En el TOF de Paraná

Condenan por narco a lugarteniente del sicario Damario

Héctor Aranda, mano derecha del sicario rosarino, acordó tres años de prisión por viaje narco detectado en la ruta 12 en Entre Ríos, con 120 kilos de marihuana.

Domingo 07 de Agosto de 2022

En los últimos nueve años, el nombre de Milton Damario vuelve a nombrarse una y otra vez en Entre Ríos. Se trata del sicario rosarino que fue juzgado y absuelto por el asesinato del líder de la banda Los Monos, Claudio Pájaro Canero, condenado luego por homicidio y narcotráfico. Ahora, uno de sus lugartenientes fue sentenciado en Paraná por una operación narco de transporte de drogas que fue interceptada por la Policía en la ruta nacional 12.

Se trata de Héctor Alejandro Aranda, un correntino de Goya de 53 años, que vive (con prisión domiciliaria) en el barrio La Tablada de Rosario, uno de los territorios con más asesinatos en la ciudad con más violencia de la Argentina .

Aranda fue detenido en noviembre de 2015 en la provincia viajando desde Corrientes en un vehículo que iba de apoyo a otro que trasladaba 120 kilos de marihuana. Quedó libre y mientras tanto siguió trabajando para Damario, hasta que fue condenado en agosto de 2020 por abastecer de droga a distintos barrios de Rosario y Villa Gobernador Gálvez, bajo las indicaciones del sicario que estaba detenido en el penal de Coronda. Aranda recibió por esa causa ocho años de prisión. Ahora, acordó en un juicio abreviado tres años de cárcel por el transporte de marihuana.

condenado narco sicario rosario.jpg

El viaje narco

El 12 noviembre de 2015 a las 8, policías del puesto caminero Paso Telégrafo, ubicado al norte del Departamento La Paz sobre la ruta nacional 12, detuvieron la marcha de un auto Chevrolet Meriva, conducido por Amadeo Issac Schoj. Los papeles estaban todos en regla, pero uno de los efectivos observó algunas cosas sospechosas en la parte trasera del vehículo, como una soldadura extraña y una mica trasera de la luz de freno derecha encintada con cinta roja, que estaba floja y se apreciaba a simple vista lo que parecía ser una parte de un ladrillo de marihuana. Enseguida el conductor, un vendedor de autos correntino, les dijo a los policías que llevaba droga escondida en el vehículo, pero además decidió no caer preso solo: les informó que adelante había pasado un auto Chevrolet Corsa gris con una abolladura en la parte trasera con cuatro hombres que iban haciendo punta en el viaje.

Con este dato, los policías pidieron colaboración a las comisarías cercanas para que salieran y efectuaran operativos sobre la ruta 12 y la ruta provincial Nº 1. Poco después, se comunicaron desde la comisaría El Solar, informando que tenían interceptado y demorado al Corsa con cuatro ocupantes: Alexis Flores Merlo, Fernando Caballero, Héctor Alejandro Aranda y Alejandro Nieto, quienes manifestaron que venían de Corrientes.

En Paso Telégrafo se desguazó el auto Meriva y así localizaron en todas partes 198 ladrillos de marihuana que pesaron poco más de 120 kilos.

En las pericias a los celulares secuestrados en ambos procedimientos, quedó claro que los que iban en el Corsa estaban en permanente comunicación con el conductor del Meriva. Se encontraron mensajes de texto, tanto del día anterior al viaje como del día en que se realizó el transporte. Decían, por ejemplo: “Ya está todo”, “La hora que dijimos Medrano y Lavalle”, “Entre Lavalle y gral. paz va a estar m auto afuera”, “Listo”, “Ya Sali metelw pata”, “Netele pata también wien goya. Por donde andas. Metele pata pase peaje. Cerca de la ruta. Estas viniendo?. Hacia tu derecha viniendo del puente”, “Cuando pasas la paz avísame. A 5 kilometr d la paz. Cuando pasa la avísame. Estoy en riachuelo. Hay t pase”.

Abreviados

Luego de ser procesados en el Juzgado Federal de Paraná, llegaron a juicio en septiembre de 2017 todos menos Nieto, que falleció, y Aranda, que estaba preso en Rosario por la otra causa. En aquella oportunidad fueron condenados tras un juicio abreviado: Schoj, a cuatro años y 10 meses de prisión, y se dispuso además el decomiso del Chevrolet Meriva de su propiedad. No obstante, el hombre de 61 años fue beneficiado con una reducción de la pena por su aporte y colaboración que permitió la detección de sus cómplices.

En tanto, Flores y Caballero acordaron penas de tres años de prisión, por una participación secundaria en el delito de transporte de drogas, agravado por la participación de más de tres personas. También se dispuso el decomiso del Chevrolet Corsa que era propiedad de Flores.

Quedaba pendiente la situación de Aranda, que recién ahora se pudo resolver, también mediante un acuerdo de juicio abreviado. Al igual que los otros hombres que iban en el Corsa, acordó cumplir la pena de tres años de prisión efectiva, y así fue sentenciado por la jueza del TOF de Paraná, Noemí Berros, en el fallo dictado el jueves. La anterior condena que recibió en 2020, por parte del Tribunal Oral Federal de Rosario, fue de ocho años de prisión. Por esto, se resolvió que Aranda cumpla la pena única y total de nueve años y medio de prisión. A su vez, se mantuvo el beneficio de la prisión domiciliaria con tobillera electrónica, tal como lo dispuso en 2019 el TOF rosarino.

Aranda y su jefe, la droga y sus relaciones en Entre Ríos

La principal hipótesis sobre el destino de la droga que fue detectada y secuestrada en Entre Ríos era Rosario. Y, particularmente, la banda que había armado Milton Damario desde la cárcel de Coronda.

Es que poco después de este hallazgo se inició una investigación por una denuncia anónima sobre puntos de venta de drogas en Rosario y Gálvez. En la misma, el fiscal Federico Reynares Solari sostuvo que “quedó acreditado que existió una organización dedicada al tráfico ilícito de estupefacientes dirigida por Héctor Alejandro Aranda y Milton Emanuel Damario, en la que se contaba con la colaboración de la pareja del primero como intermediaria, encargada de abastecer y recolectar dinero de los puntos de venta en los que se comercializaba la droga al menudeo”.

“La banda tenía una distribución de tareas en la que Damario es la persona que habilitaba a Aranda para que se hiciese de droga para la venta en Rosario”, aseguró el fiscal federal.

Ambos fueron condenados a ocho años de prisión.

Cabe recordar que Damario fue (o es) amigo de Germán Velázquez, el paranaense preso por un robo y procesado en Santa Fe como proveedor de drogas. El sicario rosarino había sido acusado (luego absuelto) en 2013 por el asesinato del líder de la banda Los Monos, Claudio Pájaro Cantero. Mientras lo buscaban, se refugió en Paraná en el camping de La Toma y en una casa de calle Nicanor Molina. Luego cayó detenido en Santo Tomé (Santa Fe) junto a Velázquez.

Damario fue absuelto por ese crimen que marcó el inicio de una década sangrienta en Rosario. Pero luego fue condenado a 16 años de prisión por un homicidio ocurrido en enero de 2013 en Rosario. Además recibió a tres años y medio de cárcel por portación de una pistola calibre 9 milímetros robada en La Plata en marzo de 2011.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario