Curas Pedófilos
Martes 25 de Julio de 2017

Como el cura Ilarraz, Moya apuesta a la prescripción

La Justicia de Concepción del Uruguay resolverá el viernes sobre el planteo formulado por la defensa. Tanto la querella como la Fiscalía argumentaron contra la estrategia del imputado

El camarista del Tribunal de Juicio y Apelaciones de Concepción del Uruguay, Mariano Martínez, resolverá el viernes a las 8.30 en torno al recurso de apelación interpuesto por los defensores del cura Marcelino Moya tendiente a lograr la prescripción de la causa por abusos. Siguiendo la misma lógica defensiva iniciada por el cura Justo Ilarraz, la cual busca valerse del tiempo transcurrido entre los hechos y la denuncia por parte de las víctimas, los letrados tratarán de lograr la extinción de la acción penal.


El sacerdote conocido por sus dotes como payador está imputado por corrupción agravada de menores luego de dos denuncias penales impulsadas en 2015 por exmonaguillos que habían compartido el ámbito religioso en la parroquia Santa Rosa de Lima, en la ciudad de Villaguay.


Según la acusación, Moya se habría aprovechado de la influencia y el carisma que tenía entre los más chicos para cometer los abusos sexuales.


La causa fue elevada a juicio oral y público en junio por el juez de Instrucción de Villaguay Carlos Ramón Zaburlín luego de rechazar el pedido de prescripción que habían planteado a los defensores Néstor Fabián Nicolás Paulete y Rubén Darío Germanier. Los abogados apelaron esta decisión en una instancia superior.


Moya.jpg
Moya. 
Moya.



Cabe mencionar que la Justicia de Concepción del Uruguay ya había fallado en relación a un recurso formulado por la querella y que pretendía que se hiciera lugar a un pedido para que levantara el secreto médico de las especialistas que atendían a Moya. En aquella oportunidad se trataba de conocer con certeza qué enfermedad afectaba al cura, quien estuvo internado primero en el hospital San Martín de Paraná y luego derivado a una clínica privada de Buenos Aires. Los querellantes aseguraban que padecía una enfermedad de transmisión sexual. El Tribunal de Juicio y Apelaciones no accedió a la petición que habían esgrimido los querellantes.


El camarista Martínez escuchó los argumentos a favor y en contra del planteo de prescripción. En representación de la querella concurrió el abogado Juan Pablo Cosso, mientras que el coquerellante Florencio Montiel no pudo asistir por compromisos previamente contraídos. "Nos basamos en la doctrina que no merece más análisis, que no es otra en la que se basó el doctor Zaburlín. El juez se basó en el fallo del Superior Tribunal de Justicia en el caso de Justo Ilarraz, que dicen que por encima de todo están los intereses de los niños que fueron abusados por Moya", afirmó Cosso en declaraciones a UNO.


El abogado cuestionó este tipo de estrategia y trazó un paralelismo con el caso del cura Ilarraz. No obstante, se mostró esperanzado en que el recurso no tendrá acogida en el ámbito judicial. "El delito es el mismo, corrupción agravada de menores, se produjo en el seno de la Iglesia, donde hubo un aprovechamiento de su posición como sacerdote y también de la influencia que él tenía sobre los chicos, de los problemas que los menores atravesaban a nivel personal en esa época. Dentro de los testimonios hay dos chicos más, que si bien no fueron abusados se pudo conocer que Moya intentó acariciarlos, pero ellos se fueron corriendo y declararon en la causa. Pero no llegó a configurar un abuso. Pero en sí, existe similitud con Ilarraz", aseveró el profesional.


Moya.jpg



Los querellantes expresaron su conformidad porque la Justicia de La Histórica se abocó a resolver esta resolución el primer día de actividad después de la feria judicial de invierno. Aunque la posibilidad de avanzar hacia la etapa de juicio dependerá de esta decisión, porque tanto un rechazo al pedido de prescripción como un dictamen favorable para Moya significará que cualquiera de las partes vaya a Casación.


"Para nosotros es positivo porque quiere decir que la causa ha avanzado, porque de hecho el último día hábil antes de la feria se remitió el recurso que habían presentado los defensores", valoró el letrado, al tiempo que habló sobre lo que vendrá. "Tenemos un cierto grado de incertidumbre porque el fallo recién se va a dictar el viernes por la mañana, y nosotros vamos a ser notificados por correo electrónico. Confiamos plenamente en la Justicia , pero estamos con ese grado de incertidumbre atento a los cinco días que se ha tomado el juez para resolver", apuntó.


Moya, como otros dos representantes de la curia en la arquidiócesis de Paraná, enfrenta graves acusaciones durante su desempeño en la parroquia Santa Rosa de Villaguay. Uno de sus denunciantes es el médico Pablo Huck, quien junto a otras organizaciones sociales ha iniciado la tarea de concientizar acerca del abuso sexual contra menores y todo lo que rodea a esta problemática. La causa tuvo un importante movimiento en los dos últimos meses, con audiencias en los Tribunales de Villaguay a las que asistió el imputado. Su presencia generó el repudio de familiares y amigos de víctimas, así como también un fuerte operativo policial para proteger al religioso.


Ilarraz (2).jpg
Ilarraz
Ilarraz



La causa Ilarraz, sin fecha de juicio


Justo José Ilarraz espera por la fecha del juicio en la causa por los supuestos abusos sexuales que habrían ocurrido en el Seminario Arquidiocesano de Paraná a mediados de la década del 90. En todo este tiempo se manejaron diferentes posibilidades en cuanto a la fecha del debate, una situación que dependía de la organización del tribunal y de sus integrantes. Sucede que los jueces designados no residen en Paraná y debían adecuar su agenda a la dinámica del juicio. Como ya lo adelantara a UNO la abogada querellante Rosario Romero, el debate tendría lugar recién después de la feria judicial y no antes de fin de año. Sin embargo, hasta ahora no habido demasiadas novedades respecto del asunto y se espera que haya una definición en las próximas semanas.


En su momento se conoció que fueron autorizados un total de 71 testigos y una inspección ocular al Seminario de Paraná. Entre los citados figuran el arzobispo de Paraná, Juan Alberto Puiggari, y dos de sus antecesores: los exarzobispos Estanislao Karlic y Mario Maulión. En la nómina de testigos fueron incluidos también los ocho sacerdotes que denunciaron ante Maulión los abusos por escrito mediante una carta fechada en setiembre de 2010: Leonardo Tovar, José Dumoulín, José Carlos Wendler, Alfredo Nicola, Mario Olivera, Agustín Hertel, Leandro Bonnín y el canadiense Joseph Charle Gauthier.


En forma paralela, la defensa espera por el recurso extraordinario para que prescriba la causa que se tramita en la Corte Suprema.



Comentarios