Secciones
Abreviado

Ocho robos en 79 días: acordó 3 años de prisión condicional

"Roqui" (19) fue imputado por robos sin violencia cometidos en Paraná, Racedo y Etchevehere, entre julio y octubre del año pasado. Cumplirá prisión condicional.

Miércoles 12 de Mayo de 2021

A lo largo de 79 días, a un joven de 19 años le probaron haber cometido al menos ocho robos, en Paraná, Racedo y Gobernador Etchevehere. Algunas veces lo detenían y en seguida recuperaba l libertad; otras se demostró su participación por otras evidencias que lo incriminaban. Se terminaron acumulando los legajos y en un juicio abreviado los confesó a todos, por los cuales consintió cumplir la pena de tres años de prisión condicional.

El martes se realizó la audiencia ante la jueza de Garantías Elisa Zilli, donde el fiscal Martín Wasinger y el defensor Javier Aiani presentaron el acuerdo al que arribaron las partes, con la presencia de L.R.B. alias Roqui, un joven oriundo de Santa Fe pero que ha residido en Paraná y en la localidad de General Racedo.

El primero hecho que le imputaron sucedió el 19 de julio de 2020, cuando lo sorprendieron a bordo de un utilitario Renault Kangoo, que conducía en calle Jarupkin entre Los Laureles y El Chañar de Paraná, que había sido robado dos días antes del galpón de una vivienda de la localidad de Gobernador Etchevehere.

El segundo ocurrió en la madrugada del 18 de agosto, en calle Los Ceibos y Ortiz de la capital provincial, donde lo identificó la policía mientras llevaba una desmalezadora y varios elementos de pesca que había sustraído poco antes de una casa de calle 1º de Mayo, tras saltar una pared de dos metros y romper una ventana.

El tercer delito fue el 22 del mismo mes, cuando intentó ingresar a una vivienda de calle Amadeo Grass para robar y después trepó por el techo para intetar hacerlo en una casa vecina.

El cuarto episodio tuvo lugar solo tres días después, en horas de la mañana, cuando entró a un camión distribuidor del frigorífico Don Carlos, en calle Los Talas entre Las Tacuaras y Galán de Paraná. Su chofer recién había bajado para entregar mercadería y advirtió cuando el joven se metió en el vehículo. Lo atrapó y lo entregó a la Policía. Pero poco después volvió a quedar libre y no pudo parar de robar,

El quinto suceso fue el 28 de agosto a la noche, cuando ingresó a una vivienda de calle Los Talas, rompió un candad, se metió en un galpón y sustrajo un lavarropas, y un secarropas. Policías lo detuvieron cuando llevaba los electrodomésticos cerca del lugar.

El sexto hecho fue el más cuantioso de los robos que cometió: el 14 de septiembre del año pasado, entró a una vivienda de calle Alfredo Palacio, habitada por el padre de un jugador de Patronato. Escaló las rejas del frente, forzó un ventiluz del garage, entró y se apoderó de una mochila con 5.000 dólares y una bolsa lena de alhajas varias. Un joven y un menor esperaban afuera de campana. Su accionar fue advertido por vecinos de la zona que alertaron a la Policía, que detuvo a los cómplices y luego a Roqui cuando se daba a la fuga.

condenado por robos2.jpg
Uno de los robos ocurrió en la casa del padre de un jugador de Patronato, en septiembre del año pasado.

Uno de los robos ocurrió en la casa del padre de un jugador de Patronato, en septiembre del año pasado.

El raid delictivo siguió el 3 de octubre cuando robó una moto Honda Storm que se encontraba estacionada en calle Las Delicias de Gobernador Etchevere, pero luego abandonó en la garita de colectivo ubicada en la intersección de ruta 12 y Avenida Newbery de Paraná, donde fue secuestrada por personal policial al día siguiente.

El último episodio fue ese mismo 4 de octubre cuando rompió la ventanilla de la puerta de un camión Volvo que estaba estacionado en Newbery y calle 808 de Paraná, y sustrajo un bolso con vestimentas varias y un pendrive del dueño. Cuando lo detuvieron por este suceso, quedó finalmente detenido hata el martes pasado.

La Fiscalía le imputó los delitos de Receptación sospechosa (por la Kangoo que manejaba)Robo calificado por escalamiento, Hurto en grado de tentativa, Robo simple en grado de tentativa, Robo calificado por escalamiento y Robo.

La condena de tres años de prisión condicional que aceptó el joven, incluye además tener que hacer 96 horas anuales de tareas no remuneradas por el término de dos años. A la espera de la sentencia de la jueza, Roqui recuperó la libertad, que perderá si vuelve a robar y tendrá que cumplir la pena en la cárcel.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario