Abuso a menores
Miércoles 20 de Febrero de 2019

Histórica cumbre vaticana por los abusos sexuales a menores en la Iglesia Católica

El incremento notorio de los casos de violaciones de religiosos a niños, llevó al papa Francisco a realizar la convocatoria, la primera de este tipo

Roma.- La histórica cumbre que arranca hoy en el Vaticano para tratar sobre los abusos sexuales en la Iglesia católica supone un punto de inflexión que determinará, en gran medida, el futuro de la institución. En total, 190 líderes religiosos (entre presidentes de conferencias episcopales, curiales e iglesias orientales) están convocados para una cita en la que las víctimas presionan para que se cumpla el discurso de "tolerancia cero" del papa Francisco.
El tratamiento de la cuestión de la pederastia es muy desigual en todo el mundo. Mientras países como Alemania, Estados Unidos o Irlanda han avanzado mucho, otros siguen todavía en una fase inicial.
Durante cuatro días, los participantes se reunirán con una puesta en escena parecida a la de un sínodo y tres temas centrales: la responsabilidad de los obispos, la rendición de cuentas y la transparencia.

Demandan transparencia
Sobrevivientes de abuso sexual a manos de sacerdotes se reunieron ayer con los organizadores de una conferencia de prevención de abusos en el Vaticano y demandaron transparencia, cero tolerancia con los abusadores y que los superiores en la iglesia sean responsabilizados cuando protegen a prelados que violan y abusan de niños.
Los sobrevivientes se reunieron por más de dos horas con el principal investigador del Vaticano sobre abusos sexuales y otros miembros del comité organizador de la reunión de cuatro días, que comienza hoy. El evento, convocado por el papa Francisco, se realiza en medio de intenso escrutinio luego de que en el último año nuevas acusaciones de abusos sexuales y encubrimientos crearon una crisis de credibilidad para la jerarquía católica.
Phil Saviano, un estadounidense que tuvo un papel crucial al exponer el abuso clerical en su país hace décadas, dijo tras la reunión de sobrevivientes que él pidió que el Vaticano dé a conocer los nombres de los sacerdotes abusadores en todo el mundo junto con los documentos de los casos.
"Lancen una nueva era de transparencia", dijo Saviano al comité organizador en una carta y en persona. "Háganlo para romper el código de silencio. Háganlo por respeto a las víctimas de esos hombres y para ayudar a prevenir que esos pervertidos abusen de más niños".
El Vaticano le había pedido al sobreviviente chileno Juan Carlos Cruz, quien ayudó el año pasado a abrirle los ojos a Francisco sobre la gravedad del escándalo, que arreglase la reunión.
Cruz invitó a una decena de representantes de algunos de los grupos más importantes de activismo que han estado demandando desde hace tiempo una rendición de cuentas por parte del Vaticano, incluyendo SNAP, Ending Clergy Abuse y La Parole Liberee.
"La cultura de encubrimiento tiene que acabar", dijo tras la reunión, que fue realizada en los terrenos de una residencia del Vaticano mientras manifestantes esperaban afuera.
Más de 30 años después del estallido del primer escándalo en Irlanda y Australia y 20 años después de que llegó a Estados Unidos, obispos de muchas partes de Europa, Latinoamérica, África y Asia todavía niegan que los abusos existen en sus regiones o restan importancia al problema, aunque se sabe que hay miles de casos en esa parte del mundo.
Francisco anunció la conferencia en septiembre. Dándose cuenta de que los líderes de la iglesia en algunas partes del mundo aún no aceptan la magnitud del asunto, el papa invitó a los presidentes de todas las conferencias de obispos para un tutorial sobre la prevención de abusos, la investigación de los casos y cómo escuchar a las víctimas.



Órdenes religiosas piden disculpas por no actuar

Órdenes religiosas católicas de todo el mundo se disculparon el martes por no responder cuando sus sacerdotes violaron a niños, reconociendo que sus comunidades los cegaron a los abusos sexuales y generaron lealtades, negaciones y encubrimientos fuera de lugar.
Dos organizaciones que representan a las órdenes religiosas masculinas y femeninas del mundo emitieron una declaración conjunta en vísperas de la cumbre. Se comprometieron a implementar medidas contra superiores que encubran denuncias de abuso y para que los niños estén a salvo.
Con unas pocas excepciones, las órdenes religiosas han volado en gran medida bajo el radar en el escándalo de abusos durante décadas, ya que se ha centrado en cómo los obispos diocesanos protegían a sus sacerdotes. Sin embargo, congregaciones como los jesuitas, los salesianos y los hermanos cristianos tienen algunos de los peores registros.
Muchas de las órdenes trasladaron a curas abusadores de un cargo a otro y aun así los padres tenían acceso a menores de edad, pues muchas órdenes se dedican a regentar escuelas.
La Unión General de Superiores representa a los religiosos hombres, en total unos 133.000 alrededor del mundo. La Unión Internacional General de Superioras representa a unas 500.000 hermanas. Cada una de esas uniones enviará a una docena de delegados al cónclave convocado. En el comunicado, las asociaciones lamentan haber decepcionado a los niños a quienes debían proteger, y atribuyeron su ceguera al "fuerte espíritu de familia" que domina sus filas.
"Ello llevó a una lealtad desacertada, errores de juicio, tardanza en responder, negación y a veces al encubrimiento", dicen las agrupaciones en el comunicado.
Añade: "Todavía queremos la conversión y queremos cambiar. Queremos actuar con humildad. Queremos descubrir nuestras fallas. Queremos identificar todo abuso de poder". El comunicado lamenta también las revelaciones recientes de que curas y obispos abusaron sexualmente de seminaristas y monjas, un abuso que ha quedado en gran parte impune debido a que las víctimas eran adultos.



Panorama

• Alemania: la Iglesia documenta 3.677 casos de abusos en 70 años.

• Bélgica: más de 1.000 denuncias y casi 5 millones en indemnizaciones.

• Holanda: más de 20.000 víctimas de abusos desde 1945.

• Francia: una comisión empieza a investigar los abusos desde 1950.

• Irlanda: solo 82 curas condenados por abusos de 1.300 acusados.

• Estados Unidos: una Iglesia bajo escrutinio con 7.000 sacerdotes denunciados por abusos.

• Chile: 148 investigaciones abiertas y 225 víctimas de abusos.

• México: 152 sacerdotes suspendidos por abusos

• En Argentina, el Episcopado no lleva una estadística de los casos que involucran a sus sacerdotes violadores.




Comentarios