Secciones
Gualeguaychú

Beneficiaron con la domiciliaria al policía que mató a Iván Pérez

Mauricio Gómez, imputado del asesinato de Iván Pérez en Gualeguaychú, está en su casa, con tobillera electrónica, por 30 días.

Viernes 15 de Noviembre de 2019

El sargento Mauricio Gómez, que se encontraba cumpliendo una prisión preventiva desde principios de octubre, recibió el beneficio de la prisión domiciliaria. El policía está imputado por el asesinato de Iván Pérez, ocurrido durante un procedimiento en Gualeguaychú tras el robo de herramientas en una vivienda. La medida cautelar será por 30 días y luego se volverá a revisar. Además, se indicó que debe tener colocada una tobillera electrónica para monitorear sus movimientos.

LEE MÁS sobre el crimen de Iván Pérez

Gómez está imputado del delito de Homicidio agravado por haber causado la muerte de Pérez por un balazo en la cabeza mientras el joven escapaba desarmado, al ser señalado por un robo en el barrio Molinari, informó El Día.

La audiencia se realizó ante el juez de Garantías Tobías Podestá. Gómez cumplía una prisión preventiva en la cárcel, dispuesta 48 horas después de cometido el crimen y esta semana venció el plazo. La Fiscalía y la defensa coincidieron en que ya no era necesario aplicar esta medida y por lo tanto se optó en un arresto domiciliario.

ivan perez1.jpg

La discusión se centró en el tiempo de aplicación de esta medida: el fiscal Lisandro Beherán requirió 45 días, pero el juez Podestá se inclinó por otros 30 días. La novedad es que se ordenó la colocación de una tobillera electrónica para controlar que Gómez no se escape de su casa, ya que enfrenta una posible pena de prisión perpetua y existe la posibilidad de fuga.

La Investigación Penal Preparatoria está prácticamente agotada, y solo se espera por el arribo de informes periciales que realizó Gendarmería Nacional en Buenos Aires, entre los cuales está el dermotest practicado a Gómez y Juan Zapata, el otro policía que participó del operativo el 9 de octubre y que rápidamente fue dejado en libertad.

En la autopsia practicada al día siguiente del homicidio se confirmó un dato clave para la investigación que complicó aún más la situación de Gómez, que fue quien supuestamente apretó el gatillo: el disparo ingresó por la nuca con orificio de salida por el rostro. Y también se comprobó que la ejecución se realizó a una distancia de 95 metros.

Cabe recordar que Gómez es un policía reincidente en la violencia institucional: había sido condenado en juicio abreviado por haber golpeado a un joven de Buenos Aires en el Corsódromo durante una detención, el 9 de febrero de 2016. Por el hecho recibió un año de prisión en suspenso. El hecho ocurrió cuando un joven sacó su celular para filmar una aprehensión, lo que originó la reacción “antirreglamentaria e injustificada” de Gómez, que lo tomó al joven del cuello y lo golpeó.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario