fiscal logró identificar los roles que cumplían cada uno en la asociación que se encargaba de vender las armas judicializadas.


Aramberry concluyó que Vitali sustraía las armas junto a Bertoni, y que este, a su vez, se encargaba de distribuirlas a terceros para venderlas. En diciembre de 2016, el empleado judicial, Alonso y Borgogno aceptaron un juicio abreviado con la fiscalía, en donde admitieron los hechos. El juez de Garantías Nº 2 de Paraná, José Eduardo Ruhl, los condenó a 3 años de prisión de cumplimiento condicional, e inhabilitación absoluta, a Bertoni y Borgogno; y a un año y 6 meses a Alonso.


Hoy luego de los alegatos, se avanzará hacia el camino del juicio oral y público donde deberá sentarse en el banquillo de los acusados Vitali, quién en su oportunidad, rechazó un juicio abreviado, donde indefectiblemente debía reconocer los delitos.

Comentarios