Ballena Azul
Martes 06 de Junio de 2017

El padre del chico internado tras jugar a la Ballena Azul pidió que concienticen

El chico de El Palenque que pelea por su vida dejó en evidencia que acecha en la región el macabro juego. Reclaman al CGE que actúe para prevenir casos.

Si bien se advierte constantemente sobre la peligrosidad de llamado juego de la Ballena Azul, que ya se cobró cientos de víctimas fatales en el mundo, todavía no se advierten en la provincia medidas concretas para prevenir que los adolescentes se involucren y haya muertos o lesionados. Quienes más riesgos tienen de ser captados son los jóvenes de entre 13 y 16 años con ciertos rasgos de vulnerabilidad, a los que se les indican 50 desafíos y deben superar uno por día. La mayoría incluye autoflagelaciones o situaciones de riesgo extremo, y en el último les imparten la orden de quitarse la vida.

El caso del chico de 16 años de El Palenque que pelea por su vida en el hospital San Martín evidenció que el macabro juego acecha en la región. Ayer sus padres comentaron a UNO que tuvo una leve mejoría, aunque permanece internado en la sala de Terapia Intensiva. Lo habían encontrado en estado desesperante la madrugada del martes, y si bien desde el Consejo General de Educación (CGE) anunciaron que brindarán una serie de talleres en la escuela N° 73 a la que concurre –que ya cuenta con el triste antecedente de un suicidio de una joven en 2016 tras un aparente caso de bullying–, a una semana del hecho en la institución piden que se tomen medidas concretas y urgentes para prevenir víctimas del juego de la Ballena Azul. En la misiva solicitan que psicopedagogos y especialistas se acerquen hasta la institución para brindar contención e información a los alumnos.


ballena.jpg



Quienes dan su testimonio prefieren no compartir su identidad, ya que se trata de un tema delicado. En este marco, la mamá de uno de los alumnos del establecimiento señaló a UNO: "Lo que pasó nos pone en alerta. Nos sentamos con mi hijo a charlar sobre el tema y nos contó que había ingresado para ver de qué se trataba, y no le llamó la atención, le pareció tonto, pero hay que entender que hay chicos que son muy vulnerables, o tienen problemas familiares, las causas pueden ser miles".

Consultado sobre el tema, Sebastián Sigal, licenciado en Psicología especializado en niños y adolescentes, opinó: "La adolescencia es una edad en la cual hay una búsqueda; los chicos están reconociendo y buscando quiénes son y quiénes van a ser. Hay una cuestión de por sí con los límites y con los desafíos que se da naturalmente. No es tan disparatado, aunque nos cueste a los adultos pensarlo, que entre los desafíos que se pueden proponer haya aspectos que son maliciosos o dañosos para ellos". En este sentido, ejemplificó: "En muchos casos se golpean o se tiran cosas, o salen y compiten a ver quién aguanta más tomando alguna bebida alcohólica, o quién vomita más. Son desafíos con contenidos autodestructivos, y en este contexto aparece la Ballena Azul, que va por una destrucción mayor, y en ocasiones se involucran para ver hasta dónde pueden llegar".


Ballena azul 3.jpg


El profesional advirtió que son muchas veces estos desafíos que revisten mayor riesgo los que se tornan más atractivos para los adolescentes, e incluso llegan a generar cierta adicción: "Ven interesante desafiar los límites, ir en el sentido en el que la mayoría de la sociedad está en desacuerdo y probar entre ellos quién se anima a ir más allá de lo establecido. Ellos conocen que se están autoagrediendo y el daño y el sufrimiento que se provocan. Hay muchos juegos, más allá de la Ballena Azul, que uno ve que son altamente riesgosos y la mayoría de las veces no les sucede nada, pero hay casos en que terminan internados o con daños severos".

Sin embargo, advirtió: "Cuando se llega a una situación de suicidio hay una base psicopatológica, más allá de si la Ballena Azul tiene una base psicopatológica o no. No cualquiera llega a esa instancia, a esa situación extrema. Tiene que haber alguna base de enfermedad, que puede ser múltiple, para llegar a algo que no es simplemente ya jugar con el sufrimiento sino que está en juego su propia vida".


Ballena azul 1.jpg


"Difícilmente quienes están poniendo en juego su propia vida no sepan lo que están haciendo. El tema es ver cuánto les interesa su propia vida y porqué les resulta más interesante el desafío que el valor que pueda tener para ellos su propia vida", alertó.

Por otra parte, recomendó a los padres estar atentos ante la aparición de cualquier fenómeno extraño en un hijo adolescente: "Capaz no se puedan dar cuenta de que están jugando a la Ballena Azul, pero hay que estar atentos a los cambios que puedan tener los chicos. Si su hijo es de una forma y cierto día empieza a verlo de otra, o empieza a modificar algún aspecto de su cotidianeidad, sobre todo de manera abrupta, no hay que naturalizarlo. Los padres siempre tienden a pensar que estas cosas no les van a ocurrir, que le pasan a otro".

Por último, Sigal hizo referencia además a la responsabilidad que deben tener las instituciones educativas, y opinó: "La gran falencia de las escuelas es la falta de detección de casos. Muchas cosas pasan en la escuela y se dan cuenta cuando ya sucedió el episodio. Las instituciones educativas no pueden no ver que algo está andando mal, y aunque no sepan fehacientemente cuál es el problema, no deben omitir un montón de signos y síntomas que dan un alerta".


ballena1.jpg


El padre del chico internado pidió que concienticen



Adrián, el papá del chico de El Palenque que se encuentra internado en el hospital San Martín por un intento de suicidio tras jugar a la Ballena Azul, dijo a UNO: "Quiero que sepan que lo que le ocurrió a mi hijo por estos juegos psicológicos, como es el de la Ballena Azul, le puede suceder a cualquiera. Por ello les pido que estén atentos, que conversen con ellos, que los miren y vean si tienen algunos cambios en su comportamiento".

En este marco, aseguró: "Por esto es que estoy compenetrado en una campaña de concientización, ya hablé con los padres de El Palenque, pero quiero seguir contando lo que me pasó para servir de experiencia y de esa manera evitar una nueva desgracia con estos asesinos seriales que están en las redes sociales".


ballena2.jpg


"Hay que alertar al resto de la población, y en especial a los jóvenes que están con una gran dependencia de las redes sociales, a conocer qué es lo que está pasando", sostuvo Adrián, y remarcó: "Le pido al Consejo de Educación, al Gobierno o a quien sea que profundice los talleres y charlas de concientización, para que se sepa cómo enfrentar esta grave situación".


Comentarios