Informacion General
Martes 19 de Junio de 2018

Podrá denunciarse ante ATER la venta de automotores si no se hace la transferencia

El proyecto votado ayer libera al vendedor del pago del impuesto por el vehículo que vendió cuando el comprador no termina los trámites

La Cámara de Diputados dio ayer un paso importante para resolver un problema recurrente para quien vende un automotor pero sigue figurando como contribuyente por ese bien mueble ante la Provincia debido a que el comprador no completa los trámites de la transferencia.
El proyecto plantea modificar el artículo 296 del Código Fiscal de agregando un párrafo que señala: "... Los titulares de dominio automotor podrán limitar su responsabilidad tributaria respecto del impuesto a los Automotores, mediante Denuncia Impositiva de Venta formulada ante la Administradora Tributaria de Entre Ríos u el organismo que en el futuro la reemplace". La posibilidad busca limitar la responsabilidad tributaria que recae sobre el titular registral de un automotor cuando este se ha enajenado sin haber culminado el trámite de transferencia ante la Dirección Nacional de los Registros de la Propiedad Automotor y Créditos Prendarios.
La iniciativa del diputado justicialista Diego Lara prevé que la denuncia de venta se efectúe ante la ATER previo cumplimiento de algunos requisitos exigidos en la norma, como por ejemplo no registrar deudas provenientes del impuesto a los Automotores en relación al vehículo cuya denuncia se realiza; identificación del adquirente, boleto de compraventa con la firma certificada del adquirente a los fines de evitar cualquier maniobra evasiva o fraudulenta, e intimación previa al adquirente, entre otros.
El legislador destacó que no se pretende eludir la obligación de realizar la transferencia de los vehículos, "la cual es constitutiva del derecho de dominio de los mismos, pero sí se trata de visibilizar una situación que acontece a menudo en la práctica cuando el adquirente de un automotor es remiso en efectivizar la transferencia o lo vuelve a enajenar a un tercero, colocando en una situación de indefensión al verdadero titular registral, quien se ve obligado a seguir soportando el pago del impuesto Automotor pese a haberse desprendido del vehículo", explicó. En el recinto, Lara indicó que la iniciativa no significa un perjuicio fiscal. "No se pierde un contribuyente, sino que cambia quien está obligado".
El impuesto grava a cada vehículo automotor radicado o cuya guarda habitual se encuentre en la Provincia incluso los vehículos remolcados, motovehículos y las embarcaciones afectadas a actividades deportivas o recreación.

Comentarios