Antisemitismo

Nazis entrerrianos: el odio que está vivo aquí y ahora

Los grupos nazis están presentes en Entre Ríos y algunos fueron condenados. Pintan esvásticas, rompen tumbas y atacan en las redes.

Viernes 23 de Septiembre de 2022

Un cadete, un empleado de un taller de pintura y un cobrador, todos de entre 28 y 36 años, caminaron unas pocos metros desde las casas de dos de ellos, ingresaron al parque Enrique Berduc y escribieron con pintura negra “SIEG HEIL”, “HEIL HITLER”, “SS” y “FUCKING JUDEN”, cruces esvásticas y una estrella de David tachada con una cruz; en un tanque de agua, en un portón del gimnasio, en las paredes de los baños y en los laterales de la cancha de paddle. El último día de febrero de 2016, año bisiesto, alguien llamó por teléfono a la Comisaría Octava y avisó de la existencia de estas pintadas nazis.

Poco más de un mes después, el 9 de abril a las 2 de la mañana, el mismo grupo más una depiladora de 27 años, volvieron al mismo parque escolar de Paraná para escribir frases similares y otra que decía “PARA DIEGO D”. Se escapaban caminando por calle Salta cuando los paró la Policía. La depiladora, que trabajaba en un hogar de ancianos, llevaba en la cartera un aerosol de secado rápido marca Kuwait, color verde.

Cuando los investigadores recuperaron los mensajes de Whatsapp que intercambiaron los miembros del grupo antes del segundo hecho, corroboraron que habían planificado la operación, habían acordado la compra del aerosol y se habían propuesto utilizar color “verde Falcon”. Además, en esas conversaciones lamentaban no conocer el domicilio de “Diego” para hacerle “una apretada”; decían que era “afiliado al PJ” y que lo encontrarían “en un container picado en pedazos”, “a él y a Allende”. Diego D. era Diego Duglovitzky, dirigente de la Delegación de Asociación Israelitas Argentina (DAIA).

El 28 de junio de 2019, el Tribunal Oral Federal de Paraná consideró probado que los miembros del grupo “elaboraron el plan de introducir en un ámbito público, donde concurren jóvenes de distintas instituciones escolares a practicar deportes, leyendas con la clara intención de expandir esa doctrina nazi, cuyas expresiones llevadas a la práctica fueron el andamiaje intelectual que generó el genocidio de judíos, gitanos y polacos”.

Foto: Página Judicial
Foto: Página Judicial
Foto: Página Judicial

En la sentencia, la jueza Lilia Carnero dejó escrito: “Nos encontramos frente a una incipiente organización (...) si bien embrionaria, no por ello menos alarmante”. Advirtió también: “Seleccionaban el color del aerosol –verde Falcón– en alusión a los emblemáticos vehículos que asolaban y acechaban a la ciudadanía de este país durante la última dictadura militar y fueron usados como instrumentos del genocidio argentino”.

Carnero dijo también que “resulta actualmente constatable la expansión de las llamadas teorías neonazis basadas en el discurso negacionista del Holocausto judío, que se manifiestan a través del discurso del odio”. Y que “la historia muestra que el acoso, la propaganda y amenazas discriminatorias precedieron a la persecución, sumisión y asesinato en masa de personas que pertenecían a ciertas tradiciones nacionales o religiosas, locura perpetrada por el régimen nazi liderado por Adolf Hitler”.

LEER MÁS: El auge de la militancia nazi en Entre Ríos

Finalmente, tras un acuerdo de juicio abreviado, fueron condenados Yanina Belén Cufre y José Yamil Abdala a la pena de un año de prisión de cumplimiento condicional; y Ángel Esteban Alegro y Sebastián Exequiel Bovolini a dos años de prisión de cumplimiento condicional. Los cuatro, como regla de conducta, fueron obligados a realizar un curso de concientización sobre discriminación y el holocausto nazi, organizado por la Filial Paraná de la DAIA.

Más que pintadas

El 1 de septiembre de 2022, en el barrio porteño de Recoleta, Fernando André Sabag Montiel gatilló un arma a 20 centímetros de la cara de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner. No había pasado una hora del intento de magnicidio cuando comenzaron a circular las imágenes del agresor y de los símbolos nazis que lleva tatuados en su cuerpo: el Sol Negro, la Cruz de Hierro y el Martillo de Thor.

Los grupos que se guían por la ideología nazi y neonazi están presentes en la sociedad actual, en el país y en ciudades como Paraná y otras de Entre Ríos. No son una novedad, aunque recién ahora uno de sus integrantes irrumpió en escena con un acto para infundir terror ante las cámaras de televisión. Son cultores del odio y lo expresan con su discurso, como es el caso de las pintadas en espacios públicos o las publicaciones en las redes sociales. Pero también con acciones violentas, como los destrozos en los cementerios judíos, que cada tanto ocurren en la provincia.

El fin de semana del 20 y 21 de agosto de 2022 –hace apenas un mes– una docena de tumbas del Cementerio Judío de Colonia Nº 3 aparecieron destrozadas. Lápidas partidas o quitadas de cuajo. Placas arrancadas. Para las entidades israelitas está claro que fue un acto de judeofobia. No fue un simple robo. Esta necrópolis, también conocida como “Akerman”, está ubicada cerca de Basavilbaso, en el epicentro de la colonias judías de Entre Ríos, y alberga unas 150 tumbas de entre 150 y 200 años de antigüedad. La denuncia está hecha y la Justicia se encuentra investigando para determinar quién o quiénes son los responsables.

tumbas basavilbaso.jpg

La profanación de cementerios judíos tampoco constituye una novedad. Sucedió en Ubajay en 2008. En 2011 pintaron esvásticas en Concepción del Uruguay. Lo mismo hicieron en la tumba del dirigente radical César Jaroslavsky, en Victoria, en 2016.

pintadas nazis tumba jaroslavsky.jpg
 La tumba de César Jaroslavsky, dirigente radical de origen judío, también fue atacada.

La tumba de César Jaroslavsky, dirigente radical de origen judío, también fue atacada.

“En Argentina la discriminación es un hecho real y existe en muchos sectores de la sociedad. La derecha extrema siempre tuvo este tipo de formación en nuestro país, donde una de las cuestiones es el antisemitismo que profesan. Y después también hay otros sectores muy duros que son los de la izquierda extrema”, dice a UNO Pablo Soskin, presidente de la DAIA de Entre Ríos. “Todos practican la violencia de una u otra manera, son grupos peligrosos que están en la vida diaria y a veces no son debidamente tratados. En el país tenemos un grupo que es prácticamente un partido nazi, que es el de (Alejandro) Biondini, que ahora se cuidan de decir que no son nazis”, agrega.

El 23 de octubre de 2017, un hombre de Paraná subió contenido antisemita (cruces esvásticas y expresiones características) y manifestaciones agraviantes a Youtube, Vid.me, Dailymotion y Facebook. El 25 de febrero de 2021, la Cámara Federal de Apelaciones de Paraná confirmó la suspensión del juicio a prueba (probation) para el acusado, a quien obligó a realizar un curso de concientización sobre “discriminación y el Holocausto nazi” en la filial Paraná de la DAIA y sobre “sensibilización de prácticas discriminatorias” en la Delegación Paraná del Instituto Nacional Contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI)”, además de pagar 10.000 pesos a la entidad judía en concepto de reparación económica. La Fiscalía se opuso sin suerte a este modo de conclusión del proceso.

El odio como ideología

“Podemos decir que la mayoría de los actos de discriminación son por ignorancia, no por ideología, pero hay sectores que sí son discriminadores a nivel ideológico. Odian por ideología y directamente están dispuestos a hacer cosas ilegales”, afirma el dirigente de la DAIA. En los casos que se llevaron a la Justicia en Entre Ríos y en los que la entidad intervino como querellante o como amicus curiae, la regla es la segunda opción: “Todos eran gente que tenía una ideología antisemita, nazi, lo que se llama judeofobia. Todos seguían páginas que tenían que ver con el nazismo. Nosotros tratamos que la gente que es ignorante no termine en la Justicia de esta forma. Tenemos muchísimos casos de jóvenes en escuelas y en otros ámbitos, que han entrado en estos temas y nosotros no los hemos llevado a la Justicia, sino que hemos hecho acciones con el Inadi y otras instituciones. Ahora, cuando vemos que la situación es ideológica, consideramos que la sanción es importante y la verdad que Entre Ríos se ha caracterizado por tener sentencias condenatorias en muchos casos, tanto en el ámbito federal como en el ámbito ordinario”.

En la Fiesta de Disfraces de Paraná que se realizó en agosto de 2012, tanto en la previa en el centro de la ciudad, como en la misma fiesta, tres jóvenes llamaron la atención por el atuendo escogido: iban vestidos con uniformes nazis. Primero un periodista les sacó una foto al salir de un kiosco y la compartió en las redes sociales para repudiar el hecho. Después, un grupo de personas los escrachó y expulsó del predio. Las crónicas de ese momento precisaron que un integrante de ese trío era Abdala, quien cuatro años después iba a participar de la pintada en el parque Berduc. Otro era Ezequiel Hermosid, dirigente de Bandera Vecinal, el partido fundado por Alejandro Carlos Biondini, hoy llamado Frente Patriota.

PRE-disfraz_de_nazi.jpg

LEÉ MÁS: Polémica por la fotografía de tres jóvenes disfrazados de nazis

Eric Gastón Haas tenía 20 años cuando decidió hacer algo arriesgado. A las 3.30 de la madrugada del 27 de junio de 2014 se paró frente a la sinagoga ubicada en avenida San Martín y calle Barón Hirsch, en Basavilbaso, y dibujó con aerosol negro varias cruces esvásticas y escribió las frases “Viva el javon” y “Sacador de chorros doctor A”. El 15 de marzo de 2017 el Tribunal de Juicio y Apelaciones de Concepción del Uruguay lo absolvió de culpa y cargo; pero la sentencia fue revocada en 2019 por la Cámara de Casación de Paraná. En 2020 recibió una condena de dos años de prisión condicional y cumplir medidas de conducta. En marzo de 2022 la Sala Segunda de Casación Penal con asiento en Concordia confirmó esta sentencia.

sinagoga basavilbaso.jpg
La sinagoga de Basavilbaso no se salvó de la agresión.

