Miradas
Lunes 29 de Abril de 2019

Loco tu forma de ser

¿Cuántos futboleros siguen los partidos de medianoche de Dorados de Sinaloa nada más porque está Maradona en el banco dirigiendo? ¿Quiénes hablan del Tottenham de Pochettino como si se tratara de un equipo de Superliga argentina? ¿Cuántos fanáticos del fútbol se levantan un domingo temprano para ver jugar al equipo de Bielsa?
Ya no son solo los jugadores los que invitan a mirar ligas como la de España, Italia o Inglaterra, también los entrenadores y sus decisiones son materia de análisis de los argentinos. Sin ir más lejos, el partido de Leeds United ante Aston Villa por el ascenso inglés fue motivo de conversación en cualquier rincón del mundo.
Los futbolistas que dirige el Loco no tuvieron una buena reacción dentro del campo y entonces la actitud de remediar el hecho la tomó él.
Los delanteros del Leeds no acataron el pedido del equipo visitante de tirar la pelota afuera para que sea atendido un jugador lesionado; los locales siguieron la jugada que terminó en gol. Al momento de festejar, el goleador recibió la recriminación de medio plantel del Aston por esta acción.
"La actitud es un valor", explicó Bielsa al final del encuentro, después de dejarse empatar. Ante la falta de compañerismo dentro de la cancha, les indicó desde afuera a sus jugadores que se dejen hacer un gol. El empate no le convenía porque necesitaba el triunfo, pero tampoco quería los tres puntos de esa forma, aprovechándose del rival.
Inmediatamente sus propios dirigidos se enojaron con él, sobre todo un defensor que no podía entender la decisión que llegó del banco.
Algo similar –pero por un encuentro de preparación– pasó a la historia del deporte. Otro argentino es recordado hace años por tomar una decisión que perjudicó a su equipo en lo deportivo pero lo enriqueció en valores. En un partido de hockey sobre césped, Cachito Vigil –exitoso entrenador de Las Leonas– decidió reconocer un gol alemán que no había sido cobrado por el árbitro. Por esa conquista su equipo perdió 2 a 1.
En su momento ese acto de sinceridad fue catalogado como el gol de la honestidad y puso en tela de juicio otras acciones que de haber sido reconocidas hubieran cambiado la historia: por ejemplo el gol con la mano de Maradona a los ingleses. Si en vez de Bilardo dirigiendo a Diego desde el banco, hubieran estaban Marcelo Bielsa o Sergio Vigil como protagonistas, la historia indica que no existiría el barrilete cósmico.
La cuestión es que no hay medias tintas y menos en esta época de televisación inmediata de cualquier partido, ya se trate de Premier League o ascenso. Las imágenes son claras y las decisiones se toman al instante. Las opiniones se replican y se tornan imparables. Así que si el Loco hacía vista para el costado y festejaba el gol lo hubieran criticado hasta el cansancio. Sin ir más lejos lo llamaron "espía" por estudiar entrenamientos de sus rivales y lo acusaron de violar el juego limpio.
Hoy la noticia es totalmente distinta, reivindica a Bielsa: al Loco y su forma de ser, que son estrellas en la noche de la mediocridad.

Comentarios