Secciones
Policiales

Un hombre intentó matar a su exesposa de un tiro en la cabeza y luego se disparó

El drama de una pareja de paranaenses en la ciudad de Morteros, provincia de Córdoba. Julia Martínez, de 26 años, se recupera en el Hospital San Martín. Martín Priviley está con riesgo de vida.

Jueves 12 de Julio de 2012

El sueño y los proyectos que empezaron varios años atrás, habían terminado hace tres meses, cuando se divorciaron, pero dos disparos convirtieron el final en una tragedia. Julia Martínez y Martín Priviley habían decidido trasladarse desde Paraná al norte de la provincia de Córdoba, formaron una familia con dos hijos y hacía un tiempo empezaron los problemas. En la tarde del viernes, las estampidas de un arma de fuego y unos gritos rompieron con la tranquilidad en la ciudad de Morteros: el hombre quiso matar a la mujer y luego intentó suicidarse. La joven de 26 años está internada en el Hospital San Martín de Paraná, fuera de peligro, y su exesposo, de 28, en un nosocomio de la capital cordobesa.

El viernes a las 17.30, Martín Priviley llegó a la casa de Marconi 853, de Morteros, donde viven sus dos hijos con su exesposa, Julia Martínez. Ambos mantuvieron una fuerte discusión en la cocina que terminó en una brutal agresión: el hombre sacó un revólver calibre 38, apuntó y le disparó en la cabeza a la mujer. Pese al disparo, Julia no perdió el conocimiento, por lo que logró salir a la calle para pedir auxilio hasta que cayó desvanecida en la vereda de la casa de una vecina.

En medio de la conmoción que invadió el barrio, se escuchó otro disparo: Priviley, que no había salido de la casa, se puso el caño del arma debajo del mentón y gatilló.

Al momento de la tragedia, el hijo de 8 años se encontraba en el campo, mientras que la nena de 6 estaba afuera de la casa, junto a una amiga.

Ambos heridos fueron trasladados al Hospital Municipal de la localidad, luego la joven fue llevada en una ambulancia al Hospital San Martín de Paraná y el agresor al Hospital Municipal de Urgencias de la ciudad de Córdoba.

La bala que impactó en el rostro de Julia Martínez le atravesó la nariz, el pómulo, chocó con una vértebra y quedó alojada en la cabeza. Una de las dos arterias que irrigan sangre al cerebro había quedado comprometida, pero se puede restablecer con un tratamiento. La joven estuvo internada en Terapia Intensiva del nosocomio paranaense, donde se recuperó favorablemente, pudo ser derivada a Traumatología y está fuera de peligro.

El padre de Julia se enteró cuando llegaba a su casa en el auto, por lo cual inmediatamente cargó nafta y emprendió viaje a Morteros. En declaraciones a FM República de esta localidad, dijo que su hija “tiene muchas ganas de vivir, tiene mucha fuerza”. El rápido accionar al contactar médicos, conseguir una ambulancia y habilitar el traslado al San Martín en solo tres horas, ayudó a la evolución de la joven. “Ella está bien, en una sala de Traumatología femenina hasta que se recupere, se maneja por sus propios medios, habló por teléfono”, informó y tranquilizó el padre, y agregó: “Está totalmente fuera de peligro y se encuentra bien de salud. Realmente nadie puede creer que alguien reciba un disparo de un 38 en medio de la nariz y no se haga nada, es milagroso, Dios le dio una segunda oportunidad”.

Además, Martínez dijo que según le dijeron los médicos la bala alojada en la cabeza de Julia por ahora “es intrascendente”, ya que lo fundamental es “ver el estado de la vértebra”, para lo cual se están realizando varios estudios.

El hombre destacó y agradeció además el trato de parte de los médicos y el personal del Hospital San Martín, quienes lograron salvarle la vida a su hija.

La situación de Priviley es mucho más delicada y el diagnóstico médico es de un permanente riesgo de vida. El proyectil le salió por la nuca, y padeció pérdida de masa encefálica, lo cual lo dejó en un estado crítico.

Respecto de los niños, Daniel Martínez dijo que “están bien atendidos, con una psicóloga, está todo encaminado, tratamos de prever los futuros problemas y la estamos piloteando”. El hombre recordó que Julia y Martín fueron a Morteros en busca de trabajo, para progresar, compraron un terreno, estaban en un plan de viviendas, tenían todo armado para quedarse a vivir allá. “Para nosotros es un drama terrible, un momento muy difícil teniendo en cuenta que hay chicos de por medio”.

 

Un antecedente cercano
Unos meses atrás, Martín Priviley había protagonizado un episodio violento en una confitería céntrica de Morteros, donde agredió con un palo a un abogado. Si bien la causa judicial solo investiga el hecho, según comentarios en la localidad habría existido un vínculo entre el abogado y Julia Martínez, que provocó la furia de Priviley.

En el intento de femicidio y de suicidio intervino la Policía local y el fiscal de Instrucción Bernardo Alberione, quien estableció las medidas correspondientes para esclarecer el hecho, así como dispuso que los hijos queden a disposición del Juez de Menores de San Francisco: “Lo que haya precedido a todo esto habrá tiempo de incorporarlo, lo importante es dar las directivas inmediatas para empezar a trabajar en el caso”, dijo el fiscal a FM República en el lugar del hecho.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario