Abreviado

Condenados por matar para vengar el asesinato de su padre

Leandro y Antonio Gastiazoro fueron condenados a nueve años de prisión por el asesinato de Iván Villalba, ocurrido en el barrio Mosconi Viejo de Paraná.

Miércoles 11 de Mayo de 2022

El 1° de mayo de 2020, los hermanos Villalba fueron a la casa de José Carlos Gastiazoro y lo mataron a tiros en su casa del barrio Los Hornos de Paraná. Menos de dos meses después iba a llegar la venganza: los hermanos Gastiazoro llegaron en un auto a la canchita del fútbol del barrio Mosconi Viejo y emboscaron a Iván Villalba, quien recibió un primer disparo que lo dejó en el suelo, y un segundo y final de remate. Por el primer homicidio fue sentenciado Alejandro, hermano de Iván, a nueve años de prisión. Ayer, los hermanos Antonio y Rodrigo Gastiazoro fueron condenados a la misma pena por el crimen cometido en ajuste de cuentas. Ojo por ojo y pena por pena. Esperan que sea el punto final de la historia violenta.

Según lo reconstruido por el fiscal Ignacio Aramberry en base a las pruebas y testimonios reunidos por la División Homicidios, los hermanos Leonardo Ramón Gastiazoro, de 29 años, Antonio Bladimir, de 23, y Rodrigo Damián, de 35, supieron dónde estaba Iván Villalba, autor del disparo mortal contra su padre, y acudieron a la canchita del barrio Mosconi Viejo a las 18.30 del 28 de junio de 2020. Llegaron en un auto, Leonardo y Antonio se bajaron armados y fueron directo hacia la víctima.

Villalba debería haber estado en su casa ya que tenía prisión domiciliaria por el homicidio del padre de los acusados, pero como en muchos casos, esta medida cautelar no se cumplió.

El ataque fue temerario y se perpetró adelante de niños que estaban jugando en la canchita y los alrededores.

Los tres hijos de José Carlos Gastiazoro fueron imputados y estuvieron en la cárcel de Paraná con prisión preventiva, mas luego recuperaron la libertad. Finalmente, en las negociaciones entre el fiscal y la defensora Candela Bessa, las partes llegaron a un acuerdo, en el cual Leonardo y Antonio confesaban el crimen y consentían la pena de prisión efectiva, y respecto de Rodrigo se pidió el sobreseimiento.

Ayer, el Tribunal dispuso homologar el acuerdo al que arribaron las partes. Ahora, será tarea del Servicio Penitenciario para que los hermanos Gastiazoro y Alejandro Villalba no se crucen en ningún momento en la Unidad Penal, para evitar más venganza.

Abreviado rechazado

A fines de abril, UNO informaba sobre un acuerdo de juicio abreviado que se presentó por el homicidio de un adolescente de 16 años ocurrido en enero en el barrio Belgrano de Paraná. Elías Rodrigo Alejandro Ramón Retamal, de 21 años, aceptaba cumplir la pena de 12 años de prisión por el asesinato de Pablo Vega. Y se pedía tres años de prisión condicional para Nazareno Ledesma, de 22 años, al considerar que había acompañado a su amigo en la moto, pero solo para amenazar al chico, no para matarlo.

El juez Gervasio Labriola rechazó el acuerdo, al considerar inadmisible lo planteado respecto a Ledesma. Aseguró que, según las pruebas del expediente, este joven sabía perfectamente que Retamal iba a matar a Vega y que, pese a la advertencia de otros integrantes de su grupo, dijo que iba a llevarlo en moto a buscar a la víctima porque él no dejaba tirado a sus amigos. Por lo tanto, Labriola sostuvo que la conducta del joven debe ser la misma calificación legal que a su compañero, de homicidio simple.

De este modo, se vuelve atrás con el acuerdo al que habían arribado la fiscal Paola Farinó, la defensora Candela Bessa y el querellante Javier Aiani.

Pero esto no fue lo único que ocurrió en estas semanas. En la audiencia, el querellante expresó que la familia de la víctima consentía el acuerdo. Sin embargo, la la madre del adolescente asesinado se presentó en la Fiscalía cuando se enteró del juicio abreviado mirando el programa Códigos de canal Once. Aseguró que el abogado Aiani nunca la consultó, sino que habló solo con el padre. La fiscal intentó retirar el acuerdo, pero el juez lo negó, porque no era procedente y, además, por no ser vinculante la opinión de las víctimas en un abreviado.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario