Clima

Menos lluvias y más calor: el pronóstico para el trimestre

El SMN difundió su pronóstico para el periodo octubre-diciembre. Para Entre Ríos se esperan menos lluvias de lo habitual y temperaturas más elevadas.

Viernes 30 de Septiembre de 2022

El Pronóstico Climático Trimestral del Servicio Meteorológico Nacional (SMN), dado a conocer este viernes, anuncia que de aquí a fin de año en Entre Ríos las lluvias serán menos frecuentes que lo normal y las temperaturas serán superiores a lo que sería esperable para la primavera.

El informe climático para el periodo octubre-noviembre-diciembre de 2022 indica que se observan regiones del país donde "las previsiones numéricas experimentales de los principales modelos globales de simulación del clima y modelos estadísticos indican diferencias en cuanto a las probabilidades en el pronóstico estacional".

La situación de lluvias inferiores a lo normal se dará en la región del Litoral, norte y este de Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba, este de San Luis y oeste de Patagonia. El mapa muestra a la provincia de Entre Ríos con 50% a 55% de probabilidad de tener menos precipitaciones.

pronostico lluvias.jpg

El SMN sugirió que "dadas las condiciones actuales de sequía sobre una amplia región del país y ante la persistencia del fenómeno de La Niña sumado a un pronóstico desfavorable en cuanto a lluvias, se recomienda mantenerse actualizado con los informes de sequía como así también con los pronósticos de más corto plazo".

En cuanto a la temperatura, el informe trimestral dice que Entre Ríos tendrá, casi en la totalidad del territorio, de 45% a 50% de probabilidad de que sea superior a lo normal.

pronostico temperatura.jpg

"Sobre gran parte del centro y norte del país no se descarta una mayor frecuencia de temperaturas máximas extremadamente altas. Se recomienda mantenerse actualizado con los pronósticos de menor escala incluyendo el Sistema de Alerta por temperaturas extremas", advierte el organismo nacional.

Sobre el informe

El Pronóstico Climático Trimestral se realiza sobre la base del análisis de las previsiones numéricas experimentales de los principales modelos globales de simulación del clima y modelos estadísticos nacionales, sumado al análisis de la evolución de las condiciones oceánicas y atmosféricas. "El pronóstico que aquí se presenta está basado en un consenso consolidado a partir de esas diversas fuentes", aclararon.

Participan de este análisis profesionales del Servicio Meteorológico Nacional (SMN), del Instituto Nacional del Agua (INA), de la Cátedra de Climatología Agrícola de la Facultad de Agronomía (UBA), del Departamento de Ciencias de la Atmósfera y los Océanos (DCAO – UBA), personal del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), de la Autoridad Interjuridiccional de las Cuencas de los Ríos Limay, Neuquén y Negro (AIC), del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet), de la Subsecretaría de Recursos Hídricos de la Nación (SSRH) y de la Comisión Regional del Río Bermejo (Corebe).

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario