La Provincia
Lunes 26 de Septiembre de 2016

La barranca de calle Osinalde se comió una mano de la arteria

Lo último que se conoció es que el arreglo demandaría unos 2,4 millones de pesos. Hoy la calle está abandonada con enormes montículos de tierra que cierran el paso de los autos.

Embed
La barranca de calle Osinalde se comió una mano de la arteria que a simple vista está abandonada a la buena de la naturaleza.

La historia comenzó el martes 19 de mayo de 2015 cuando se conoció el desmoronamiento que se produjo pasadas las 16 cuando los estudiantes del turno tarde de la escuela Pueyrredón se retiraban del establecimiento.

Por aquellos días las barrancas del Parque Urquiza también habían cedido cayendo sobre calle Acuerdo de San Nicolás. La imagen era dantesca.


Pasaron las elecciones, asumieron las nuevas autoridades municipales y en abril de este el titular de Infraestructura, Eduardo López Segura, subió el costo a los 2,4 millones de pesos.

El funcionario realizó el anuncio en abril cuando calculó que en junio tenía que estar licitada la obra. Sus predicciones lo llevaron a confirmar cuatro meses de obra para finalizar a fin de año.

Hoy realizar la nueva defensa para las barrancas con muros de contención, colocar malla geotextil; verificar los drenajes existentes, construir nuevos, compactar la base del suelo y por último reconstruir el cordón cuneta y asfaltar, demandará varios meses.

Embed

Comentarios