Escenario
Miércoles 26 de Diciembre de 2018

Con Bayer se va el gran vengador de los peones fusilados en la Patagonia

El periodista y escritor fallecido anteayer tenía 91 años. Su obra rigurosa y su compromiso con las luchas obreras lo erigen en un pensador respetado

Con la muerte del periodista e historiador Osvaldo Bayer, uno de los intelectuales más respetados que dio el país y reconocido hincha de Rosario Central, la sociedad argentina pierde a uno de sus pensadores más lúcidos del siglo XX.
Bayer fue un pensador comprometido con las luchas de los trabajadores. Su hijo, Esteban, aseguró que su padre, que murió anteayer a los 91 años, "quería seguir molestando hasta los 100 años", en una conmovedora carta publicada por el diario Página 12.
Su revisionismo centrado en las luchas obreras y la represión de los trabajadores organizados marcaron un antes y un después en la interpretación de la historia argentina. La matanza de peones en su investigación sobre la Patagonia Trágica es, tal vez, su obra más conocida. Por esa y las demás investigaciones que dieron cuenta de la opresión encabezada por los sectores dominantes y las familias patricias argentinas fue censurado, perseguido y amenazado.
Debió exiliarse del país y fue una de las voces que denunciaron en el extranjero la represión de Estado de la última dictadura cívico-militar.
Al volver en la década del 80 mantuvo firmes sus convicciones. Estuvo presente en cada reclamo obrero, campesino y de las comunidades originarias. La defensa de la ética y de los derechos humanos fueron su baluarte. Su obra y su ejemplo no pierden vigencia.
La noticia de la muerte de Bayer fue confirmada por su hija Ana a través de la cuenta de Facebook del escritor: "Una noticia muy triste, falleció mi papá". También lo hizo en italiano y alemán ("Mein váter ist soeben gestorben" (Mi padre acaba de morir) para anoticiar a los vínculos que el autor de Los vengadores de la Patagonia trágica tuvo en esos países en los que pasó parte de su vida.
Anarquista, historiador, periodista. Osvaldo había nacido el 18 de febrero de 1927 en la provincia de Santa Fe. Estudió Historia en la Universidad de Hamburgo, en Alemania, y sus primeros artículos que marcaron lo que luego sería el perfil de su obra fueron publicados en Noticias Gráficas y en La Chispa, el periódico patagónico que él fundó en la década del 50. Trabajó también en el diario Clarín. Entre
1959 y 1962 fue titular del Sindicato de Prensa. Su militancia le valió la persecución de la Triple A, durante el gobierno de María Estela Martínez de Perón, y en 1975 se exilió a Berlín.
Los anarquistas expropiadores; Severino de Giovani, el idealista de la violencia; Fútbol Argentino, rebeldía y esperanza fueron algunas de sus obras. También fue guionista de La Patagonia Rebelde, el film dirigido por Héctor Olivera, que denunció la matanza de peones patagónicos.
En 2008 escribió el guión y libro cinematográfico del film Awka Liwen, junto a Mariano Aiello y Kristina Hille, que da cuenta del despojo de las tierras a comunidades originarias y campesinas, y de la destrucción de la tierra. Por ello fue enjuiciado por la familia del ministro de Economía de la dictadura, José Martínez de Hoz, lo que luego motivó la realización del documental Martínez de Hoz.
En 1963 promovió en la ciudad bonaerense de Rauch una consulta popular para cambiar ese nombre del coronel prusiano por Arbolito, el nombre del ranquel que le había dado muerte. Por ello fue arrestado. La orden la dio el general Juan Enrique Rauch, ministro del Interior de la dictadura y bisnieto de Federico Rauch.

Otra lucha que se convirtió en una de las más emblemáticas fue la de pedir el traslado del Monumento a Roca, ubicado sobre Diagonal Sur, en la ciudad de Buenos Aires, que homenajea al expresidente argentino que comandó las matanzas de miles de comunidades indígenas en lo que la historia oficial conoce como La conquista del desierto.
Bayer pidió que en vez de Roca se levante un monumento a la mujer originaria. Por esta lucha, el Concejo Deliberante del partido bonaerense de Rojas, renombró en 2007 Pueblos Originarios a la excalle Julio Argentino Roca.
En 1984 se le otorgó el Premio Konex, en 2003 la Universidad Nacional del Centro le otorgó el grado de Doctor Honoris Causa por su trayectoria en el campo de los derechos humanos, la literatura y el periodismo. Recibió el mismo título en las universidades nacionales Del Comahue (1999), de San Luis (2006), Del Sur (2007), de Córdoba (2009), de Quilmes (2009) y de San Juan (2011). Debido a su estado de salud, asistió a la última movilización del 24 de Marzo en silla de ruedas. Había tenido algunos accidentes domésticos y achaques propios de la edad.
Pero así y todo siempre fue incesante el desfile de estudiantes, escritores, periodistas y cualquier persona que se le ocurriera visitarlo por su casa del barrio porteño de Belgrano, a la que su amigo, el escritor y periodista, Osvaldo Soriano, bautizó El Tugurio.


El recuerdo de por qué se hizo hincha de Rosario Central

El día que cumplió 129 años Central despidió a uno de sus hinchas más famosos: el historiador y periodista Osvaldo Bayer.
Bayer era confeso hincha de la entidad de Arroyito. Y la admiración era recíproca. Por eso la biblioteca del club lleva su nombre desde 2011.
"Que la biblioteca del club del equipo del que soy hincha tenga mi nombre es como tocar el cielo con las manos. Este reconocimiento es algo hermoso", había dicho en aquella ocasión Bayer, tras el homenaje.
Durante una entrevista, el escritor santafesino explicó por qué se hizo hincha del equipo que viene de consagrarse en la Copa Argentina. Durante la misma, contó que "Central era, porque antes, cuando se cambió todo en el fútbol argentino, ingresaron dos clubes de Rosario a Primera División: Central y Newell's. Y en Segunda iban Colón y Unión. Pero no había ascensos ni descensos. De manera que quedaban siempre. Yo como buen santafesino era de Colón en Segunda, y de Central en Primera. Yo los había visto jugar y me gustaba ver a los jugadores de Central porque jugaban caminando. Un fútbol especial, rosarino le decían. Desde chico, desde los 7 años, era hincha de Central. Mi padre me llevaba a verlo cuando venían acá a River, porque antes la cancha estaba en Palermo". Fanático de Central, Bayer tiene el privilegio de ser uno de los cuatro hinchas Canallas más famosos. La biblioteca del club lleva su nombre, y su retrato está junto a los del Che Guevara, Roberto Fontanarrosa y el Negro Olmedo. "Osvaldo Bayer, periodista, escritor, historiador. Lucidez y coherencia. Un gran Canalla. Lamentamos su partida. Desde la tercera bandeja seguirá defendiendo nuestros colores", despidió Rosario Central en su cuenta oficial de Twitter.

Comentarios