Secciones
Hoy por Hoy

Miradas: Ajo y agua

Los problemas de la población parecen ser que no están en la agenda de los políticos. Veamos cuáles son los temas que les interesa a las autoridades nacionales

Jueves 18 de Marzo de 2021

Tiempos difíciles estamos viviendo en la Argentina, y no se ve que exista una idea clara para salir de los grandes problemas existentes. No se ve un plan, no se ve un camino, no se ve una salida, por el contrario, se aprecia el regreso de posiciones extremas que no ayudan en nada.

La realidad marca que la economía está muy mal, el aspecto social se agrava día a día. La pobreza crece sin parar, lo mismo que el desempleo. Las empresas cierran y los generadores de empleo privado en las comunidades están más golpeados que antes, por lo que se les hace imposible hablar de creación de trabajo. Si a eso le agregamos el complejo panorama agravado por el coronavirus, sumado a los escándalos de la vacunación VIP y la falta de vacunas, entenderemos que la situación no es para nada sencilla.

Además, el aspecto financiero, pese a los anuncios oficiales marca un presente y futuro negro, muy lejano de cualquier posibilidad de llegar a visualizar palabras tales como reactivación, desarrollo, crecimiento. Con este panorama, y escuchando a las autoridades del gobierno nacional y también a la oposición, vemos cuál es su agenda de temas de interés.

Sumado a esto algunos medios que colgados de la grieta hacen su trabajo en favor y en contra de una u otra postura. Analicemos si los temas de interés están ligados con aspectos superficiales de la realidad, entenderán que muchos tratarán de ocultarla o maquillarla, o peor algún endilgarle la responsabilidad al anterior presidente, que seguramente también es responsable de este problema.

Por el contrario, hay otros que pretenden prender fuego lo poco que queda. Hoy, para algunos, el tema fundamental en la Argentina es la Justicia. Cambiar jueces que pueden llegar a condenar a una vicepresidenta de la Nación, procesada por delitos de corrupción. Es muy posible que se deban modificar aspectos del funcionamiento de la Justicia, pero para ganar en calidad institucional y no para buscar la impunidad de un sector político. Para la oposición, la agenda marca la grave situación de Formosa o lo que sucede en Río Negro.

La guerra interna iniciada con el cambio de la ministra de Justicia, justo se dio el Día de la Mujer, mostró que la postura del Gobierno es endurecer la embestida contra el Poder Judicial. Una pena que las autoridades que se rasgan las vestiduras hablando horas de la igualdad de derechos de la mujer, cambiaran a una funcionaria que no quiso hacer los operativos en favor de alguien y, lo más insólito, es que no les interesaron los postulados y protocolos que dicen defender, tales como igualdad de oportunidades: designaron a un hombre en el lugar ocupado por una ministra. Sigue la inflación, siguen los ajustes que habían sido congelados hace un tiempo atrás demagógicamente. Ahora se permite el aumento del combustible, disfrazando la realidad en la ejecución de obras de la petrolera. Otros alertan que se pretende tener plata fresca para la época electoral.

En este pandemonio, se llega al test electoral de las PASO en agosto y las generales de octubre. Analistas indican que el gobierno nacional intenta modificar el calendario para evitar una derrota segura. No por la existencia de una oposición que ganó espacio por calidad política, sino por la pésima gestión del gobierno de Alberto Fernández. Muchos ya se atreven a compararla con la también mala gestión de Mauricio Macri.

Sería oportuno que si el llamado de atención se da para el oficialismo, tal cual los sondeos de opinión, las autoridades nacionales revisen su plan, o al menos diagramen un programa para salir de la agenda interna que le interesa a muy pocos, y se ocupen de los verdaderos problemas que sufrimos los argentinos. Algunos políticos parecen decirle a la población: mis problemas deben ser el de todos ustedes, y si no les gusta, ya nos votaron, jódanse, eso nos da el derecho de ganar. Somos lo que somos, y si no les gusta: Ajo y Agua.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario