Apostasía Colectiva
Jueves 23 de Agosto de 2018

Crece el movimiento para renunciar a la Iglesia Católica: ya lo hicieron 280 personas

Este viernes se hará una apostasía colectiva en el Arzobispado. Afirman que el juicio contra Ilarraz y el debate sobre el aborto le dio impulso a la iniciativa

Este viernes en Paraná llevarán adelante una apostasía colectiva, una renuncia a la Iglesia Católica. El trámite, contaron, es simple y creció el número de los paranaenses que se suman a esta iniciativa con el paso de los años. Señalaron que luego de la votación por la ley de interrupción voluntaria del embarazo, las consultas se duplicaron como así también mientras se realizó el juicio por abuso de menores al cura Justo Ilarraz.

En la capital provincial, el movimiento que lleva adelante estas acciones se llama Apostasía Colectiva Entre Ríos y tiene como lema #NoElegíBautizarme pero elijo retirarme. La convocatoria del viernes es a las 11 en el Arzobispado de Paraná, de calle Su santidad Francisco 77. Desde el movimiento que lo impulsa destacaron en las redes sociales que la propuesta pasa de ser un trámite individual a una manifestación colectiva, un pedido –"grito", dice el escrito– por un Estado laico y por iglesias sin privilegios.


Y uno de los impulsores se llama Iván Escobar, empleado administrativo, quien contó a UNO: "Hemos tenido un aluvión de consultas y de interés a partir de lo que se dio con la ley de interrupción voluntaria del embarazo. Se puso de manifiesto con ese debate la influencia de las religiones sobre las decisiones políticas, de salud, de educación y de economía, y fue como la gota que rebalsó el vaso o por lo menos llevó a interesarse a mucha gente sobre el trámite de apostasía".

En Paraná, la cuenta de facebook de este movimiento pasó de 500 seguidores a más de 1.000 y respondieron hasta 200 consultas por mensajes privados de interesados en participar. De hecho, y si bien el "evento" que organizaron para mañana ya cuenta con 300 "asistiré" y más de 1.000 interesados, espera a unas 100 personas o por lo menos creen que mañana es posible llegar a una cantidad que se acerque a ese número. "La apostasía más grande que hicimos fue en junio de 2017 con 60 personas, después las demás fueron de 35 y 40". En las dos instancias anteriores de este año, en abril y el 8 de agosto ya sumaron 75 de las 280 que llevan desde que iniciaron estas instancias en 2016.

"Apostasías colectivas en Argentina, de esta manera, se hacen desde 2009 y arrancaron en Mar del Plata. Desde ahí se dieron cada tanto. Hay además una organización que se llama Coalición Argentina por un Estado Laico que las hacen cada 24 de marzo y los 10 de diciembre por el Día de los Derechos Humanos. En Paraná las hacemos cuando hay interesados o fechas importantes. La última fue en abril en apoyo a la red de sobrevivientes de abusos eclesiásticos cuando estaba el juicio al cura Ilarraz, lo hicimos como forma de apoyo. Y la última fue el 8 de agosto", contó Escobar. En Buenos Aires, en esa fecha hubo más de 1.000 personas que llevaron adelante el trámite y días antes asistieron también una cantidad similar.

Apostasia.jpg

Escobar también indicó que siempre fueron bien atendidos en el Arzobispado. "Al principio había mucho desconocimiento y dudas en cómo realizar el trámite porque no era algo normal. A partir de ahí, de la información que nosotros recabamos y la costumbre del trámite es más rápido y ni siquiera tenemos que esperar las respuesta, te la dan en el momento. Siempre es la misma chica que nos atiende bien y si hay un cura leen la carta que firmamos y entregarnos, y alguna vez nos tiran un sermón, pero sin agresión, para contarnos el efecto que tiene y que si queremos volver –a la Iglesia– podemos hacerlo", contó, y agregó que a veces cuando la apostasía se hace de manera individual puede tener algún que otro requerimiento, pero en forma colectiva es mucho más rápido, al menos esa es la experiencia que han tenido al momento.

apostasia1.jpg

Decisión
El 15 de agosto en la página fmcorazon.org y bajo el título Apostasía: algunas consideraciones sobre el tema señalaron entre otras consideraciones que para quienes creen, la apostasía se trata de un acto "muy delicado y grave" y significa la ruptura con la comunión de la Iglesia. "La persona, por decisión propia, ya no pertenece a la Iglesia Católica y por tanto no puede recibir los sacramentos, no puede casarse por Iglesia, no podrá ser padrino, no podrá recibir las exequias cristianas", destacaron, y agregaron que este acto formal de abandono de la Iglesia Católica hace que además la persona, por voluntad propia, caiga en excomunión. "La persona pone gravemente en riesgo su salvación eterna con esta decisión", refirieron, aunque luego aclararon.

Comentarios