Narcotráfico

El exconcejal narco y un exprefecto, condenados a prisión

Impusieron cuatro años a Santiago Irigoyen, expulsado del Concejo de Pueblo Belgrano y Rubén Cáceres, por llevar una operación narco de 12 kilos de marihuana.

Miércoles 29 de Diciembre de 2021

El exconcejal entrerriano que fue detenido en marzo con un cargamento de marihuana en la provincia de Corrientes, Santiago Andrés Irigoyen, acordó y fue condenado a cuatro años de prisión, junto a su cómplice, el exintegrante de Prefectura, Rubén Martín Cáceres. El caso resultó un escándalo, terminó con la inmediata expulsión de Irigoyen del Concejo Deliberante de Pueblo Belgrano y reveló la penetración del narco en las instituciones.

La sentencia fue dictada este martes 28 de diciembre por el Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Corrientes, integrado por Víctor Antonio Alonso, quien homologó el acuerdo al que arribaron la fiscal Tamara Ahimará Pourcel y los imputados, con el defensor particular Juan Carlos Vischi y el oficial Enzo Mario Di Tella.

Irigoyen tiene 35 años, nació en Gualeguaychú pero vive en Pueblo Belgrano, donde fue electo concejal por el partido Nueva Generación, que gobierna el Municipio. Actualmente se encuentra alojado en el Complejo Penitenciario de Cuyo, Mendoza, dependiente del Servicio Penitenciario Federal. En tanto, Cáceres, de 44 años, vive en Gualeguaychú, es retirado de la Prefectura Naval Argentina, y está con prisión domiciliaria en su casa.

En la audiencia ambos reconocieron haber transportado en un auto más de 12 kilos de droga por la ruta nacional 14, aquel 12 de marzo pasado. Un tercer pasajero, G.F., de 42 años, también había sido detenido pero luego fue liberado y ahora finalmente absuelto por falta de pruebas.

De este modo, el juez dio por probado lo que sucedió aquella tarde, aproximadamente a las 16.30. El personal del Escuadrón 7 “Paso de los Libres” de Gendarmería Nacional Argentina, que se encontraba apostado sobre ruta nacional 14, a la altura del kilómetro 536, en el acceso a la localidad de Tapebicuá, provincia de Corrientes, realizaba un operativo de control y intentó demorar a un vehículo de que se dirigía de norte a sur pero que, poco antes de detener su marcha, giró en “U” y emprendió la huida en sentido inverso.

En el patrullaje para poder localizarlos, poco más de media hora después los efectivos lograron con el auto en cuestión, el que se encontraba aparcado en la banquina a 14 kilómetros del lugar del control. Era un Peugeot 307 XS. Los uniformados observaron una persona que se desplazaba a pie desde la maleza al costado de la banquina y hacia el rodado estacionado, quien al percatarse del arribo del móvil de Gendarmería se sentó rápidamente junto a otra persona que ya estaba sentada en el lugar. Al ser identificados resultaron ser Cáceres y G.F.. Luego, a 30 metros hacia el norte observaron una persona caminando por la banquina hacia el rodado, quien resultó ser Irigoyen, quien se aproximó y dijo que era el conductor del vehículo.

Posteriormente, a escasos metros del vehículo, entre las malezas, los gendarmes encontraron un bolso azul que estaba con el cierre abierto y a simple vista se veían paquetes envueltos en cinta transparente.

Dos horas después arribaron al lugar personal de Criminalística de la fuerza federal, que realizó mediciones desde el vehículo hasta el bolso, tomas fotográficas y diligencias de rigor. Además, con el perro detector de narcóticos Theo, se inspeccionó el vehículo y marcó la presencia de drogas dentro del mismo. En el bolso había un total de 41 paquetes que pesaron 12,8 kilos de cannabis sativa.

En el transcurso de la investigación, entre otras evidencias, se contó con la pericia a los celulares de Irigoyen y de Cáceres, donde se hallaron mensajes que resultaron ser muy comprometedores sobre la operación narco.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario