Educación
Domingo 25 de Septiembre de 2016

Cambios en formación inicial y continua: el nuevo perfil docente

El Infod quiere egresados con nuevas capacidades, como la detección temprana de problemas de aprendizaje. Junto a los estados provinciales evaluarán a estudiantes y planificarán y estimularán el acceso a carreras prioritarias

Para las autoridades del Instituto Nacional de Formación Docente (Infod), hay un problema transversal en todo el país, que envuelve una situación paradójica: hay un crecimiento sostenido de la cantidad de estudiantes de la formación docente, y al mismo tiempo, hay importantes carencias de determinados perfiles de docentes, sobre todo del nivel Secundario. También, en determinadas zonas del país y niveles educativos, hay un exceso de profesionales de la educación, incluso muchos de ellos sin trabajo.

A contrapelo de la idea generalizada de que los chicos no quieren ser maestros o profesores, o que exista un problema de falta de vocación, hay en realidad una falta de planificación de carreras prioritarias. La situación tiene varias causas, que van desde la proliferación de institutos de formación Inicial y Primaria –pero no para el nivel Secundario–, hasta diseños curriculares.

Frente a ese diagnóstico, el Infod prepara una serie de medidas como nuevas ofertas de profesorados, formación virtual para personal idóneo actualmente al frente de las aulas, becas de estímulos en áreas prioritarias, entre otras, en el marco de un intercambio de información y coordinación con los estados provinciales.

Asimismo, la directora ejecutiva del Infod Cecilia Veleda, planteó a UNO un diagnóstico sobre la realidad educativa, trazó planes sobre las acciones tanto en materia de formación inicial de los docentes –durante la carrera–, como en la formación continua –aquellos que ya ejercen–.

Y tras reseñar avances en los últimos años como el proceso de revisión de la validez nacional de las titulaciones o de los diseños curriculares de formación, fijó una de las metas del instituto: "Creemos que hay que iniciar una nueva etapa donde se establezcan los marcos referenciales sobre qué se espera que sepa hacer un egresado de la formación docente", y ejemplificó con la capacidad, por ejemplo, de identificar tempranamente, dificultades en el aprendizaje en los alumnos.



—Desde hace tiempo se habla de déficit de maestros, y de estimular a los jóvenes para que sigan la carrera docente, fundamentalmente aquellos con mejores calificaciones. ¿Qué evaluación hace el organismo sobre ese aspecto de la realidad educativa nacional?
—Nosotros identificamos dificultades importantes en materia de la planificación de los perfiles docentes más necesarios, como un problema transversal en todo el país. Porque hay una gran paradoja: cuando uno mira la serie histórica de los últimos 10 años, la cantidad de estudiantes de la formación docente se viene incrementando inexorablemente; hay cada vez más jóvenes estudiando carreras docentes; sin embargo en todas las jurisdicciones, en todas las provincias, hay importantes carencias en ciertos perfiles, sobre todo de nivel Secundario. En algunas provincias, como en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, provincia de Buenos Aires o en la Patagonia, hay también carencias en el nivel Primario, pero mayoritariamente las distintas provincias carecen de perfiles bastante específicos, sobre todo en las ciencias duras (Matemáticas, Física, Biología). También en Inglés, porque los profesores de Inglés en general se cubren con idóneos, que son perfiles que no cuentan con el titulo docente. Entonces es un problema más de planificación, y lo vimos en el Infod con los datos en la mano. Es menos un problema vocacional, es decir que los jóvenes no estén interesados en ejercer la docencia, que un problema de planificación de carreras prioritarias.

Por otro lado, en todo el país cuando se abren nuevos institutos de formación docente, que han ido incrementándose desde los 80 a esta parte, también inexorablemente; pero generalmente se abren institutos de formación de nivel Inicial y Primario, porque es mucho más complicado contar en las zonas más alejadas de los grandes centros urbanos, con los perfiles necesarios para poder ofrecer las carreras para el nivel Secundario que más se necesitan.


—Hay también una realidad de baja graduación en los institutos, de acuerdo con la observación de distintos especialistas.
—Sí, hay un problema muy importante en las tasas de graduación. Eso se debe a diferentes cuestiones que explican el fenómeno. Se han realizado desde el Infod, durante la gestión anterior, un estudio sobre cómo se venían implementando los nuevos diseños curriculares, porque una cosa es el texto y otra cosa es cómo se implementan. Y ahí surgen diferentes cuestiones que tienen que ver con lo que se llama la gestión curricular, es decir, cómo se organiza ese currículum en la institución. Por ejemplo, que los estudiantes tienen que cursar en algunos casos hasta cinco materias por cuatrimestre, lo cual es muy pesado, y además generalmente los finales de todas las materias –que son obligatorios–, tienen lugar en una misma semana y eso sobrecarga tremendamente a los estudiantes, entonces no logran rendir todos esos finales y se les van acumulando las materias.

Hay otras cuestiones también como la cantidad de horas totales; son diseños curriculares con una carga horaria excesiva, que se aproximan más a un programa universitario que a una carrera de nivel superior no universitario como son las carreras docentes. Y luego también hay factores que tienen que ver con las correlatividades, de no poder cursar unas materias sin haber hecho otras, sin que siempre existan argumentos sólidos para sostener ese sistema de correlatividades.

En fin, diversas problemáticas que explican esa problemática y que nosotros vamos a atender para intentar apoyar y acompañar las trayectorias de estudiantes para elevar las tasas de egresos.


—Llama la atención esa realidad de creciente interés de los estudiantes, cuando hay quienes adjudicaban un supuesto desprestigio del rol docente, por la situación que enfrentan a diario, por sus bajos salarios, o por los cuestionamientos a sus históricos planes de lucha gremiales.
—Es una impresión generalizada, pero cuando uno ve los datos, no es tan así. En realidad la cantidad de estudiantes de carreras docentes está en incremento desde hace 10 años sostenidamente. Lo que sucede es que muchos de esos estudiantes no finalizan sus carreras, no las terminan por diversas dificultades, y por otro lado, muchas veces así como hay carencias de docentes, en muchas provincias tendrían lo que podríamos llamar excesos de docentes, enormes cantidades, miles de docentes recibidos sin trabajo. ¿Por qué? Porque como decía, en muchos lugares del interior de las provincias, se abren institutos de formación docente de nivel Inicial y Primario, sin la necesidad real que existan en el sistema de esos perfiles.


—¿Cuál es la cantidad actual aproximada de estudiantes en formación docente?
—Estamos precisando los números porque la información estadística que recibimos deja mucho que desear, por su confiabilidad. Estaríamos hablando de unos 400.000 o 500.000 estudiantes en todo el país.


—¿Y docentes actuales?
—Alrededor de 1 millón de docentes.


—A partir de esos déficit de perfiles, ¿qué estrategias o medidas evalúa el Infod tomar?
—Para las carreras prioritarias, aquellas con vacancia y que se están cubriendo con puestos sin la especialización requerida, estamos trabajando en una batería de medidas que van desde ofrecer nosotros mismos desde el Infod una oferta o profesorado para esos profesionales que no cuentan con la especialización pedagógica, porque hay muchos idóneos que no cuentan con título docente. Estamos por presentar en el Consejo Federal de Educación una propuesta de formación eminentemente virtual, para que justamente las personas que se encuentran trabajando puedan realizar esta formación a distancia; y por otro lado acompañar a las provincias en una mejor planificación de las carreras prioritarias.

Para ello desde la gestión anterior se creó una herramienta muy útil que se llamó Planfod, un sistema de planeamiento de la formación docente, que estamos trabajando intensamente con las provincias para que nos den la información necesaria. Con ese sistema de información se pueden prever dónde van a estar las mayores necesidades del sistema, de aquí a cuatro años, entonces eso nos indica dónde tenemos que poner la lupa, en qué carreras, y esto difiere según las provincias. Si bien hay ciertos denominadores comunes, hay algunas provincias que tienen necesidades específicas. Entonces vamos a estar acompañando técnicamente desde el Infod a las jurisdicciones, para poner el acento en qué carreras. Por ejemplo hasta ahora, las becas estudiantiles de la formación docente se estaban ofreciendo en carreras que no eran necesarias, donde ya hay excesos de docentes. Entonces vamos a sugerir a las provincias orientar las becas estudiantes para las carreras prioritarias, y vamos a poner el foco en abrir nuevas carreras en las áreas de vacancia. En fin, toda una serie de medidas muy centradas en fortalecer el egreso también de los estudiantes en las carreras prioritarias.


***
Planificar y actuar con los estados provinciales


Cecilia Veleda consideró que en los últimos años hubo avances en materia de formación docente. Al respecto, señaló que en materia de reforma curricular se dio un proceso "muy interesante" desde la creación del Infod en 2007, al establecerse lineamientos nacionales para revisar los diseños curriculares de todos los niveles y modalidades de la formación docente.
"Es un proceso que completaron todas las provincias, y es un proceso permanente. Durante los años precedentes se logró un proceso de revisión; la validez nacional de las titulaciones se da como máximo hasta cinco años. Es decir que al cabo de cinco años necesariamente la jurisdicción tiene que sentarse a ver si hay cuestiones a revisar en el diseño, porque el conocimiento está en permanente cambio y siempre hay cuestiones para aportar".
"Creemos –amplió– que luego de esta etapa de revisión de los diseños que fue muy detallada y pormenorizada, y con grandes avances por ejemplo la extensión de las carreras de formación a cuatros años y también la inclusión de unidades curriculares centrales que antes no estaban definidas como tales en todos los diseños de todas las provincias, como la Alfabetización inicial, ahora creemos que hay que ir a una nueva etapa, en articulación con esos nuevos diseños que ya se realizaron. Allí se deberá establecer los marcos referenciales sobre qué se espera que sepa hacer un egresado de la formación docente. Es decir, qué capacidades. Así como esperamos ciertas capacidades de los estudiantes, qué capacidades también discretas, pocas, fundamentales debería lograr un docente recién recibido".
Esa tarea o función, dijo, no deberá ser una tarea únicamente técnica desde el Infod. "Vamos a proponer todo un proceso con consensos de las provincias, para acordar esos marcos referenciales. Proponemos realizar en continuidad con una primera instancia que ya se realizó durante la gestión anterior, instancias de evaluación de los estudiantes, para saber en qué medida los estudiantes de las carreras de formación docente están adquiriendo hoy esas capacidades".
Al respecto, graficó con un ejemplo. "Una capacidad a nuestro entender fundamental es la de identificar tempranamente dificultades en el aprendizaje en los alumnos. Esta fue una de las claves de las mejoras educativas en Finlandia, que es uno de los países más reconocidos mundialmente por sus resultados. En estos días está en debate en el Congreso nacional una nueva ley sobre la dislexia, y por ejemplo en la formación docente, salvo raras excepciones, los docentes no cuentan con las herramientas para identificar tempranamente la dislexia. Es solo un ejemplo paradigmático, pero también hay muchas otras dificultades de aprendizaje que a veces pasan por lo meramente emocional por momentos difíciles que atraviesan los chicos, y los docentes deberían contar con las herramientas para identificar y atender muy rápidamente, porque cuanto antes se detectan esas dificultades, antes se resuelven y más rápidamente se van equiparando los niveles de aprendizajes de los alumnos entre sí".


***
Formación continua


Finalmente, Veleda planteó que en materia de formación continua, se está trazando una política de formación situada: "Se trabaja con los equipos docentes, pero que es la continuación del programa Nuestra Escuela que ya había sido iniciado durante la gestión anterior, con los mismos dispositivos; se agregan algunos, pero con un gran cambio en el contenido de la formación, porque consideramos que los contenidos de este programa eran muy generales y creemos fundamental poner un eje muy fuerte en lo pedagógico –en las estrategias de enseñanza–; también en la didáctica, y además vamos a poner por lo pronto durante lo que resta de 2016 y también en 2017 un énfasis particular en Lengua, es decir, en la Alfabetización Inicial y la comprensión y producción de textos".


***
Situación "preocupante" del aprendizaje


En el marco de acción del Infod, hay dos grandes esferas de acción: por un lado, la formación inicial –la formación de quienes estudian para ser docentes–, y por el otro, la formación continua, que es aquella para quienes ya están hoy en las aulas, ejerciendo la profesión.

Ante la consulta de UNO sobre el estado de la educación en el país, la directora ejecutiva del Infod sostuvo que hay una situación "muy preocupante en los aprendizajes de los alumnos", que incluyen dimensiones o aspectos "muy centrales" como la adquisición de la lectoescritura, la comprensión y producción de textos, la resolución de problemas, o aspectos fundamentales relacionados con las áreas centrales: Lengua, Matemáticas, Ciencias Naturales y Ciencias Sociales.

"Hay diferentes evaluaciones nacionales e internacionales que están señalando problemas muy importantes en el aprendizaje y este es el foco de esta gestión nacional: mejorar los aprendizajes, poniendo además el foco no tanto en una mirada enciclopedista del aprendizaje, sino más bien en cuáles deberían ser aquellas capacidades centrales a garantizar al cabo de la escolarización obligatoria. Es decir desde el nivel Inicial hasta el último año de la educación Secundaria, a nuestro entender todo el sistema educativo tendría que focalizar su tarea en garantizar ciertas capacidades que están en definición en este momento, en el Ministerio de Educación y Deportes de la Nación", citó, y amplió al aseverar que serían entre cinco y 10 capacidades, que no son solo las capacidades cognitivas –una de ellas es central, como la comprensión de textos–, pero también la empatía, la capacidad de trabajar con otros. "Son capacidades de diferente índole, pero esa es la tendencia a la que están yendo muchos países del mundo en esta nueva etapa donde el conocimiento, pero sobre todo ciertas capacidades esenciales, son fundamentales tanto para el desarrollo individual como para el desarrollo cultural y económico de cualquier país".

En ese sentido, retomando el rol docente y su formación, planteó que para mejorar los aprendizajes y garantizar la adquisición de esas capacidades, "la formación docente es central. Por un lado, la formación continúa para mejorar esas capacidades, en el corto plazo. Y la formación inicial es indispensable".

Comentarios