Secciones
Miradas

La Patria Fierrera y el primer desafío

Sin el show interno ni peregrinar de las masas, el Turismo Carretera es la prueba ensayo de los espectáculos deportivos de la nueva normalidad en la Argentina.

Miércoles 09 de Septiembre de 2020

Sin el show interno y el folclórico peregrinar de las masas, el Turismo Carretera es la prueba ensayo de los espectáculos deportivos de la nueva normalidad en la Argentina. A partir de hoy y durante todo el fin de semana la categoría más popular del automovilismo argentino se concentrará en la burbuja de San Nicolás, provincia de Buenos Aires, donde realizará dos fechas para “ponerse al día” y reducir el calendario de un año a sólo tres meses y medio. La vuelta del TC viene con moderada expectativa luego de la negativa de Rafaela de realizar el regreso la semana pasada por conflictos de los trabajadores del autódromo y la preocupación de la ciudad por el crecimiento de casos de coronavirus que influyeron en la decisión del gobernador de Santa Fe, Omar Perotti.

A contrarreloj, la ACTC, salió a buscar otro lugar de contención en el medio de la pandemia y el Autódromo San Nicolás ubicado en el kilómetro 225 de la Autopista Buenos Aires-Rosario, retirado de la ciudad, encuadraba perfecto para evitar conflictos y especulaciones. “Creo que San Nicolás puede ser un buen lugar porque está lejos de la ciudad y porque le queda relativamente cerca a la mayoría de los equipos”, anticipó la semana pasada el Gurí Omar Martínez, expiloto y dueño de uno de los equipos, interpretando la situación.

miradas TC.jpg
La Patria Fierrera y el primer desafío 

La Patria Fierrera y el primer desafío

El anhelo o profecía del Supremo Entrerriano se cumplió y ahora está todo dado para que los ojos de la Patria Fierrera se centren en San Nicolás durante tres días intensos.

Los equipos deberán cumplir con un estricto protocolo que deberá seguirse al pie de la letra, porque un paso en falso pondrá en jaque a uno de los espectáculos más importantes que tiene el país.

La norma indica que los equipos deberán ingresar el jueves y una vez en el predio no podrán salir bajo ningún aspecto hasta el domingo, cuando se termine la segunda final.

Ante esta situación el rating televisivo promete tocar el techo en lo que será la primera transmisión en pandemia de un espectáculo deportivo en el país. Y en una de esas se lleva algunos espectadores que no comulgan habitualmente con el ruido de los motores y los cautiva para siempre.

La puesta en escena de la televisión expondrá y obligará a cumplir con las normas sanitarias y de prevención de manera permanente a los pilotos, organizadores y trabajadores de los equipos que no se podrán relajar ni un minuto.

Ahora bien, el otro gran desafío que tendrán los organizadores será controlar las adyacencias. ¿Se animarán los fanáticos a burlar los controles en las afueras del autódromo? ¿Cómo será el operativo de seguridad para controlar a los “curiosos”? ¿Estarán dispuestos a sufrir consecuencias judiciales los hinchas de las marcas?

Según el comunicado oficial habrá controles estrictos en las inmediaciones advirtiendo al público que no habrá margen para el error. Si bien el público del automovilismo ha demostrado a lo largo de la historia que puede convivir con el “rival” sin la necesidad de ser separados por vallas y se jacta de ser una comunidad tolerante y lo demuestra en cada rincón del país cada vez que se disputa una fecha, los transgresores están a la orden del día. Y se trata de miles y miles de personas que se “mudan” cada 15 días a todas partes del país. En algunos casos son más de 50.000 las personas las que concurren a la “fiesta”.

Por eso el negocio del TC se juega mucho en esta movida. Un deporte, una fuente de trabajo que en algunos casos concentra a 25 trabajadores por equipo que necesita girar para mover la rueda económica en tiempos de crisis. Un evento que necesita salir bien para abrirle camino a otros a corto o mediano plazo.

Tremenda responsabilidad recae sobre el mundo tuerca, que pone primera en un “clima diferente” y puede marcar el rumbo de una “apertura” ordenada.

Comienzan a correr los minutos y la bandera a cuadros marcará el ganador del fin de semana y dejará conclusiones determinantes para el futuro en la Argentina.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario