Pais
Miércoles 31 de Octubre de 2018

Trató de hacer estallar un edificio tras dejar el gas de las hornallas abierto

Los habitantes del edificio ubicado en la esquina de España y Rioja, de Rosario, pasaron una tarde de pánico.

Los habitantes del edificio ubicado en la esquina de España y Rioja, de Rosario, atravesaron una tarde de pánico. El pavoroso momento se originó a raíz de que un joven intentó hacer estallar el inmueble tras dejar abierto el gas de la cocina de su departamento. Los vecinos se autoevacuaron y el autor del hecho fue detenido. Luego, se supo que sufriría problemas de adicciones.


El episodio tuvo lugar el lunes y se dio a partir de que los moradores del edificio, ubicado exactamente en la esquina y frente a una estación de servicio, advirtieron un fuerte olor a gas proveniente de una de las unidades, donde en ese momento no había nadie.


De este modo, decidieron ingresar allí tras cortar el suministro y descubrieron lo que ocurría. De inmediato, denunciaron al ocupante del departamento, cuya unidad pertenecería a su familia.


Se trata de Angel S., quien fue reducido por transeúntes en Rioja y Dorrego mientras intentaba subir a un taxi en remera y descalzo. Como el chofer se negó a llevarlo en esas condiciones, el joven se descontroló y comenzó a gritar, lo que motivó la intervención de terceros. Finalmente fue detenido por la policía, cerca de las 19, en medio de una pelea en Dorrego y San Luis.


Apenas el intenso olor empezó a percibirse, los vecinos del edificio comenzaron a autoevacuarse hasta que uno de ellos logró cerrar la llave de paso central de la torre.


El Ministerio Público de la Acusación (MPA) precisó que el presidente del consorcio y los familiares de S. ingresaron al lugar tras tirar la puerta abajo y encontraron tres hornallas de la cocina encendidas y una ventana abierta por donde habría escapado el muchacho.


"Por suerte no volamos todos", señaló una vecina, aun sorprendida por lo ocurrido, mientras otros indicaron que el sospechoso tiene "antecedentes violentos".


En tanto, Marcelo, administrador del edificio, relató que el acusado pudo trabar la puerta de ingreso al departamento con un sistema que permite colocar una cadena de seguridad desde afuera.


Tras quedar demorado, el fiscal de Flagrancia, Hugo Enríquez, no encontró elementos para llevarlo a audiencia imputativa y así recuperó la libertad, ya que el joven no posee antecedentes penales.


No obstante, mientras permanecía alojado en la comisaría 2ª, un grupo de habitantes de la torre se hicieron presentes para solicitar que no fuera dejado en libertad. Allí insistieron en que el hecho del gas no fue el único que habría originado en el lugar.


Fuente: La Capital

Comentarios