Inflación

Tras la suba de los taxis, remises evalúan aumento de tarifa

Taxistas acordaron un incremento del 30% para afrontar las variaciones de precios de los costos del servicio, y remises evalúan aplicar un 20%

Jueves 21 de Abril de 2022

En Paraná rige desde ayer un aumento de las tarifas de taxis, acordado con la Municipalidad. Con este nuevo incremento, la bajada de bandera pasó de costar 110 pesos a 140 pesos y la ficha cada 100 metros subió de 8 a 10 pesos.

“Ronda un 30%”, expresaron desde el sector, advirtiendo que esta suba “no alcanza” para afrontar las variaciones de precios que registraron en los últimos seis meses los combustibles, los repuestos, los seguros, los neumáticos y otros costos fijos.

En esto coinciden los remiseros, que también evalúan aplicar una suba de precios, aunque el porcentaje que barajan es del 20%, atento a que las modificaciones de los valores del servicio suelen impactar negativamente en la demanda.

Taxis y remises
Taxis y remises adecuan sus tarifas ante la inflación.

Taxis y remises adecuan sus tarifas ante la inflación.

“Nuestra situación es diferente y ya venimos con una tarifa inferior a la de los taxis. Frente a un nuevo aumento del servicio de ellos, vamos viendo de qué manera corregir y adecuar nuestros valores”, comentó a UNO Juan Carlos Eberlé, presidente de la Cámara de Empresas de Remises de Paraná.

A su vez, manifestó: “Ya me han estado llamando algunos colegas para que nos juntemos a analizar todo esto. Si bien somos conscientes de que todo aumento del servicio tiene una repercusión negativa en forma inmediata y enseguida cae el caudal de llamados para solicitar el servicio, después los clientes se adaptan a las nuevos costos del remís, que es un sector en el que venimos muy castigados”.

Eberlé aclaró que las distintas empresas aplican las subas de manera diferente, por lo que no se puede establecer un porcentaje de referencia: “Las tarifas en el sector de los remises son variables. Tenemos un arranque, pero también es relativo, y cada empresa marca un kilometraje y un monto con respecto al inicio del viaje, que varía después de cada cuadra, o cada dos cuadras, según como cada uno tenga estipulado su sistema”, explicó.

“Hay que aclarar que no aplicamos un incremento para ganar más, sino que esto es una adecuación a lo que es la realidad, porque a nosotros nos aumentan el seguro, los combustibles, las cargas sociales, los impuestos, los alquileres y los servicios”, remarcó.

Sobre este punto también se expresó Eduardo Vázquez, presidente de la Cooperativa Radiotaxi, que nuclea a gran parte de los taxistas de Paraná, quien aseguró: “Nosotros tenemos un acuerdo con la Municipalidad a partir del cual cada seis meses tenemos que rever la tarifa. Y lamentablemente tenemos que aplicar un aumento por el factor inflacionario de nuestro país. La suba fue entre un 30% y un 35%, pero no es suficiente para no perder rentabilidad, porque tenemos que afrontar los aumentos de nuestros costos seis meses para atrás y de los seis meses que vienen”.

“El aumento anterior fue en octubre y lo que nos planteamos es que siempre sea una suba razonable, porque sino cae la demanda. Tratamos de que para la ciudadanía no sea un golpe el aumento, para que nos sirva a las dos partes, al usuario y a los taxistas”, subrayó.

En este marco, analizó: “La gente se reorganiza cuando sube el servicio. Al que usa a diario el taxi lo afecta en su parte económica, hasta que se reordena con sus gastos”.

Demanda

Vázquez comentó que actualmente hay alrededor de 570 taxis en Paraná. Y si bien aclaró que hay una demanda variable, según la época del año, es un servicio que tiene su caudal de usuarios: “El taxi se usa para todo. Lo utiliza la gente mayor en la diaria, los que van a la escuela; los que salen de cobrar mayormente, sobre todo si son personas de edad. Por ahí la ciudad ha posibilitado agrandar la demanda hacia otros sectores, ya que por los horarios conviene pagar un poco más y manejarse con taxi y no moverse en colectivo”, observó.

Taxis en Paraná.jpg

En tanto, Eberlé recordó que en la capital entrerriana hay actualmente entre 850 y 900 remises trabajando, y señaló: “El mercado tiene un comportamiento bastante dispar. Si bien la situación mejoró con respecto a la recaudación desde que empezó la pandemia, estamos lejos de volver a los niveles anteriores”.

Es cada vez más difícil cambiar la unidad por un automóvil 0km

El servicio de taxis en Paraná está regulado por la Ordenanza Nº 7.384, que establece, entre otras cuestiones, que los vehículos utilizados con este fin no deben tener una antigüedad mayor a 10 años.

Quienes se dedican a esta actividad procuran cambiar el modelo mucho antes, debido al deterioro que sufren los rodados al usarlos todos los días para el transporte de pasajeros. Sin embargo, esto representa hoy un gran desafío para los taxistas, debido a los altos costos de los automóviles usados y, sobre todo, de los 0Km.

Eduardo Vázquez, presidente de la Cooperativa Radiotaxi, manifestó sobre el tema: “Tenemos un régimen que exige modelos de unidades hasta los 10 años de antigüedad, y hoy para acceder a un 0km tenemos que hablar de cifras exorbitantes”.

“Es un número muy alto. Ya dar un salto en un año es bastante difícil, y más lo es renovar la unidad cambiándola por una nueva. Es casi inalcanzable en la actualidad”, expresó.

Por su parte, Juan Carlos Eberlé, presidente de la Cámara de Empresas de Remises de Paraná, opinó: “Llegar a un 0km hoy en día es casi improbable. No hay un auto cuyo valor sea inferior a los 2,8 millones de pesos. Esa es una cifra impensada en la actualidad para un remisero. Hace dos años atrás eso costaba un alta gama y es lo que vale hoy un automóvil de fabricación nacional”.

En este marco, consideró además las dificultades que existen en el mercado local con la entrega de unidades 0km, por lo que actualizar el modelo del vehículo que se utiliza para trasladar pasajeros está supeditado prácticamente a la oferta de usados.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario