Miradas
Martes 13 de Febrero de 2018

Más trabajo y menos descanso

Desde que asumió la presidencia de la Nación Mauricio Macri se ha tomado varios días de descanso, siempre junto a la primera dama, Juliana Awada, y su hija Antonia.

Lejos de Raúl Alfonsín y Carlos Menem, que esperaron 12 meses para tomarse un descanso, y muy alejado de Néstor Kirchner, que esperó 22 meses para veranear, Macri está cerca de Cristina Kirchner, por lo menos en lo que respecta a las licencias. Antes de repasar los días trabajados por Mauricio Macri vamos a los de su antecesora Cristina para que no se enojen los fanáticos.


"Pasó la mitad de sus primeros 30 días (de gobierno) descansando", indicó la revista de la editorial Perfil en una nota publicada el 5 de enero de 2008. Después se tomó ocho días por problemas médicos (siete en 2009 tras la crisis del campo y solo uno en 2010), pero en la segunda gestión Cristina faltó uno de cada 11 días, la mayoría, según dicen, por problemas de salud. Los datos duros dicen que Macri en los dos años que lleva de gestión descansó más de tres meses.


En los 43 días que van de 2018 ya vacacionó exactamente 29. Llama la atención que el líder de Cambiemos descanse tanto porque durante la campaña se cansó de repetir que "hay que trabajar los sábados y domingos" para levantar al quebrado país que recibió.


Es más, eliminó a través de un DNU los famosos fines de semana largos que según los empresarios fomentaban la industria del turismo y beneficiaban la economía interna. Entre Ríos siempre fue una provincia que se benefició con los fines extra large, en especial las ciudades pequeñas que habían realizado grandes inversiones para atraer a los visitantes.


El fundamento para sacarlos del calendario fue que los feriados puente anuales "afectaron la competitividad productiva". Siempre bregando a favor del trabajo, por lo menos desde lo discursivo, el Presidente le dijo en la cara al titular de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti: "Que la Justicia dé el ejemplo. No puede ser que esté parada 45 días o que los empleados se puedan tomar dos años de licencia con goce de sueldo. Es una inmoralidad".


¿Y por casa? En un año en el que se viene una brutal reforma laboral, que nos dejará aún más indefensos a los trabajadores ante las patronales, el Presidente, que siempre dice que los laburantes somos un costo, sigue descansado. Más aún si hay una "pesada herencia" como repiten los hombres que conforman el gobierno.


Me imagino que para desendeudar al país, bajar los impuestos, aumentarle a los jubilados, armonizar las tarifas, mejorar el sistema de salud y transporte, hacer más obras públicas (terminar los hospitales inconclusos y las rutas que supuestamente no se concluyeron) y crear más fuentes laborales, hay que trabajar y mucho. En un país donde cada vez más gente se queda sin trabajo, la pobreza avanza y los derechos se pierden, por lo menos el capitán del equipo más exitoso de los últimos 50 años tendría que dar el ejemplo.

Comentarios