Ambiente
Martes 20 de Diciembre de 2016

Damián Verzeñassi: "Monsanto nos comparó con un juego de niños"

La multinacional desacreditó en esos términos la invitación para participar en el tribunal internacional que se realizó en La Haya. El médico argentino remarcó: "No conozco a un niño que no juegue en serio".

Damián Verzeñassi realizó una pequeña y contundente presentación, el lunes por la noche, en La Vieja Usina invitado por l@s activistas que organizaron la llegada a Paraná del III Festival Internacional de Cine Ambiental (Finca).


El médico argentino describió, en poco más de 15 minutos, su paso por el Tribunal Internacional Monsanto que se realizó durante el 15 y 16 de octubre en La Haya.


Después de la "caricia musical" con Carlos Negro Aguirre tocando canciones, en su teclado, interpretadas por la cantante Guadalupe Abero; Verzeñassi, sorprendió con la respuesta de la multinacional:


Verzeñassi adentro.jpg
Negro Aguirre en el teclado junto a la voz de Guada Abero.
Negro Aguirre en el teclado junto a la voz de Guada Abero.



"Lo interesante es que mientras se estaba desarrollando el Tribunal Internacional Monsanto, la presidenta, anunció que la corte internacional penal de La Haya había emitido un comunicado en donde confirmó que el fallo será tomado como jurisprudencia por la corte y que los cinco jueces integrarán un comité de consulta permanente. No era un objetivo pensado de antemano y lo tomamos como un respaldo después de que Monsanto sacara un comunicado oficial en donde decía que ellos 'no se sumaban a un juego de niños'".


Así contestó la firma que más agroquímicos produce en el mundo, a la invitación que recibió para participar, con un abogado, en las jornadas en donde disertaron 30 especialistas de todo el planeta.


El responsable académico de Práctica Final en Medicina de la Universidad Nacional de Rosario (UNR) aclaró: "Yo no conozco a un niño que no juegue en serio. Entonces me enorgullece que Monsanto nos acuse de jugar como niños. No conozco niños que, de ex profeso accionen para dañar al que tienen a su lado o dañar a la tierra. Pensé en que es un orgullo que Monsanto nos reconozca en esos niños que tenemos dentro".


Verzeñassi habló sensibilizado, ayudado quizás por la introducción musical, motivado por estar en su casa, por ser parte del festival y porque seguro lo moviliza sentirse profeta en su tierra.


Verzeñassi adentro.jpg


Volvió a la experiencia en el tribunal de La Haya y remarcó: "Nos permitió encontrarnos entre personas que nos conocíamos por películas de otros o por habernos leído. En los timbres de las voces, en el cara a cara, surgió una comunión fuerte. Entendimos que no estamos solos. Sentí que soy parte de un colectivo. Yo no conocía la historia de los productores de arroz en Sri Lanka", ejemplificó.

En el medio de la sala grande del centro cultural, rodeado por la muestra de fotos El costo humano de los agrotóxicos de Pablo Ernesto Piovano, reconoció que se sintió parte de un gran movimiento de personas y fuerzas que "intentamos hacer algo, me llevó a darme cuenta que no lo vamos a ver nosotros pero, como dice una canción, terrible sería no haberlo intentando".



verse adentro.jpg



En este contexto de lucha, Damián aseguró que redimensionó algunas cosas. "En Paraná, Vanina Lifschitz, tomó la decisión de traer el festival justo cuando el Festival había decidido salir de gira. Esta maravilla que nos convidaron el Negro y Guadalupe. Las experiencias que escuchamos de resistencia con amor, no el de las novelas, el amor de verdad. El amor que no puede haber del otro lado. El que realmente está enamorado de la vida no puede pensar en acelerar los tiempos para que el fruto crezca más rápido. Hay que darle tiempo, hay que cuidarlo, hay que acariciarlo. Estos lugares son ideales para reencontrarnos, abrazarnos y seguir con más fuerza", sentenció.


Embed


Problemas comunes


Damián Verzeñassi participó en el Tribunal Internacional Monsanto para incorporar al "Ecocidio" como delito penal internacional.

La intención es que el fallo tenga jurisprudencia y que en cada país se pueda juzgar "a las personas de carne y hueso que toman las decisiones".

En las multinacionales los CEOs deciden. Tienen obligaciones y responsabilidades.

"Detrás de Barrick Gold hay un gobernador (Sergio Uñac) que decide que los derechos humanos son para la Barrick. En realidad el agua es para vivir y no para la megaminería. Ayer teníamos mujeres detenidas, hoy siguen compañeros detenidos por estar en contra del extractivismo", remarcó Verzeñassi.


Embed


Su charla antecedió el documental "Hija de Laguna" de Tito Cabellos, un realizador peruano que concentró su carrera en retratar y darle voz al reclamo de comunidades afectadas por la industria minera de su país.

Al comienzo de la exposición, Verzeñassi, rodeado de familiares y amigos, y seguido de cerca por los teléfonos celulares que guardaban sus palabras, adelantó que en abril del 2017 se conocerá el veredicto de los cinco jueces que integran el tribunal.

Los encargados de introducir el ecocidio como el quinto delito penal internacional son: la jueza mendocina Eleonora Lamm, la senegalesa Dior Fall Sow, consultora de la Corte Penal Internacional; Jorge Fernández Souza, de México, quien es magistrado del Tribunal de lo Contencioso Administrativo de la Ciudad de México; el canadiense Steven Shrybman, socio en el bufete de abogados Goldblatt Partners LLP; y el belga Françoise Tulkens, doctor en Leyes y con una maestría en Criminología.


Comentarios