Secciones
Narcotráfico

Condenados por transportar 10 kilos de cogollos de marihuana

Un hombre y una mujer fueron condenados por llevar paquetes con cogollos de marihuana dentro de un parlante casero, en la autovía 14. Los delató el fuerte olor.

Miércoles 01 de Diciembre de 2021

Nada parece detener el potente olfato de los perros entrenados para la detección de drogas. En un operativo realizado hace casi un año, un perro de Gendarmería detectó una carga de marihuana que iba dentro de tres bolsas y envueltos en grasa, en un auto. Aunque el olor a los cogollos de cannabis era tan fuerte que los mismos gendarmes lo advirtieron. Casi un año después, los ocupantes del rodado fueron condenados.

El procedimiento lo llevó a cabo el Escuadrón de Gendarmería Nacional Argentina, el 18 de diciembre del año pasado, en el puesto de control situado en el kilómetro 73 de la ruta nacional 14, en su cruce con la ruta provincial 20.

Los uniformados detuvieron la marcha de un auto Peugeot 208 Active blanco, que circulaba de norte a sur, para efectuar un control del vehículo. Ni bien comenzaron a hacerle al conductor las preguntas de rigor, sintieron un fuerte olor a marihuana que salía del auto. Por esto, solicitaron la presencia de testigos y del perro detector de narcóticos Sultán, el cual, al pasar por el baúl del auto, reaccionó de manera exaltada como lo hace ante la presencia de material tóxico.

En consecuencia, se requisó aquella parte del rodado, donde encontraron 7 kilos de marihuana, pero no la tradicional picadura en ladrillos que se arman a granel en Paraguay, sino las flores conocidas como cogollos.

La droga estaba oculta en el interior de un parlante de armado casero (una caja de madera forrada en alfombra negra), con dos equipos de potenciadores sujetados en la parte superior, dos parlantes de gran tamaño circulares en el frente y dos agujeros en ambos extremos superiores. Había 30 envoltorios confeccionados con similares características para intentar evitar, ineficazmente, que emanara olor a marihuana, con triple bolsa y cubierta con una sustancia roja grasienta.

De inmediato se procedió a detener al conductor y a su acompañante, y se secuestró el auto.

Al día siguiente, en ocasión en que el personal de la Gendarmería se prestaba a reubicar el vehículo, percibieron nuevamente un fuerte olor a marihuana que provenía desde el interior, por lo cual debieron nuevamente convocar la presencia de testigos y al mismo perro, el cual volvó a marcar la presencia de droga en el auto.

Fue sobre la misma caja de madera de música que presentaba un doble fondo con una tapa adosada con tornillos, tapada y pegada con una cuerina. Allí había otros 17 paquetes no compactos acondicionados de la misma manera que las halladas el día anterior. Se trataba también de cogollos de cannabis sativa, que en total pesaron 3,6 kilos. De esta manera, el total de droga transportada era de 10,7 kilos.

Los ocupantes del vehículo, I.M.S., de 43 años, contratista de construcción nacido en Formosa pero que vive en Lomas de Zamora, y C.L.L., de 30 años, cocinera de Bahía Blanca, fueron procesados por Transporte de estupefacientes. Ahora, en un juicio abreviado, acordaron condenas con la Fiscalía.

El Tribunal Oral Federal de Concepción del Uruguay homologó el acuerdo de juicio abreviado, por el cual se impuso al hombre cuatro años de prisión efectiva por ser autor del delito mencionado, y a la mujer dos años de prisión condicional por ser partícipe secundaria en el hecho. Asimismo, se dispuso el decomiso del auto que deberá ser entregado a una institución.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario