Sicariato

Crimen del peruano: el presunto instigador está prófugo

Tras la preventiva a los tres acusados de encubrir y entregar a los sicarios al joven peruano Carlos Daniel Tello Morales, buscan a otro peruano por el encargo.

Viernes 03 de Junio de 2022

Luego de dos meses de una investigación compleja y silenciosa por el homicidio del joven peruano Juan José Tello Morales, esta semana se expresaron los avances en las detenciones de los acusados de encubrir el crimen y de entregar a la víctima a los sicarios que lo ultimaron a balazos en la tarde del 30 de marzo en el barrio San Martín de Paraná. Los tres detenidos del martes quedaron con prisión preventiva (uno en la cárcel y dos con domiciliaria). Ahora, le apuntan con todo al instigador del asesinato: se trata de otra persona de nacionalidad peruana que huyó de la capital entrerriana tres días después del asesinato.

El fiscal Mariano Budasoff avanzó con las imputaciones, que no fueron para todos iguales. El miércoles, la novia de Jairo, como apodaban a Tello Morales, Abril Coronel, de 24 años, fue imputada por encubrimiento del homicidio. Quedó evidenciado que la joven mintió y ocultó información cuando declaró. Nicolás Lencina (dueño del auto que fue a buscar la moto abandonada que habían utilizado los sicarios), fue imputado por partícipe secundario. Por acuerdo entre las partes, los dos quedaron con prisión preventiva domiciliaria por 30 días.

Distinta es la situación de Juan Néstor Pereyra, el taxista de 42 años que habría buscado a los sicarios a la Terminal de Ómnibus y colaborado activamente en la logística del crimen. Budasoff lo imputó por ser partícipe necesario en el homicidio por encargo, delito que contempla la pena única de prisión perpetua.

En la audiencia realizada ayer en los Tribunales para resolver la medida cautelar sobre Pereyra, el fiscal expuso detalladamente las pruebas reunidas en la investigación que lo incriminan seriamente, especialmente el recorrido que realizó el taxi aquella tarde cuando fue a buscar a los asesinos a sueldo y luego los llevó para que huyeran de la ciudad, entre otros movimientos sospechosos. Por la gravedad de la imputación en su contra y por contar (sobre todo su padre) con medios económicos suficientes para fugarse, Budasoff pidió la prisión preventiva en la cárcel por 30 días.

El defensor oficial Rodrigo Juárez opinó lo contrario y pidió que, al menos, le otorguen la prisión preventiva domiciliaria.

La jueza de Garantías, Marina Barbagelata, coincidió con la Fiscalía y lo envió por un mes a la Unidad Penal N° 1 de Paraná.

Entre los motivos que expuso Budasoff para argumentar en encierro de Pereyra, está la situación del instigador del homicidio. El fiscal informó que el mismo está identificado: se trata de un peruano que residía en calles Crespín y Pedraza de Paraná, cuyo paradero es desconocido desde el 2 de abril. El hombre era el encargado en Paraná del negocio de los préstamos que realizaba junto a Tello Morales, quien se habría quedado con más de lo que le correspondía y, por esa deuda, lo ejecutaron.

El hombre es buscado intensamente y se cree que podría estar en Buenos Aires, donde residen los verdaderos dueños del negocio de los préstamos, cuyo dinero en realidad proviene de la venta de drogas, mercado que dominan desde hace décadas en el Bajo Flores de Capital Federal.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario