Secciones
Construcción

Construcción: corralones venden más pero faltan materiales

Comerciantes del sector de la construcción analizaron que más gente busca invertir su dinero en la refacción o ampliación de su casa, pero el stock no creció.

Viernes 02 de Octubre de 2020

El rubro de la construcción va tomando ritmo tras la cuarentena. Uno de los motivos se debe a que la gente que tiene la capacidad de ahorrar busca invertir en algo para que su dinero no se desvalorice.

Las limitaciones para adquirir dólares, la imposibilidad de gastar los ingresos en algún viaje, una fiesta familiar o con amigos, generó de alguna forma que este remanente se volcara en muchos casos a algún proyecto vinculado a ampliar o refaccionar la vivienda.

No obstante, este fuerte aumento de la demanda no fue acompañado por la oferta, y está generando actualmente algunos inconvenientes en el abastecimiento, y por ende, en la reposición de stock en los corralones o los negocios que comercializan materiales de construcción.

Cristian Grecca, quien está al frente de un conocido local del rubro de calle Rondeau, en Paraná, comentó a UNO: “Lo que se está dando es que hay falta de confianza para invertir. Aumentó mucho la demanda de la gente, que no quiere quedarse con los pesos en la mano y prefiere hacer una pieza, un quincho o refaccionar su casa, pero la oferta sigue siendo la misma que tiempo atrás. Los fabricantes nos dicen que necesitan agrandar las plantas, tomar más personal para dar abasto, pero no se animan, porque está el tema de la doble indemnización, y hoy les dicen una cosa y mañana otra. A todos le hacemos la misma consulta sobre los faltantes y nos responden eso, que no pueden ampliar para tener más mercadería porque hay una crisis de confianza y que no se animan a invertir en nada, ni en recursos humanos ni en cuanto a lo material”.

“La realidad es que por este tema están abasteciendo lo que pueden, sin expandirse, justo en un momento en que la gente está tomando deuda y anotándose en el Procrear. Así que nos perjudica a nosotros también, porque no tenemos stock para ofrecer”, dijo, y manifestó: “Hay gente que viene a querer comprar todo el material y yo no les puedo vender lo que no tengo, porque no puedo hacer un compromiso de algo que no sé cuándo me lo va a entregar el proveedor y prefiero no quedar mal con los clientes. El año pasado era diferente: los compradores me dejaban toda la plata, yo les congelaba los precios y podían retirar los materiales cuando quisieran, al año o a los cinco años, pero en este momento dejé de hacer esto porque a la plata que me dan no la puedo reinvertir, ya que el proveedor tampoco me toma a mí ese dinero a cuenta si no tiene mercadería para entregarme”.

En este marco, subrayó: “Les vendo lo que hay en el momento y al precio actual. Si alguien ya tiene un crédito cobrado y está con la plata en el bolsillo, no la puede gastar, aunque quiera, porque yo no tengo por ahí lo que precisan en ese momento”.

Sobre lo que más está faltando, indicó que en general, lo que más faltan son ladrillos. No obstante, no pasa lo mismo con el cemento, que si bien tiene un cupo de entrega a los comerciantes, se ha recibido reposición sin mayores problemas, o a lo sumo solo con alguna demora.

Respecto a si esta escasez de mercadería generó una suba de precios, evaluó: “En algunas cosas sí, pero no fue de gran impacto. Tal vez en promedio es de alrededor de un 5% a un 10%”.

Miguel, vendedor de un corralón de avenida Ramírez, coincidió en que “lo que más falta es el ladrillo” y sostuvo: “El aumento que registró este producto en particular fue entre un 20% o 30%”.

A su vez, señaló que “toda la semana aumentan los materiales porque no hay”. En este marco, analizó: “Suponemos que es porque en las fábricas están trabajando a media máquina y no llegan a entregar todos los encargues, ya que la demanda es mucha y no dan abasto”.

“Se está vendiendo mucho más porque el pequeño comprador prefiere hacer ampliaciones y arreglos en su vivienda en lugar de dejar en el banco la plata que tiene guardada. Y están también los que aprovechan la financiación en 3 o 6 cuotas, o con los planes Ahora 12 y Ahora 18, que tienen un mínimo recargo”, agregó.

Alejandro, de otro comercio del sector en la capital entrerriana, situado en calle Almafuerte, también sostuvo que ha habido incrementos de precios, aunque no en todos los artículos: “El aumento es parcial, y en este rubro las cosas han aumentado como en todos los sectores. Lo que más subió ahora es el ladrillo. El pallet del ladrillo de 12 subió entre un 3% y un 5% y ahora se vende al público a 5.529 pesos”, refirió.

Por otra parte, aseguró que falta stock de algunas medidas de ladrillos, que se han dejado de fabricar en los últimos meses: “Ha bajado un montón la producción de ladrillos. No se consigue ladrillo del 8 ni del 18, y por ahí falta también algo de hierro. Con algunas fábricas hubo problemas de abastecimiento y calculo que fue por lo que es la cuarentena o por inconvenientes en la logística en el transporte”, opinó.

Según indicó, los compradores son sobre todo los particulares que buscan invertir sus ingresos, o recurren a los planes de financiación en 3 o 6 cuotas sin interés, o al Ahora 12 y Ahora 18, que son convenientes. Aunque también mencionó que hay obras de mayor envergadura que generan una demanda importante en el sector.

Procrear.jpg
El plan Procrear siempre genera expectativas en los sectores de la construcción.

El plan Procrear siempre genera expectativas en los sectores de la construcción.

Por su parte Mario Godoy, propietario de un corralón de calle Blas Parera, indicó que tras las fluctuaciones del dólar siempre se registra un incremento en el hierro, el alambre y en productos similares, ya que son importados. “Nosotros ni siquiera necesitamos llamar a la fábrica para confirmarlo, porque ya sabemos que es así, que suben automáticamente los productos de este tipo. Aunque ahora el precio ha cambiando solo 2 o 3 pesos cada hierro”, aseveró.

Asimismo, advirtió que la demanda en el rubro es superior a los meses previos y explicó: “Por el tema del Covid, que no se puede viajar ni hacer fiestas, mucha gente está construyendo y está haciendo ampliaciones. Hay un faltante de alguna mercadería, pero en lo general se sigue consiguiendo algo, o vamos ofreciendo una segunda opción. Cemento, por ejemplo, nunca faltó; el hierro sí se está entregando tarde, igual que el alambre o los clavos. Lo que falta un poco ahora es tejido, y otros materiales que fabrica Acindar, porque a ellos no les están entregando materia prima y por ahí están con una tardanzas de entre 30 y 40 días”.

Por otra parte, concordó en que “se ha activado la parte de construcción” y que muchos aprovechan los planes de financiación para comprar los materiales, aunque no los puedan retirar en el momento, con tal de congelar los valores.

Respecto a los precios, contó que el metro de arena hoy oscila entre 1.100 y 1.200 pesos, la bolsa de cemento ronda los 540 pesos, y el plasticor está 450 pesos. “Esas cosas no han subido”, dijo, y concluyó: “El hierro, cuyo costo se modificó por el tema del dólar y hay cierto temor de que siga aumentando, está a 849 pesos el de 8, y a 926 pesos el de 10, son varillas que vienen por 12 metros”.

Procrear

El plan Procrear siempre genera expectativas en los sectores de la construcción y los corralones, ya que suele incrementarse notoriamente la demanda. No obstante, si bien todavía se están realizando los sorteos para sus distintas líneas, preocupa la falta stock.

En cuanto a los Precios Cuidados en el rubro de los corralones, y los valores preferenciales para los beneficiarios del Procrear, la mayoría de los comerciantes del sector que fueron consultados advirtieron que no tienen novedades al respecto, más allá de los anuncios.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario