Secciones
Por sus características, es un lugar único en el mundo, y está en Entre Ríos

Viven 300 ejemplares en el santuario de animales de Colón

Llegarán hoy tortugas de agua desde La Rioja a Tekove Mymba, el santuario de animales que sufrieron el cautiverio y hoy viven en un entorno libre

Jueves 29 de Abril de 2021

Tras una inspección realizada por el Ministerio de Ambiente de la Nación al establecimiento Yastay, en La Rioja, que actualmente funciona como un centro de rescate de animales, se determinó trasladar 14 tortugas de agua al santuario de animales Tekove Mymba, situado en Colonia San Anselmo, a pocos kilómetros de Colón. Los ejemplares llegan hoy. Biólogos, veterinarios y demás personal constatarán en qué estado se encuentran, para brindarles atención si es necesario, y sino liberarlas para que vivan libres en un sector del extenso predio de 1.200 hectáreas en el que llevan adelante esta impresionante labor de dignificar la existencia de los animales silvestres que fueron sometidos al cautiverio y los provenientes de decomiso rural.

Hoy ya suman más de 300 ejemplares viviendo en este espacio. El biólogo Juan Manuel Paccot es el mentor de este proyecto sin fines de lucro, que fue creciendo y del que actualmente forman parte biólogos, veterinarios y demás personal, y contó a UNO que además de la comitiva que llegará desde La Rioja, en la presente jornada “se van a estar haciendo bastantes liberaciones dentro del predio de fauna que ya está recuperada y apta para ser reintroducida en este hábitat”.

Paccot recordó que ya venían trabajando hace años como depositarios judiciales de fauna silvestre, y hace poco más de un año y medio comenzó a rondar la idea del santuario, que se transformó en el primero de Latinoamérica y hoy es único en el mundo por sus particularidades. “En otras partes del mundo existen santuarios, pero abocados a una sola especie animal. Este es el único santuario mixto que existe en el mundo. No hacemos distinción entre especies y tratamos de construir y darle el recinto más digno posible a cualquier especie, explicó.

Sobre esta iniciativa, señaló: “Viendo la reconversión de los zoológicos a la que se iba a acoger en un tiempo no muy lejano la Argentina, y que existe una problemática burocrática y económica para poder llevar los animales a otro país y el proceso que era muy lento y era muy caro, nos propusimos crear este espacio, que sin dudas era una necesidad concreta para el país”.

En este marco, explicó: “Somos los únicos depositarios judiciales de la provincial, por lo que un animal que fue sometido a tracción a sangre o que está suelto en ruta, viene a este predio. Una parte se destina a este fin, y otra parte está destinada a la fauna silvestre, para lo cual hemos logrado habilitar el primer santuario del país. Hace poco firmamos un convenio con el Ministerio de Ambiente y tenemos exclusividad de trabajo con ellos para ayudarlos en la reconversión de todos los zoológicos de la Argentina y también con todo lo que conlleva el tráfico de fauna”.

Sobre esta cuestión, subrayó que “es frecuente el tráfico de animales en la zona” y manifestó: “Estamos ubicamos casi en el centro del país, con una ruta compleja, que es la Ruta Nacional 14 y la verdad es que todo lo que viene del norte siempre cruza la provincia de Entre Ríos, y esto conlleva muchos operativos, estratégicamente”.

Modalidad de trabajo

“El predio fue donado. Contamos con esa ayuda en primera instancia y fue algo muy importante. El resto de lo que es logística y economía para mantención y esas cuestiones, ya la veníamos manejando nosotros, así que la verdad es que se armó algo muy bonito”, destacó Juan Manuel Paccot, y señaló que el llegar los animales, delimitan un área y arman los recintos en los que se alojarán, aprovechando el entorno y las condiciones ambientales de la zona.

Respecto a cómo se adaptan los ejemplares que llegan, procedentes desde diversos rincones del país, aseguró: “Cuando la fauna silvestre tiene espacio y un poco de dignidad de vida, es notorio cómo se adapta, cómo mejora su parte evolutiva cuando al animal se lo deja que esté tranquilo. Una cosa que es importante mencionar es que este es un predio cerrado al público, solamente ingresa gente idónea que trabaja dentro del lugar o por cuestiones investigativas, no hacemos un lucro con esa parte”.

No obstante, adelantó que avanzan en una propuesta innovadora, concretando la instalación de Internet a través de fibra óptica, para poder instalar cámaras web en los recintos y que de esta forma sea factible que el mundo pueda observar vía online durante las 24 horas el hábitat y el comportamiento natural de las especies del lugar, entre las que se encuentran actualmente lobitos de río, ñandúes, yacarés, monos carayá, monos caí, hay un toro tibetano, caballos, ciervos, diferentes tipos de aves, entre muchas más.

El especialista explicó que en Tekove Mymba no hay una rutina de trabajo diario establecida, sino que “las tareas dependen de una cuestión de trabajo operativo más que nada”, y aclaró: “Los que nos diferencia a nosotros como santuario es que los recintos, los predios donde están los animales, realmente son muy grandes. Prácticamente viven en semilibertad. Las especies exóticas prácticamente se abastecen solas, tiene su agua, su pradera. Son espacios de grandes proporciones, estamos hablando de recintos de 30 hectáreas para arriba y es bastante amplio el lugar que se les da a ellos. Lo que tratamos es de no improntarlos. Lo nuestro es más que nada un trabajo observatorio que se hace para con esas especies que se van liberando dentro del predio”.

“Después se depende mucho también de la necesidad de las fuerzas federales en el momento en que por ahí nos llaman y capaz que en una hora parte del grupo tiene que estar saliendo a algún decomiso en algún lugar de Entre Ríos, o a otra provincia”, agregó.

“En el predio somos alrededor de 25 personas, aparte del área profesional, con biólogos, veterinarios y demás. Es un equipo para poder llevar adelante un trabajo que es bastante complejo”, remarcó.

En las redes sociales se presentan como “una fundación comprometida con la preservación del medio ambiente, la flora, y la fauna”. Y cumplen esta función gracias a la solidaridad y el apoyo de la gente, ya que es una organización sin fines de lucro. Sobre este punto, el biólogo refirió: “Tenemos una Fundación de grado 1, que permite que cualquier privado puede eximirse de impuesto a las ganancias colaborando con nosotros, por un lado. Y también contamos con socios que se van sumando a nuestro trabajo”. Para conocer más sobre esta iniciativa, se puede ingresar al sitio www.tekovemymba.org.ar, o a través de Facebook, Instagram y Twitter.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario