Incidentes en Patronato
Martes 28 de Noviembre de 2017

Allanamientos en Patronato: La barra Fuerte está fracturada

Se supo que el grupo de atacantes no habría actuado con la orden de los jefes de la barra. La división podría propiciar una más rápida identificación de los protagonistas de la golpiza.

Los investigadores a cargo de esclarecer el episodio que se transformó en escándalo nacional ocurrido el sábado en la cancha de Patronato esperan para hoy o mañana tener determinados los nombres de cada uno de los que intervinieron en la agresión a un grupo de chicos, profesores y directivos del club Social y Deportivo Strobel, así como el rol que tuvo cada uno en el hecho delictivo. En las averiguaciones realizadas, se supo que el grupo de atacantes no habría actuado con la orden de los jefes de la Barra Fuerte, e incluso consideran que algunos se habrían opuesto a tal accionar. Esta división entre los barras podría propiciar una más rápida identificación de los protagonistas de la golpiza, a partir de los que quieran desligarse de la misma. Por otro lado, llamó la atención que ninguno de los dirigentes de Patronato dijera conocer a alguien de la barra.
En este contexto, ayer en horas de la tarde el fiscal Ignacio Aramberry arribó a las instalaciones de la institución de calle Grella, junto a personal policial de la Dirección Investigaciones, en particular con los efectivos de la División Robos y Hurtos. Se trata de investigadores que conocen al dedillo la barra brava, ya que han estado a cargo de causas por homicidios y balaceras ocurridos principalmente en la zona del barrio Municipal y alrededores, con muchos de ellos como autores. Asimismo, hace unos años fueron quienes llevaron adelante la causa por Asociación Ilícita, que reveló a partir de escuchas telefónicas el entramado de barras, dirigentes y políticos.
El procedimiento se trató de un allanamiento, inspección y búsqueda de indicios, donde, según dijo a UNO el fiscal, se buscó "constatar el lugar y seguir el recorrido que hicieron los agresores conforme los videos que tenemos", así como "determinar las condiciones de seguridad de las divisiones entre una tribuna y otra para ver si fueron violentadas o no, y establecer cómo ingresaron".
Consultado acerca de la identificación de alguno de los barras, Aramberry indicó que "se está trabajando en forma integral", a los fines de lograr una correcta imputación de cada uno según la conducta que tuvo.
Hay unos cuatro policías que estaban participando del operativo que sufrieron lesiones producto de un enfrentamiento con los violentos, uno de los cuales está internado en el hospital San Martín. Acerca del momento en que se produjo este episodio, el fiscal indicó: "Según tenemos entendido, fue en ocasión del ingreso que hacen los agresores a la tribuna de calle Ayacucho, antes de la agresión" a los chicos de Strobel.
En tanto se pudo saber que en el club no se observó ninguna puerta que dividen las tribunas forzada, y no se hallaron elementos relacionados al hecho que se investiga. Dialogaron con los dirigentes que estaban presentes y con empleados de la institución, quienes no aportaron ningún dato que ayude a esclarecer la agresión.
En la jornada de hoy, directivos de Patronato declaran en la Fiscalía, así como varios espectadores que podrían aportar información de interés para identificar a los violentos, entre ellos algunos de los que fueron víctimas de la brutal golpiza.
Por otro lado, se pudo saber que las cosas están difíciles entre los integrantes de la Barra Fuerte. Pese a lo informado el fin de semana, Alan Barrientos, hijo de Petaco, quien está a cargo del grupo de hinchas, no fue identificado en los videos como uno de los agresores. Si bien se confirmó que estaba en la cancha porque no tiene ninguna restricción judicial para asistir, ni las imágenes ni testigos lo sindican como atacante.
Además, se cree que un grupo de la barra habría intentado impedir al otro grupo de actuar en la agresión. Es decir, que el accionar no habría estado dirigido por los jefes, lo cual evidencia que la barra está fracturada. Por ello, teniendo en cuenta que el escándalo tendrá consecuencias (o al menos eso se espera) para todos, se espera que a partir de este conflicto interno se ventile la información necesaria para tener los nombres de los cobardes atacantes.
Este es, al menos, el cuarto hecho de gravedad registrado en inmediaciones del club Patronato en los últimos años. En agosto de 2014, una feroz interna en la Barra Fuerte derivó en una balacera que dejó dos adolescentes de 15 y 17 años heridos, en calle San Nicolás y Gorriti. En la investigación se supo que la venta de droga estaba en el trasfondo de la pelea.
El 25 de noviembre de 2015, Patronato jugó contra Instituto una de las semifinales de ascenso a Primera. En la previa, la barra había organizado una caravana por toda la ciudad. Cuando iban por Churruarín, en la esquina con Gorriti chocaron con la Policía. Desde una moto dispararon contra los uniformados y por milagro no hubo heridos.
A fines de 2016 desde una moto efectuaron disparos contra el frente de la sede del club y algunos ingresaron por las ventanas a donde había gente trabajando. Aparentemente, esto habría sido porque los nuevos dirigentes les "cortaron el grifo" a los barras. Estos agresores no fueron identificados.
A esta altura, lo que lógicamente todos se preguntan es: ¿hasta cuándo?

Comentarios