Santoral

Misas en Paraná por el santo cura Brochero

Su fiesta litúrgica se celebra cada 16 de marzo. Es el patrono del clero argentino

Miércoles 16 de Marzo de 2022

Patrono del clero argentino, el santo Cura Brochero tendrá misas especiales en Paraná, este 16 de marzo, día que se recuerda su fiesta litúrgica y su natalicio.

San José Gabriel del Rosario Brochero, o simplemente el Cura Brochero como es conocido en Argentina, fue ordenado sacerdote el 4 de noviembre de 1866. Puede ser considerado como ejemplo de misionero en medio de sus paisanos, como alguien que hacía realidad la Iglesia en salida que hoy promueve aquel que le canonizó, el 16 de octubre de 2016, el Papa Francisco, argentino como él y admirador de la figura de alguien que no dudaba en ir al encuentro de la gente a lomo de una mula, para escuchar, para compartir el mate y con él las alegrías y tristezas del día a día.

Recordando al primer santo que nació, vivió y murió en Argentina, la iglesia destacará su figura en diferentes oficios religiosos. En Paraná, en la parroquia Nuestra Señora de Luján, a partir de las 20, habrá misa y posteriormente bendición especial con el poncho tan característico del cura gaucho. Mientras que en la casa Cura Brochero, ubicada en calle Enrique Carbó 349, también habrá misa a las 20.

La fiesta principal se realiza en Villa Cura Brochero (Córdoba), lugar donde el cura Brochero dejó su legado y suscitó una gran devoción en los fieles por su humildad e incansable ayuda a quienes más lo necesitaron.

Sintetizar la vida del santo no es fácil, pero se puede destacar que José Gabriel nació en Santa Rosa de Río Primero, Córdoba, el 16 de marzo de 1840. A los 16 años, después de un discernimiento vocacional, decidió entrar en el Seminario de Nuestra Señora de Loreto. En los años 1867 y 1868, recién recibida la ordenación sacerdotal, ejerció el ministerio en la catedral de Córdoba. Pero luego de este período fue nombrado párroco en Traslasierra. Y comenzó la tarea extensa junto a 10.000 almas que habitaban la jurisdicción parroquial inhóspita.

En su vida pastoral el padre Brochero no dejó un lugar sin visitar. Los enfermos, los leprosos (enfermedad natural en esa época), los olvidados, los sin sacramentos, fueron sus preferidos. Kilómetros y kilómetros de caminos y acequias permitieron a los serranos progresar y salir del aislamiento; en Villa del Transito construyó el segundo colegio para mujeres del país. Su gran obra fue la casa de Ejercicios Espirituales (hoy convertida en un museo que repasa la vida de Brochero).

Para el Cura Gaucho su misión no era solo llevar los sacramentos, también educaba y frente a las adversidades jamás se desanimó. El Santo Cura Brochero estaba destinado a “levantar a los caídos”.

Desde su canonización el 16 de octubre de 2016, el "Pastor con Olor a Ovejas" -como lo definió el papa Francisco- sumó devotos y acrecentó la fe en su intercesión para obrar milagros.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario