Juicio por jurados
Domingo 09 de Julio de 2017

Amplio consenso en los jueces a favor del juicio por jurados

Un homicidio, un abuso sexual, un secuestro, podrían ser juzgados por ciudadanos que no son abogados con cargo en el Poder Judicial, si la Legislatura convierte en Ley el proyecto presentado. La opinión de magistrados consultados

Si hay voluntad de los legisladores provinciales, en el segundo semestre se debatirá el proyecto de Ley de Juicio por Jurados. Es decir, la posibilidad de que los hechos delictivos graves ocurridos en Entre Ríos sean juzgados por 12 ciudadanos que estén en el padrón electoral. Se trata de una modalidad de juzgamiento que ordena la Constitución y hace 164 años que no se cumple, con la premisa esencial de que cada persona tiene derecho a ser juzgada por sus pares.
El tema ha generado y genera eternas discusiones con argumentos a favor y en contra, que volverán a ser escuchados si es que esta vez se decide realizar una discusión pública al respecto, o si se posterga como tantas veces ha ocurrido en la últimas décadas.
Está tan naturalizado que los delitos sean juzgados por abogados especializados con cargo de juez en el Poder Judicial, que casi nadie se pregunta siquiera por qué en las películas y series de casos criminales aparecen civiles dando un veredicto. El desconocimiento general de que todos tienen este derecho (tanto de ser juzgados por un vecino cualquiera como de participar de una decisión judicial) solo se puede adjudicar a una intencionalidad de quienes ejercieron el poder de las instituciones de mantener el oscurantismo judicial durante un siglo y medio.
Entre Ríos ha sido la segunda provincia argentina en implementar los juicios orales (solo en materia penal), en 1970. En cuanto al juicio por jurados, se está quedando atrás: ya hay tres provincias (Córdoba, Neuquén y Buenos Aires) con esta modalidad en marcha.
UNO realizó un sondeo entre jueces que dictan fallos en Paraná, y, al contrario de lo que se podría pensar sobre las resistencias a delegar el poder de dictar un veredicto, la respuestas fueron sumamente favorables para la implementación del juicio por jurados. Partiendo de que todos sostuvieron la necesidad de cumplir con la manda constitucional, hubo distintas opiniones y reparos que se reflejan a continuación.

Carubia destacó “la libertad del jurado al dictar el veredicto”

juicio por jurados (8).jpg

El vocal de la sala penal del Superior Tribunal de justicia, Daniel Carubia, dijo: “No solo estoy a favor, sino que por el año 97 trabajé fuertemente en un proyecto de juicio por jurados que impulsó Busti, que tuvo ingreso a las cámaras pero nunca se trató”.
“Habría que ver lo funcional. Peor que la Justicia actual no va a ser, seguramente. Me gustaría verlo funcionar, pero es una forma muy interesante de incorporar la sociedad a la justicia y que se incorpore con responsabilidad. Se habla de los casos judiciales con absoluta liviandad y se opina y se dictan sentencias a través de los medios y en la gente pero nadie tiene responsabilidad. Es una forma de colaborar en la actuación de la Justicia, que es el único poder del Estado que no tiene poder de participación de la comunidad, es muy indirecto, llega a través del voto de quienes designan a los jueces”, agregó.
Destacó “la libertad que tiene el jurado que va a dictar un veredicto; no está sometido al juicio político, no tiene amenazas, no arriesga su cargo”. Y agregó: “Esto de que puede ser influenciado por los medios, de la misma manera son influenciados los jueces. Siempre digo que acá hay jueces que en vez de mirar el expediente al dictar una sentencia miran la televisión o leen los diarios. Y fallan en función de eso. El jurado tiene la ventaja de la pluralidad, son 12 normalmente. La posibilidad de que se pongan de acuerdo da la idea de alguna lógica. Para el juez unipersonal y profesional si tiene algún desvío en su razonamiento es mucho más fácil de equivocarse”.

Perotti: “Muchas cosas son de sentido común”

juicio por jurados (9).jpg

El vocal del Tribunal de la Cámara de Casación Penal de Paraná, Hugo Perotti, aseguró: “Estoy de acuerdo y me he ofrecido para colaborar en lo que sea”.
Sobre el proyecto, que optó por el modelo anglosajón, con 12 jurados populares, marcó una diferencia en uno de los puntos: “Siempre fui más partícipe del escabinado, una mixtura de jueces técnicos con ciudadanos. Eso no quita que esté de acuerdo con este proyecto”.
“Creo que el mayor reparo está de parte nuestra (por el Poder Judicial), cuanto menos la sociedad entrerriana merece un debate amplísimo, profundo y en serio”, afirmó, ya que en el ámbito judicial está la idea de que nunca se va a poner en marcha: “En el inconsciente está la defensa de la corporación judicial”, dijo, y comparó: “En los 90 había mucha resistencia al sistema acusatorio, en los años 2000 la fruta ya había madurado”.
Sobre la opinión de que la sociedad no esté preparada para esta modalidad de juzgamiento, Perotti dijo: “Eso es una hipocresía. No es cierto que se requiera ser jurista para discutir la culpabilidad o inocencia. Estuve y estoy en el Consejo de la Magistratura, donde hay jueces, abogados, académicos y ONG, y hemos discutido cuestiones técnicas o de derecho a la misma altura con los integrantes de la ONG que con un académico. Mucha cosas son de sentido común y no de libros. Es cierto que hay muchas cuestiones técnicas que el jurado popular no las sabe, pero no las necesita tampoco”.


Zilli: “La gente puede juzgar responsablemente”

juicio por jurados (1).jpg


“Estoy de acuerdo -dijo la vocal del Tribunal de Juicios, Elisa Zilli-. Antes, reconozco, tenía algunos reparos u objeciones. Es un mecanismo muy adecuado de participación ciudadana y sobre todo de procurar que la gente se responsabilice y tome consciencia, se comprometa de lo que es esta tarea de impartir justicia y de juzgar a los pares”.
“Las ventajas son muchas. Así como es más apasionada la gente al opinar sobre los casos judiciales y en los casos mas graves de pedir mucha mas severidad, a la hora detener que estar en el lugar del juzgador lo toma con más cautela, con más prudencia, el tener uno la responsabilidad en sus manos. Si ha sido debidamente informada, la gente se hace cargo de esas tareas, se compenetra más, a la hora de emitir el veredicto lo hacen muy responsablemente”.
“Una de las objeciones -expresó- es que los ciudadanos puedan estar más influenciados por la gravedad de los hechos, de lo terrible que pueda parecer, la vulnerabilidad de las víctimas, a diferencia de los técnicos que están preparados por su experiencia y formación, a no dejarse llevar por eso. Es una de las objeciones que se critica. Ahí volvemos a la adecuada información por parte del juez técnico sobre qué cosas se deben hacer y qué no para estar lo más imparcial posible”.
“Igualmente, más allá de que se deje o no se deje llevar, todas las personas íntimamente tienen un sentir ante las cosas. En eso no sé si va a haber tanta diferencia, el tema es no poner una valoración moral fuera de las pruebas”, dijo.

Barbirotto: “Hay más condenas de jueces que de jurados”
juicio por jurados (6).jpg


El juez penal de Niños y Adolescentes, Pablo Barbirotto, aseveró: “Estoy sumamente de acuerdo, es importantísimo y una cuestión fundamental para acercar más la Justicia a la ciudadanía. Es una escuela de responsabilidad cívica fundamental, y democratiza sin lugar a dudas el Poder Judicial”.
“Al contrario de lo que suele decirse, que la ciudadanía condenaría mucho más, las estadísticas dan todo lo contrario. Hay más condenas de jueces técnicos que de jurados, y eso que estos intervienen en casos graves homicidios, abusos sexuales, secuestros”, afirmó.
“El temor viene más de los propios operadores (de la Justicia)que de la ciudadanía. Es un cambio de cabeza. Es hacia dónde se puede apuntar en esto de hacer más cercana ala justicia a la gente”, dijo.
Sobre la posibilidad de que incluya a menores de edad, tanto acusados como juzgadores, dijo: “Si se puede votar con 16 años, si se puede tener una pena, también pueden juzgar un hecho. Hay muchos adolescentes interesados en tener una participación ciudadana. Si se juzga a un niño o un adolescente está bueno que hubiera pares, esa es la finalidad del juicio por jurados”.
“Pienso que es factible el juicio por jurados de niños y adolescentes únicamente en la etapa de la responsabilidad, en la integración de sentencia. A la necesidad o no de una pena lo dejaría al juez de la especialidad. En un juicio por jurados se debería establecer si fue o no el autor del hecho y después dejar librada la necesidad de pena al juez de la especialidad, no hacerlo igual que el adulto”, manifestó.

Bonazzola: “Es acercar el Poder Judicial al pueblo”

juicio por jurados (2).jpg

“Estoy favor”, dijo el juez del Tribunal de Juicios, Ricardo Bonazzola. Entre los aspectos favorables, destacó “democratizar la Justicia, es el pueblo en definitiva el que dicta la sentencia. En los casos penales hay un acercamiento del Poder Judicial al pueblo, cumpliendo el mandato al extremo que los juicios sean no sólo orales y públicos sino que los propios ciudadanos resuelvan las causas de sus pares”.
Entre los negativos, dijo: “Siempre está rondando en la cabeza de los operadores la posibilidad de que se resuelva con criterio no jurídico, que la gente falle motivada por ánimos de venganza o que resulte más influenciado por los medios de comunicación o el contexto. Por ahí uno siente esa presión pero resuelve con otro criterio. No es una crítica, sino que uno lo ve con un poco de temor o tensión”.


Garzón: “Hay que evitar que puedan verse persuadidos”

juicio por jurados (4).jpg


El vocal del Tribunal de Juicios, Elvio Garzón, aseguró: “Estoy totalmente a favor del juicio por jurados. Es una forma en la cual la sociedad tiene que participar dentro de la Justicia para que pueda juzgar a sus pares. Eso siempre y cuando el imputado lo elija, porque puede ocurrir que quiera que lo juzgue jueces técnicos. Y también estoy de acuerdo con las incompatibilidades o prohibiciones que existen para no ser jurado, porque además de los abogados o policías, se agrega los agentes de seguridad privada, lo que me parece razonable. Antes que nada hay que evitar que puedan verse persuadidos, máxime si se juzgan delitos de corrupción, que vienen bastante atrasados. Hay que garantizar la seguridad, que puedan fallar con tranquilidad, como la tenemos nosotros”.


Chemez: “Que entren los delitos de corrupción”


juicio por jurados (3).jpg

“Me manifiesto a favor -dijo el vocal del Tribunal de Juicios, José María Chemez-. Ayuda a la democratización del Poder Judicial. Si ayuda a que haya una confianza en la Justicia, bienvenido sea. He tenido mis dudas, generalmente uno ve en algunos sectores mucho autoritarismo, influencia de cierta prensa amarilla, mi temor ha sido siempre que no haya imparcialidad del juzgador, o presión popular. Sería importantísimo que pudieran entrar los delitos contra la administración pública, contra los funcionarios. Entre Ríos tiene un índice alto de condena en estos casos, a pesar de que no se advierta. Sería bueno que la ciudadanía pudiera ejercer ese control en este tipo de delitos tan sensibles donde la víctima no es un particular sino todos”.


Malatesta: “Que la educación tenga jerarquía”

juicio por jurados (5).jpg


El vocal del Tribunal de Juicios, Daniel Malatesta, dijo en primer lugar que “es una forma de acercar a la sociedad a una introducción a la administración de Justicia. El paradigma sería que sea algo bien utilizado, por ende va a tener que recorrer un cierto tiempo de puerta en práctica, graduado, y esencialmente apostar a hacerlo con la mayor certeza en términos de evitar todo tipo de influencias. Eso hay que asegurarlo. No porque no tengan formación jurídica no lo puedan hacer, pero esa no formación jurídica pone un gran interrogante en la posibilidad de ser influenciados por los medios o por interesados. En paralelo debemos de ahora en adelante asegurarnos que la educación tenga la jerarquía que se merece”.


Federik: “La objeción estuvo en la familia judicial”

El abogado Julio Federik es el autor el proyecto –que si hay voluntad de los legisladores será discutido próximamente– sobre la posibilidad de implementar el juicio por jurados en Entre Ríos. En diálogo con UNO TV repasó los principales aspectos y discusiones alrededor del tema. “La gran objeción que siempre estuvo, fundamentalmente por parte de la familia judicial, es que el jurado no está en condiciones de impartir justicia. Es una forma peyorativa de entender la capacidad de la gente. No le vamos a pedir a un empleado de farmacia que nos explique la teoría de la dogmática jurídica; sí le vamos a pedir que aprecie con su leal saber y entender si el hecho ocurrió de una forma o de otra, sobre la base de las pruebas que le van mostrar en el juicio”, sintetizó.
El penalista, quien también fue el autor del proyecto de Código Procesal Penal de Entre Ríos que permitió el cambio a un sistema acusatorio, valoró la imparcialidad, independencia y transparencia que tendrán los jurados populares, por su modo de selección: “Hasta el último momento no se va a saber quiénes son los titulares y quiénes los suplentes”.
“En Buenos Aires, Neuquén y Córdoba fueron experiencias muy buenas en cuanto a lo que recibe la sociedad, porque imparte justicia gente de su propio medio. El juez que va a intervenir va a funcionar como el árbitro, pero no va a poder preguntar a los testigos, los jurados tampoco, los que preguntan van a ser la acusación y la defensa. Deben estar atentos a todo lo que ocurra. Una vez que termina la oposición de los peritos, testigos y demás, se da la palabra a la acusación para que realice concretamente su alegato y después a la defensa. Luego los jurados pasan a deliberar, secretamente sin presencia d nadie, cuando llega el momento que van a votar, lo hacen secretamente dentro de ellos mismos, y ahí se llama al secretario para que revise los que votos tiene la urna. Esa manera les da una enorme libertad. Esa persona no va atener el problema de mantener su puesto de trabajo, porque va a ser jurado esa vez y difícilmente lo vaya a ser otra vez en la vida. No es el caso de los jueces que se encuentran muchas veces imbuidos por las manifestaciones públicas, y que tienen el temor de que le pidan un jury tras una sentencia”, explicó.
“Las últimas experiencias han sido notable. El caso Farré (el femicidio de Claudia Schaefer en un country de Buenos Aires), fue juzgado por un jurado popular y lo condenaron a cadena perpetua. No había dudas de quién había sido el autor del hecho, sino si esta persona se encontraba fuera de sus cabales o no, y el jurado respondió que no. Punto y aparte”, ejemplificó Federik.
Sobre la obligatoriedad de participar, explicó que “el jurado es llamado de la misma manera que los presidente de mesa para las elecciones”.
Y sobre el argumento de la presión mediática sobre el jurado, dijo que “desaparece cuando el jurado se convoca, no hay comunicación con la prensa ni terceras personas. La presión puede ser anterior, pero señalo dos cosas: primero, la independencia del jurado y la falta de necesidad de cuidar el cargo. Segundo, que sean más permeables las personas sin cargos que un juez o un camarista, a mí me gustaría verlo, porque yo veo que los jueces se encuentran presionados, no solo por lo que dicen los medios, sino por lo que dicen los grupos a los que pertenecen o a los que quieren pertenecer. Así que confiemos en nuestra gente”.
Por último, refirió: “Nosotros hemos visto con bastante frecuencia que los tribunales colegiados, de tres jueces, generalmente el que dicta el fallo es el que preside el debate, y rara vez encontramos disidencias. Me decían que en Concordia, en los últimos cinco años, no ha habido disidencia. Esto me señala que hay una cabeza predominante que señala el camino de la decisión. En cambio en el jurado va a haber una verdadera deliberación, porque todos tienen que opinar”.

Algunos puntos del proyecto presentado

*Competencia: el Jurado será competente si la acusación formulada pudiere dar lugar a la imposición en abstracto de una pena máxima privativa de la libertad superior a los 12 años.
*Opción del Imputado: el juicio tramitará ante un Jurado a pedido del imputado. Si hubiera varios imputados, se requerirá la conformidad de todos ellos.
*Obligatoriedad del cargo: ser Jurado constituye una carga pública insoslayable, a la vez que un derecho de los ciudadanos en condiciones de prestarla.
*Composición del Jurado: el Presidente del Tribunal y 12 jurados como miembros titulares y seis suplentes, domiciliados dentro del radio de su jurisdicción y que emergerán del padrón electoral.
*Requisitos para ser Jurado: ser argentino; entre 21 y 75 años;contar con primario completo; encontrarse en pleno ejercicio de sus derechos políticos; no estar impedidos física, psíquica o sensorialmente para el desempeño de la función.
*Incapacidades: condenados por delitos; procesados y detenidos o suspendidos en su empleo o cargo público en razón de la atribución de un delito.
*Incompatibilidades: desempeñar cargos públicos; integrar (activo o retirado) de fuerzas de seguridad (pública o servicio privado); cesanteados o exonerados de la administración pública; abogados, escribanos y procuradores; ser ministro de un culto religioso; ser autoridad directiva de los partidos políticos; no saber leer y escribir en el idioma nacional; no gozar de aptitud física y psíquica suficientes para el desempeño del cargo.
*Días de actuación del Jurado: todos los días hábiles judiciales previamente convocados por el presidente del Tribunal.
*El deliberará en sesión secreta y continua en la que únicamente deberán estar presentes sus miembros. Se analizarán los hechos de conformidad a las instrucciones recibidas, escuchando la opinión de cada uno sobre si el hecho ha sido acreditado más allá de toda duda razonable y si el acusado es inocente o culpable.

Comentarios