Policiales
Jueves 12 de Julio de 2018

Anularon el permiso de traslado para jugar al fútbol de un preso

La medida se dispuso tras conocerse que Berguñán era trasladado bajo custodia policial al Club Pesca a practicar fútbol dos veces por semana

Tras hacerse público el caso de un preso concordiense que tenía permiso y era trasladado desde Benito Legerén –unos 13 kilómetros– con custodia policial para jugar al fútbol dos veces por semanas, se resolvió revocar el permiso otorgado oportunamente al joven Kevin Berguñán.
Cabe destacar que la jueza de Concordia, María del Luján Giorgio, accedió a un pedido del abogado defensor Daniel Cedro para que Berguñán, con prisión domiciliaria a la espera de ser juzgado por una seguidilla de cinco delitos, concurra dos veces por semana a practicar fútbol en el Club Pesca, bajo custodia policial.
Desde la Jefatura Departamental de Policía se dejó constancia de la imposibilidad de disponer tanto de móviles como de personal para cumplir con la resolución judicial otorgada por el Juzgado de Garantías, a cargo de María del Luján Giorgio.
Cabe destacar que la medida se toma en plena feria judicial, por lo que se desconoce aún qué repercusiones traerá en la defensa del joven 18 años.
El fiscal Germán Dri había indicado en LT 15 Radio del Litoral que "se lo está investigando, no está condenado. Riesgo de fuga no había porque se trata de una persona con domicilio, sin recursos para mantener una fuga. Con el avance de la investigación, el Juzgado entendió que esos riesgos eran menores y le otorgó la posibilidad de prisión domiciliaria".
"Transcurridos 60 días de la causa, la Fiscalía renovó el pedido de prisión domiciliaria y la defensa peticionó la posibilidad de estas salidas, como ya las venía cumpliendo anteriormente para el tratamiento contra las adicciones", indicó el fiscal. Kevin Berguñán se encuentra realizando un tratamiento para sobrellevar un problema de adicciones y "como parte del tratamiento, los profesionales que lo tratan remarcaron la importancia de que haga una práctica deportiva dos veces por semana". Es por ello que los martes y jueves concurría al Club Pesca Concordia de 16 a 18, acompañado de un móvil policial, ya que "al estar en calidad de detenido, siempre debe estar bajo la custodia policial", puntualizó el fiscal.
Según el sitio El Entre Ríos, los uniformados ya venían oficiando de "remiseros" de Berguñán, pero llevándolo a otro destino: la Parroquia Pompeya, donde el joven está en tratamiento para superar su adicción a las drogas.
Dri explicó que "no suele ser lo habitual, pero el Juzgado accedió. Muchas veces en este marco de prisiones preventivas cuando el imputado está realizando trabajos, también excepcionalmente cuando los riesgos de entorpecer la causa o fugar no son altos, el Juzgado accede a esos permisos".
El joven es acusado de varios hechos de delito contra la propiedad y todos son por denuncias.
Por último, el fiscal indicó que la cantidad de prisiones preventivas no son tantas. "De las que estuvieron con preventivas se han dado casos de diferentes autorizaciones, ya sea por tratamientos médicos, salidas laborales, tratamiento contra las adicciones. Y en este caso se entendió como parte del tratamiento que lleva adelante respecto de las adicciones. Parte de la resocialización y tratamiento contra las sustancias tóxicas, quienes están a cargo del tratamiento, lo recomendaron".

Una buena medida
La medida que no soportó la presión mediática era buena, ya que muchos jóvenes adictos en la provincia de Entre Ríos no tienen cómo poder salir de las drogas. Lamentablemente el Poder Judicial que siempre llega tarde no pudo explicar como corresponde una medida que había sido pedida porque los que tratan al muchacho indicaron que era beneficiosa.

Comentarios