Secciones
Selección Femenina de Fútbol

La historia de la tormenta entre las jugadoras de la Selección y el DT

Tras la histórica participación en el Mundial de Francia, el conflicto estalló por las ausencias para los Panamericanos

Martes 16 de Julio de 2019

"Ni descanso, ni lesiones, ni permisos de mi club. Ganas sobran de estar en la Selección! Desde los 5 años entrenando para defender la celeste y blanca! Luchando desde mi lugar la igualdad sin discriminaciones! El cuerpo técnico decidió dejarme afuera. Ellos son los únicos que cobran, ellos que por tener diferencias han decidido darle un punto final a mi sueño de defender a la (camiseta) más linda".

Leer más >>>Argentina asciende en el Ránking FIFA

Estefanía Banini no gambeteó: escribió en sus redes sociales que estaba con lágrimas y con el corazón roto. La capitana del seleccionado argentino ya se había quedado afuera de la lista de convocadas para los Juegos Panamericanos, pero la confirmación de la lista desató la catarsis en las redes sociales. No fue la única. Un mensaje similar publicaron Ruth Bravo, Belén Potassa y Florencia Bonsegundo. La autora del penal que otorgó el empate 3 a 3 contra Escocia en el reciente Mundial de Francia había estado entre las citadas inicialmente, pero, ya en disidencia, nunca se presentó a entrenar en Ezeiza. El conflicto quedó definitivamente instalado en el seleccionado femenino de fútbol. De un lado, varias de las principales jugadoras. Del otro, el entrenador Carlos Borrello.

Las referentes de la selección denunciaron que sus bajas fueron por haber alzado la voz para pedir cambios. Eso no configura una novedad: las futbolistas en la Argentina -y las de la selección, en particular- pueden escribir libros sobre cómo poner el cuerpo para conquistar derechos. Ahora bien, la bomba que explotó ayer y recorrió los medios (incluso con enfoques falsos, como que se trataba de una renuncia masiva al equipo) estaba activada desde antes.

Un tema con antecedentes

Hay que viajar en el tiempo y volver, en principio, al Mundial de Francia. Después de la remontada histórica frente a Escocia, el mismo día que Argentina emprendía la vuelta, las jugadoras de la selección se juntaron en el patio del hotel para tener una reunión. No era la primera vez: era común que cada tanto se reunieran para charlar, solo ellas, para resolver cuestiones del grupo.

El encuentro esta vez tenía un tema claro: las futbolistas venían manifestando desacuerdos con la labor del entrenador Carlos Borrello y querían discutir qué posición iban a tomar al respecto. Había un punto de coincidencia: el ciclo del cuerpo técnico, según ellas, estaba cumplido. Consideraban que no tenía capacidad para una nueva etapa: la de competir a un nivel mayor y frente a rivales de jerarquía. Algunas frases son descriptivas: "Era como tener a un cuerpo técnico de un club de barrio dirigiendo a la selección".

Borrello era criticado por los métodos de entrenamiento ("antiguos", según muchas de sus dirigidas) y la escasa comunicación. Las suplentes se sentían poco motivadas por el entrenador, que después del partido contra Inglaterra, por ejemplo, las había enviado a practicar sin asistir a observarlas. "¿Cómo va a saber si estoy para jugar si ni siquiera me ve?", comentó aquel día una de las futbolistas. Son muchas las que expresan que manifestarle una disidencia al DT tiene por consecuencia quedarse al margen.

Algunas jugadoras que ya habían quedado al margen de otras listas juzgaron lo mismo: se enteraban de que no eran citadas cuando la AFA publicaba la nómina, sin ningún aviso previo.

Luana Muñoz, que en algún momento integró este plantel, publicó ayer en Twitter: "Apoyo y acompaño pública y privadamente el reclamo de mis compañeras. Ellas decidieron bajarse por ciertos motivos por los cuales yo también decidí bajarme de la gira que hizo la selección en Las Vegas en marzo pasado y en consecuencia quedé afuera de la lista del Mundial".

Si se hace el repaso hay jugadoras que participaron de gran parte del ciclo que finalmente se quedaron afuera de la Copa: la arquera Laurina Oliveros, Amancay Urbani, la propia Luana.

Embed
instagram-media" style="background: #FFF; border: 0; border-radius: 3px; box-shadow: 0 0 1px 0 rgba(0,0,0,0.5),0 1px 10px 0 rgba(0,0,0,0.15); margin: 1px; max-width: 540px; min-width: 326px; padding: 0; width: calc(100% - 2px);" data-instgrm-captioned="" data-instgrm-permalink="https://www.instagram.com/p/Bz8gNC-idTP/" data-instgrm-version="12">
Ver esta publicación en Instagram

Ni descanso, ni lesiones, ni permisos de mi club!! Ganas sobran de estar en la selección! Desde los 5 años entrenando para defender la celeste y blanca! Luchando desde mi lugar la igualdad sin discriminaciones! El cuerpo técnico decidió dejarme afuera. Ellos quienes son los únicos que cobran, ellos que por tener diferencias han decidido darle un punto final a mi sueño de defender a la más linda ! El motivo de esto es muy simple se hablo con todo el equipo que viajo al mundial ya que pensamos que ellos no están a la altura de lo que pretendemos! Queremos el crecimiento real del fútbol femenino, queremos estar a la altura de las potencias! Queremos personas capacitadas con experiencia suficiente para aprender de ellos y no que al salir a jugar nos digan “nos defendemos porque no me quiero comer 11 de nuevo” Ejemplos como ese sobran y son lamentables! Lágrimas en los ojos y el corazón roto pero siempre con la frente en alta y tranquila de haber sido consecuente con lo que dije en esa charla. Siento pena porque esperaba que todas lucharan de la misma manera pero entiendo que quizás les ganó el sentimiento tan lindo de defenderla, quizás a veces para crecer hay que resignar! Orgullosa de quienes si lo hicieron! ¿Cuánto nos falta para que todas digamos no vamos a la Casa Blanca y se haga lo que se dice? (palabras de Megan Rapinoe capitana de la selección campeona del mundo). Gracias amigos, familia y a vos por apoyarme! Gracias Argentina por enseñarme la pasión! Voy a seguir luchando porque te amo VAMOS ARGENTINA, VAMOS MI SELECCIÓN!

Una publicación compartida por Estefania Banini (@estefibanini_10) el

Esto que parece un detalle, no lo es. En muchos de los casos, las mujeres no se dedican exclusivamente al fútbol. En el país muchas trabajan, estudian o son madres, con lo cual prepararse para una competencia implica un trabajo de sincronización de agendas que requiere tiempo y esfuerzo.

¿Qué ocurrió en aquella reunión? Que había que explicitar que las futbolistas querían un cambio en la conducción del grupo. Como ocurría con las negociaciones, Banini era la encargada de transmitir los deseos del grupo.

"Siento pena porque esperaba que todas lucharan de la misma manera pero entiendo que quizás les ganó el sentimiento tan lindo de defenderla, quizás a veces para crecer hay que resignar!", escribió la capitana.

El arreglo fue pelearla todas juntas. Como había ocurrido con el Topo Gigio, en la Copa América 2018, cuando exigieron ser escuchadas y reclamaron transformarse en una prioridad para la AFA después de que durante dos años la federación no les organizara competencias o de cobrar apenas 150 pesos de viático por día de entrenamiento.

Algunas sugirieron que, en caso de que la AFA no aceptara el pedido, podían tomar una medida conjunta: no ir a los Juegos Panamericanos. La idea no logró unanimidad.

Hasta que llegó la convocatoria a los Panamericanos, con bajas. En la lista no estaban Banini, Bravo, Potassa, Lorena Benítez y la arquera Gabriela Garton. La volante ya había hablado sobre su ausencia: quería tiempo para sus mellizos recién nacidos.

El crecimiento de la disciplina implica una nueva visibilidad. Ahora hay un público que sigue al equipo, que observa las convocatorias, que está ansioso por ver a la Argentina otra vez. Las preguntas circularon en las redes sociales y en los grupos de WhatsApp: "¿Qué pasa que no está Banini?" "¿Y Bravo?".

Borrello, que tiene una trayectoria de más de 15 años en el equipo nacional -en períodos distintos- ahora tiene que dar explicaciones, algo que antes no ocurría. Este diario intentó contactarlo, al igual que a Jorge Barrios, presidente del fútbol femenino en la AFA. Ninguno respondió.

El entrenador tenía pautada una nota para este martes en el predio de Ezeiza, pero la dio de baja después de que salieron a la luz las publicaciones.

¿Y las jugadoras? Lo cierto es que el mensaje de Banini hirió a algunas de sus compañeras que ayer se entrenaron con normalidad en Ezeiza. La unidad que habían planeado se rompió cuando algunas de las pilares del equipo se quedaron afuera.

El lunes pasado, la capitana iba a tener una reunión con Claudio "Chiqui" Tapia, presidente de la AFA, para tratar de resolver esta traba. Muchas de las futbolistas no saben si esa reunión se concretó. La capitana no hizo referencia a eso en el sitio que eligió para hablar: su cuenta de Instagram. La tormenta ya se había desatado.

Fuente: La Nación

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario