Policiales
Miércoles 17 de Enero de 2018

A tres años de crimen de Nisman, Dlugovitzky habla de un "cataclismo"

Para el titular de la Daia Paraná el asesinato del fiscal que iba a denunciar a Cristina Kirchner y funcionarios de ese gobierno, fue "una maquinaria perfectamente organizada dispuesta para que la investigación por el homicidio nunca llegue a develar la la verdad".

Por estas horas se van a cumplir tres años de asesinato del fiscal federal Alberto Nisman y ante esto, el titular de la DAIA Paraná, Diego Dlugovitzky tuvo fuertes opiniones sobre el modo que se intentó desde sectores de poder entorpecer la investigación por el homicidio del funcionario judicial que horas antes de ser asesinado se preparaba a denunciar en el Congreso a la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner y varios de sus exfuncionarios y colaboradores.


El dirigente de la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA), delegación Paraná, expresó a UNO: "A tres años del asesinato del fiscal Alberto Nisman. esta muerte de un fiscal federal de la Nación conmueve".


"Si la muerte ocurre luego de que ese fiscal, Alberto Nisman, denunciara nada más y nada menos que a la propia Presidente de nuestro país junto a otros funcionarios y dirigentes, aporta mayor preocupación y conmoción. Si se le agrega que investigaba la causa más importante y compleja de los últimos 30 años en nuestro país y estaba a horas de tener que presentarse ante el Congreso a brindar informe sobre su denuncia, su muerte se convierte en escalofriante y si por si esto fuera poco la muerte es fruto de un homicidio, se convierte en una crisis institucional que atraviesa a todo nuestro país, a sus tres Poderes del Estado, las fuerzas de seguridad, las relaciones exteriores y también, las relaciones dentro de nuestra misma sociedad", resaltó el abogado de la capital provincial, para añadir: "Si a ese escenario se le suma que existió una maquinaria perfectamente organizada dispuesta para que la investigación de su asesinato nunca llegue a develar la verdad, estamos frente a un cataclismo".


En ese sentido, dijo: "La muerte del fiscal nos interpela. Nos interpela como sociedad y como sociedad organizada. Interpela a las instituciones del estado pero también lo hace a cada uno de los ciudadanos. Nos interpela, nos señala, nos pide a gritos establecer un límite. Un límite de lo que se puede tolerar y lo que no se puede. De lo correcto y de lo incorrecto. De lo legal y lo que no lo es".


"A tres años de su asesinato la justicia de nuestro país, comenzó a investigar el hecho como un homicidio. Aun cuando las pruebas e indicios que había apuntaban en ese sentido, la fiscal que intervino en primer lugar, Viviana Fein, se esforzó denodadamente por orientar la investigación al suicidio, aunque las pruebas del homicidio le golpearan la cara", resaltó Dlugovitzky.


Recordó: "Una investigación en la que desde el primer momento, maquinaria encubridora mediante, se estropearon pruebas, manipularon la información, permitieron un desfile de personas sin ningún control en el departamento donde yacía muerto Alberto Nisman, todo bajo la atenta supervisión del hombre fuerte del momento en materia de seguridad, Sergio Berni".


"Por eso hoy, detenciones por medio de Esteche, Kahlil y Timerman, justamente a partir de la denuncia que efectuara el fiscal asesinado, tal vez podamos decir que su muerte no fue en vano. Que hoy comienza a ser reivindicada su actuación y su denuncia".


"Una denuncia que fue al hueso de una perversa trama de mentiras y negocios", remarcó el presidente de la DAIA.


En este marco, manifestó: "Una denuncia que el Juez Rafecas pretendió hundir antes de zarpar, desoyendo, en un hecho sin precedentes, las más de 50 medidas de pruebas que el fiscal pidió y con el simple argumento que Nisman se había vuelto loco".


"En una sociedad democrática como la nuestra, debemos demostrar que la democracia no es sólo votar cada 4 años a un Presidente y cada dos a Legisladores. Eso es sólo una herramienta de la democracia. Una democracia real, con un Sistema Republicano y Federal como el nuestro, requiere que los 3 Poderes funcionen con independencia, pero también, con probidad, donde quienes los dirigen sean funcionarios capaces y comprometidos con la sociedad y no con intereses personales, partidarios o sectoriales y somos los ciudadanos, quienes tenemos también responsabilidad exigiendo a nuestros representantes que cumplan sus deberes y también somos nosotros quienes debemos controlar la gestión que se lleva adelante", reflexionó el dirigente que forma de la DAIA a nivel nacional.


"Fueron 85 las víctimas del atentado de 1.994. Fue asesinado el Fiscal que investigaba", hizo notar para indicar: "Quiero un país donde ser valiente no cueste tan caro, donde ser delincuente no cueste tan barato. Nos lo debemos a nosotros, a nuestros hijos y a quienes han pagado un precio tan alto por lograr un país mejor".

Comentarios