Informacion General
Miércoles 23 de Mayo de 2018

Le niegan la pensión por discapacidad a una chica que nació en brazos

La polémica surgió en Córdoba, luego de que el Estado decidiera no brindarle el beneficio a Agustina Sánchez, porque su familia cuenta con una casa.

Lo que debería ser una fiesta en la casa de los Sánchez, en Noetinger, una localidad ubicada a 241 kilómetros al sudeste de Córdoba capital, por el cumpleaños de su hija -quien llegó este miércoles a la mayoría de edad- se ve empañaba por la incertidumbre.


Agustina nació con Amelia, una malformación congénita que se caracteriza por la falta de uno o más miembros. En su caso, la joven no tiene brazos. Pese a esa dificultad, se esforzó para superar los distintos obstáculos que se le fueron presentaron en todo este tiempo.


Ahora, y al cumplir sus 21 años, la chica debe sortear uno de gran peso: se queda sin la obra social de su familia y el Estado le niega una pensión no contributiva aludiendo que su padre "tiene trabajo y casa propia".


En ese marco y ante la desolación, la propia Agustina se comunicó con La Voz a través de Facebook y detalló su historia en primera persona. Además, le escribió una carta al presidente Mauricio Macri.


"Desde hace aproximadamente dos años se viene tramitando una pensión no contributiva, amparada bajo la ley N° 18.910 y el decreto N° 432/97, la cual fue negada alegando que mi padre tiene propiedad -vivienda única-; trabajo formal –como metalúrgico- y poseo obra social", expuso y añadió: "Reclamo ante usted mi derecho de acceder a esta pensión por el solo hecho de haber nacido sin brazos, para poder llevar una vida independiente y digna".


Pese al comunicado, la jovencita nunca recibió respuesta del Gobierno nacional y ahora se quedó sin cobertura médica momentáneamente.


Superar barreras


La malformación congénita con la que nació Agustina no fue un impedimento para que ella pueda desarrollarse. Siempre contó con el apoyo de la comunidad de Noetinger, que la sostuvo y le brindó ayuda.


En esa localidad cursó sus estudios primarios, secundarios y actualmente está en el último año del Profesorado en Educación Primaria, vocación que adoptó desde temprana edad. Pero además de esforzarse por ser una buena docente logró ser la abanderada de su camada y esa situación le provoca mucha alegría pese a los tragos amargos que debe afrontar.

Comentarios