La sinagoga de Basavilbaso no se salvó de la agresión.

Las boletas antisemitas

El 17 de marzo de 2013, el agente fiscal interino de San Salvador atendió un llamado telefónico. Del otro lado, el oficial Jáuregui de la Policía de Entre Ríos le informó que en General Campos andaban circulando boletas de tasas emitidas por la Municipalidad con una particularidad: llevaban impresa una leyenda que decía “Haga patria, mate un judío! Gral. Campos camino al centenario. PUM!! RAFF”.

No fue muy difícil dar con la autora de la propaganda judeofóbica: ni más ni menos que la por entonces jefa de Rentas del municipio. La mujer de 42 años de edad había colocado la frase en el software para confeccionar las boletas y había mandado a imprimir una tanda.

Marta Celina Troche confesó el hecho y las pruebas confirmaron su autoría. Tras un juicio abreviado, el Tribunal Oral Federal de Paraná la condenó a dos años de prisión condicional y a hacer un curso sobre discriminación y el Holocausto nazi.

Esvásticas en la medianera

Un desempleado de 19 años de edad, que se las rebuscaba con trabajos particulares de pintura y carpintería y que incursionaba en las criptomonedas, un día de octubre de 2014 fue a la zona del Palomar del Parque Urquiza de Paraná y pintó con aerosol rojo: “Achtung juden!” (“Atención judíos”, en alemán); “SS” (por la Policía nazi) y “1488”, un número cuyo significado alude a la frase: “Debemos asegurar la existencia de nuestra raza y un futuro para los niños blancos”. Dibujó también varias cruces esvásticas, como no podía ser de otra manera.

pintadas nazis 1.jpg

Cuando los investigadores fueron a la casa del acusado, en el barrio La Floresta, vieron que en una pared externa había diversas pintadas de cruces esvásticas, de las letras “SS” y la inscripción “Heil Hitler”, entre otras. Los vecinos dijeron a la Policía que allí vivía un seguidor del nazismo. Luego, en su perfil de Facebook encontraron publicaciones de las mismas características: se presentaba a sí mismo como “Subjefe del campo de exterminio Treblinka”, con su foto estampada frente a dicho campo.

El 17 de marzo de 2022, cuando comenzó el juicio en los tribunales federales de Paraná, el joven todavía tenía en su Instagram la imagen de un hombre, de fisonomía o biotipo similar a Hitler, haciendo gimnasia en una bicicleta fija con la leyenda: “Cuando dejás de quemar judíos y ahora quemás calorías”.

“Son expresiones de odio racial –dijo el fiscal general José Ignacio Candioti durante el debate– que no pueden ser toleradas y que llevan la intención de promover la discriminación y de atacar a la comunidad judía”.

LEÉ MÁS: Pintadas antisemitas: el fallo demostró que el acusado era experto en simbología nazi

Franco Julián Zapata fue condenado a la pena de tres años de prisión de cumplimiento condicional. Como reglas de conducta, lo obligaron a realizar un curso de concientización sobre la discriminación y el Holocausto a cargo de la DAIA o la Federación de Comunidades Judías de Entre Ríos, y a hacer tareas comunitarias no remuneradas en favor de alguna institución de bien público de la ciudad de Paraná, dos horas a la semana durante un año. El fallo fue apelado y está en la Cámara Federal de Casación Penal.

Educar y sancionar, dos herramientas contra el odio

Las sentencias judiciales de los casos de violación a la Ley Antidiscriminación incluyen, además de la pena de prisión efectiva o condicional, en caso de corresponder, reglas de conducta que consisten en la realización de cursos sobre el Holocausto u otros temas relacionados, a cargo de la misma DAIA y el Inadi. Consultado sobre los resultados de estas experiencias, el titular de la entidad judía expresa: “Siempre uno alienta a que entiendan que lo que están haciendo no está bien. No pedimos cariño o estima, sino simplemente respeto y tolerancia, que es parte de la convivencia social. En los casos que hemos tenido, dentro de todo podemos decir que ha sido positivo. Lógicamente que los resultados se verán después, a largo plazo”.

Hay muchos casos, afirma Pablo Soskin, en que la educación es el método escogido. Son denuncias que no alcanzan a judicializarse porque se entiende que con capacitación se puede lograr hacer cesar prácticas y discursos antisemitas. “La ignorancia no se ataca únicamente con la Justicia. Vos podés sancionar a una persona pero si no la educás, no le explicás que lo que hizo está mal y por qué está mal, y las consecuencias que pueden tener sus actos, esa persona posiblemente no tenga ni idea de por qué se lo juzga”, señala. “La sanción es importante porque es necesario de alguna manera pagar por lo que se hace, pero la educación es lo que hace que esa persona se reinserte en la sociedad y se vincule de otra forma”, reflexiona.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario