Iosper

Iosper no da respuestas a Elizabeth en su post trasplante

A tres semanas de la operación, Iosper no le da a la familia la medicación esencial, además de no cubrir otros gastos clínicos.

El 21 de noviembre llegó la noticia tan esperada: Elizabeth Ríos, una nena de 14 años que se encontraba en lista de emergencia nacional, recibió un trasplante de hígado. La intervención duró casi siete horas en la Fundación Favaloro y fue superada con éxito.

Ayer se cumplieron tres semanas de ese milagro de la vida, y familia y allegados deben afrontar con angustia e incertidumbre la falta de respuestas del Instituto Obra Social de la Provincia de Entre Ríos (Iosper), por la no entrega de los medicamentos esenciales para el post operatorio.

Recién dos semanas de hecho el pedido formal de los remedios del Plan Trasplantados, la obra social activó el trámite interno desde su ingreso para ser autorizado.

Elizabeth Ríos.jpg

LEE MÁS sobre Iosper

“La situación hoy es que gracias a la colaboración y solidaridad de varias personas hemos podido juntar algunos medicamentos. Pero necesitamos que el Iosper responda como obra social; Elizabeth necesita respuestas favorables para recuperarse al 100% y que ese órgano donado sea cuidado con mucho amor”, contó su papá Alberto.

Por razones burocráticas y administrativas de la obra social, la familia sigue a la espera de esa medicación post transplante. Son medicamentos como cellcep (micofelonato 500 mg), tacrolimusde 5 mg o 1 mg; deltisona 20 mg; nistatina 60 ml; valixa, valganciclovir, holomagnesio, leucovorina, levoteroxcina, omeprazol, vitavimil A, calcitriol, calcio base dulpomar, bactrim.

Elizazeth fue diagnosticada con hepatitis autoinmune, colangitis esclerosante e hipertensión portal, hace cuatro años. Y por su estado de salud, meses atrás fue incluida primera en lista de urgencia del Instituto Nacional Central Único Coordinador de Ablaciones e Implantes (Incucai).

Ha sido un largo, permanente y reiterado peregrinar de la familia para destrabar los distintos trámites. Previo a la operación, y ahora en el post operatorio.

Por ejemplo, el viernes su mamá Patricia debió abonar los análisis semanales, porque la autorización de Iosper nunca llegó.

Elizabeth Ríos2.jpg

Hay trabas para sacar órdenes, órdenes de archivo y autorizaciones, que significa tener que esperar mucho tiempo o incluso días para tener una respuesta de la obra social, testimonió a UNO la familia.

Tras la operación, Elizabeth salió con una dieta en cuanto a la manipulación de alimentos, determinada por los especialistas médicos. Eso tampoco está siendo cumplido por Iosper, que se limita a proveerle la comida que le ofrece el hotel, basada en lo que se da al resto de los huéspedes.

Esa manipulación requerida especialmente para considerar la situación de los pacientes trasplantados, implica desde el lavado de los alimentos hasta la temperatura de cocción, y todo en ollas separadas.

“Elizabeth está bien, dentro de todo, y gracias al apoyo de la gente mucho más. Tiene para un par de meses de control continuo”, explicó acerca de los cuidados que deben seguirse durante las próximas semanas.

La familia también agradeció el apoyo de Fátima Heinze, de la organización FQ Alguien Como Yo.

Embed

Hola ella es Elizabeth Rios, la niña de 14 años que recibió un transplante de hígado el día 21 de noviembre de este año....

Publicado por Anto Rios en Viernes, 11 de diciembre de 2020

Desgastante

El proceso clínico mostró las graves falencias en las prestaciones sanitarias a cargo de la obra social, y el desgastante trajinar de familiares para destrabar absurdos obstáculos administrativos, en Paraná, y en Buenos Aires, hasta para la renovación de la estadía de la niña.

“A veces las mutuales para brindar un mejor servicio realizan convenios con los hospitales, clínicas, sanatorios, al principio todo va bien. Después van cambiando algunas reglas, empiezan las grietas y el funcionamiento y la atención ya no es la misma. Y queda el paciente en el medio, y es el más perjudicado. Y si la obra social tiene sucursales, que todas puedan tener voto y exigir que se cumpla con todo lo convenido con los institutos, hospitales o fundaciones”, contó a UNO Patricia, que se encuentra junto con su hija en Buenos Aires.

“Que cuando uno vaya a realizar un análisis o tener una consulta con los especialistas, que esté en el almacenamiento de datos del paciente y sea inmediato el trámite, con el número del afiliado para que salga la autorización. Estuve hora y media de un edificio a otro, tratando de que me den una respuesta, aun más con la mala atención de los empleados. Nadie te explica qué debés hacer, es como que ya tenés que saber todo. Como le dije a una de ellas, si me explican bien lo que tengo que hacer, lo hago porque es la primera vez que tengo una hija trasplantada”, testimonió gráficamente.

Autorizaciones que se emiten, que luego no son reconocidas o que tardan en ser aceptadas por sistema del prestador, medicación que no llega, estudios médicos no cubiertos que debe afrontar la familia, alimentación no cumplida como determinaron los especialistas, más trámites diarios y nulas respuestas, mientras la obra social solo atina a ampararse en inconvenientes administrativos por la pandemia.

Colaboración

Quienes pueden colaborar o ayudar con la familia, se pueden comunicar a los teléfonos 3434618858 o 3434625888.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario