Secciones
Juicio

Quiso matar a su suegro junto a un cómplice, los condenaron pero quedaron en libertad

Carlos Díaz recibió siete años de cárcel y su cuñado Maximiliano Benítez seis años y seis meses por el ataque ocurrido en junio de 2017

Sábado 12 de Octubre de 2019

Carlos Díaz, más conocido como Pitu, y la pareja de su hermana, Maximiliano Benítez, fueron condenados ayer a penas de prisión de cumplimiento efectivo por el delito de Tentativa de Homicidio, pero llamativamente no fueron trasladados a la Unidad Penal N° 1 sino que se fueron a sus casas y para colmo sin restricciones.

Díaz y Benítez fueron juzgados por intentar quitarle la vida a Gustavo Ramón Maldonado el mediodía del 11 de junio de 2017 en la zona de calle Romina Iturain (ex-Calle 141) entre Estado de Palestina y Larramendi de la capital entrerriana. Para ambos los representantes del Ministerio

Público Fiscal, Juan Malvasio y Santiago Brugo, pidieron la pena de 11 años. Mientras que los defensores solicitaron la absolución.

Ayer el Tribunal de Juicios y Apelaciones integrado por Alejandro Grippo, Rafael Cotorruelo y Elvio Garzón dio a conocer su resolución. Para Díaz le aplicó la pena de siete años de prisión por ser el ejecutante del hecho, mientras que para Benítez resolvió aplicar una pena de seis años y seis meses. A su vez los jueces no hicieron lugar al pedido de los fiscales de trasladar inmediatamente a la cárcel a los condenados. En ese punto ordenaron el arresto domiciliario, pero los fiscales se opusieron porque de esa forma Díaz y Benítez computan días de prisión que no cumplen en la cárcel. Ante esa oposición fiscal, el tribunal les otorgó a los dos condenados la excarcelación, o sea la libertad. Ahora dependerá de la buena fe de Díaz y Benítez que se presenten a cumplir la condena una vez que el fallo quede firme.

El caso

Gustavo Ramón Maldonado salvó su vida de milagro el mediodía del domingo 11 de junio de 2017 cuando fue atacado a balazos por la espalda por su yerno. Ese día Maldonado junto a su hermano y su primo regresaban de pescar en un Renault Clio que se descompuso antes de llegar al cruce de las vías. Gustavo y su primo se bajaron a empujar, mientras que José, su hermano se quedó al volante. Mientras hacían fuerza para mover el auto ni se dieron cuenta de que se había detenido a un costado un auto

Renault 19 gris, con al menos dos hombres a bordo. El acompañante sacó un arma de fuego calibre 22 y le efectuó a Gustavo dos disparos por la espalda, y luego huyeron hacia el interior del barrio Mosconi.

Testigos y víctimas no dudaron en señalar a Carlos Díaz y Maximiliano Benítez como los autores de la agresión.

Condicional por matar sin querer a su hermano

El juez de Garantías N° 5 Mauricio Mayer decidió aceptar el acuerdo de juicio abreviado que firmó un joven de 28 años por matar sin intención a su hermano. El muchacho acordó cumplir dos años y tres meses de prisión condicional por el delito de Homicidio preterintencional. Se le atribuyó haber golpeado a su hermano, de 38 años, ocasionándole la ruptura de un aneurisma preexistente, lo que le ocasionó la muerte cinco días después del hecho.

El hecho ocurrió el viernes 2 de agosto en una vivienda ubicada en calle Güemes, a metros del arroyo la Santiagueña. A la hora de analizar la pena a aplicar, las partes consideraron que no se pudo acreditar que JM haya tenido la intención, el dolo, de dar muerte a su hermano. En este sentido, el fiscal explicó que “se pudo probar el dolo de generar una lesión, pero no así el resultado muerte”. El joven fue representado por Guillermo Retamar.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario