Ovacion
Jueves 12 de Julio de 2018

Gastón Sangoy: "Tengo ganas de jugar acá"

Tras una extensa carrera en el exterior, el delantero paranaense quiere saldar una deuda pendiente y se pone a punto.

El trotamundos Gastón Sangoy está libre, pero "con muchas ganas" de saldar una deuda pendiente: jugar en el país. A los 13 se fue de su casa a las divisiones inferiores de Boca, donde jugó dos partidos con el equipo de Carlos Bianchi en la Copa Sudamericana. Luego pasó por el Ajax de Holanda, Universitario de Perú, Millonarios de Colombia, Hapoel de Israel, Apollon de Chipre, Sporting de Gijón (jugó en la Primera de España), Al-Wakrah de Qatar, Arka Gdynia de Polonia, Mumbai City FC de India, Nea Salamina Famagusta de Chipre.
El delantero de Paraná está radicado en Santa Fe con su mujer y sus dos hijos a la espera del tercero y su deseo es seguir disfrutando del fútbol. Con 33 años señaló que quiere "demostrar" su juego en "la zona" y realizó un repaso de su carrera. Habló de los cambios, la adaptación y los jugadores que lo marcaron.
—¿Con ganas de jugar en Argentina?
—Sí, estoy entrenando fuerte con un amigo y con muchas ganas de jugar y tener oportunidad. Es difícil, se la situación que se está viviendo, pero uno nunca bajó los brazos.
—¿Es una deuda pendiente jugar en el país luego de una gran carrera en el exterior?
—Sí, me fuí de chico y nunca pude jugar acá. Jugué dos partidos con Boca en Sudamericana, uno de local y otro de visitante y después chau. Por eso ahora quiero jugar acá. Estoy en una edad que por la experiencia puedo ayudar bastante y tengo muchas ganas de seguir y demostrar.
—¿Tu deseo es jugar en la zona o te es indistinto y de qué depende?
—Sería lo ideal después de estar tantos años afuera con mi familia. A veces cuesta estar lejos de los seres queridos. Uno pretende cosas, pero después depende de otros factores. La idea es quedarme en la zona porque mi mujer está embarazada de nuevo y no queremos movernos mucho y queremos disfrutar de la familia.
—¿Qué jugador es hoy Gastón Sangoy?
—Con la experiencia uno va cambiando. Cuando sos chico corrés para todos lados y no tiene sentido. Y a medida que vas creciendo vas ocupando los espacios en la cancha que deja el contrario o defendiendo de una forma ordenada. En España jugué de delantero, enganche y carrilero por derecha y por izquierda. Me sentí cómodo en todos los puestos porque teníamos un equipo que trabajaba bien. Donde me siento más cómodo es de enganche o delantero. Ahí puedo dar lo máximo.
—Después de ese paso por España ¿cómo es jugar en Chipre, Polonia, Qatar y la India?
—En Qatar fue corto por problemas de los cataríes que hicieron mal las cosas y la termina pagando el jugador. Igual jugué tres partidos oficiales y jugué contra Xavi Alonso. Son experiencias de las que uno no se olvida. Y a la vez te van dejando cosas en los futbolístico como en la vida. Mi explosión fue en Chipre, donde jugué tres años, me dio la posibilidad de jugar en España y luego volví a Chipre donde jugué dos Copa UEFA. Jugar un campeonato internacional fue muy lindo y aprendí mucho. En Polonia bajé un escalón, pero ascendimos y en la India tuve la mala suerte de quebrarme el quinto metatarsiano. Pero ahí compartí con Diego Forlán, un jugador increíble que le pega con la izquierda y la derecha de la misma manera y fue muy lindo. Todo fue una experiencia muy positiva.
—¿Qué pasa por la cabeza de un jugador de Paraná que un día juega en La Bombonera, otro día en la cancha del Ajax, el Bernabeu y otro día en la India. Cómo se hace para adaptarse a todos los cambios?
—Ahora que lo pienso fue un poco raro. Pero en el momento de jugar te olvidás de todo. Al principio te parece increíble, como cuando jugué en el Bernabeu. Por el estadio y el rival. Pero a los dos minutos te olvidás y es fútbol. Lo demás queda para el recuerdo. La foto y el pospartido. Cuesta a veces adaptarse a la cultura futbolística de cada país porque cada uno tiene sus formas, pero el argentino se adapta rápido. Y lo disfruté. Sobre todo en España por todos los grandes jugadores que disputan la Liga. Fue una experiencia única.
—¿Por eso se busca mucho al jugador argentino?
—El jugador argentino ha evolucionado mucho. Además de su fuerza mental y lo técnico, se adapta muy rápido al lugar. En Inglaterra llueve y hace mucho frío y el argentino juega y vive. En España es más dinámico y rápido y juega. El único lugar que me costó fue Holanda. Porque salí de Boca y me fui a un lugar totalmente distinto. De todos modos en unos meses lo pude sobrellevar y tuve la oportunidad de jugar con Ryan Babel, con el que compartí un año.

Comentarios