Secciones
Sosa

Alexander Sosa, un goleador formado en La Capillita

Alexander Sosa llegó a Patronato proveniente de El Tío, Córdoba. En su pueblo oficiaba como volante. En el Rojinegro lo ubicaron como centrodelantero.

Sábado 20 de Junio de 2020

En apenas un año la carrera de Alexander Sosa creció a pasos agigantados. Se sumó a las categorías formativas de Patronato a inicios de 2019 proveniente de El Tío, una localidad cordobesa de unos 5.000 habitantes. En su estreno con la camiseta Rojinegra facturó. Le dio la victoria al elenco de barrio Villa Sarmiento al anotar la conquista del triunfo sobre Talleres de Córdoba por 1 a 0 en el predio La Capillita.

Sus buenos desempeños en el campeonato de quinta división le permitió saltar directamente a reserva. Su estreno en esta categoría fue similar: triunfo por 1 a 0 con gol del pibe formado en el Club El Trebol de El Tío. Esta vez la víctima no fue la T. El que lo padeció fue Newell’s de Rosario.

Dos meses después La Lepra volvió a sufrir la capacidad goleadora de Sosa. Alambre, como lo bautizó Ariel Cáceres, uno de sus compañeros en quinta división, se despachó con dos conquistas en un amistoso disputado en el predio de Bella Vista. Desde Rosario intentaron seducirlo. Le ofrecieron sumarse a sus filas. La propuesta lo entusiasmó, pero depositó todas sus fichas en Patronato, donde ya firmó su primer contrato como futbolista profesional.

Ahora Alexander tiene otra meta en el camino. “El próximo objetivo es debutar en Primera División”, apuntó. “Ojalá se dé. Me tengo mucha fe”, agregó, en diálogo con Ovación.

Orígenes.

El primer contacto con la redonda fue en su pueblo. “De chico jugaba al baby en el club El Trébol. Después salté a la cancha de 11”, rememoró Alexander, con el clásico acento de todo nativo de la provincia mediterránea.

A los 15 años trasladó sus sueños de futbolista a la capital de La Docta. “Estuve un año en las inferiores de Talleres, pero no me dieron la oportunidad de jugar. De hecho no jugué ni un solo partido. Solo entrené con el plantel que competía en el torneo de la Liga local y el que jugaba en inferiores de AFA”, mencionó.

Sosa retornó a El Trébol, su club de origen. Primero sumó minutos en reserva. Luego, y con 17 años tuvo su bautismo en Primera División en la Liga Regional de San Francisco.

Fuera de la docta. A inicios de 2019 armó nuevamente sus bolsos. Esta vez para salir de su provincia. “Conocía muy poco de Patronato. Solo sabía de su nombre. No estaba bien informado sobre el club”, se sinceró Alambre, quien confesó que en la capital entrerriana le encontraron un nuevo lugar en el campo de juego. “Antes jugaba de volante, de enganche, pero en Paraná me dijeron que iba a jugar de nueve. Me fui bien porque hice un par de goles. Me hicieron nueve en Patronato”, narró.

Alexander Sosa Patronato.jpg
Sosa firmó su primer contrato profesional con Patronato

Sosa firmó su primer contrato profesional con Patronato

Sosa observó desde afuera el inicio de la temporada 2019. “El pase demoró en llegar. Esperé como cuatro fechas”, recordó Sosa. Su estreno fue particular. Enfrente estaba “Taieres”, como él enuncia con su tonada inconfundible. “No sé si lo tomé como una especie de revancha. Lo que recuerdo es que tenía unos nervios en la previa de ese partido… Pero tuve la suerte de hacer un gol en mi primer partido en AFA”, infló el pecho.

“Le ganamos 1 a 0 con gol mío. No lo podía creer, me quería morir”, resaltó. “Enfrente estaban quienes eran mis excompañeros y los técnicos. Me felicitaron. Me trataron de 10”, agradeció Alambre.

Otro salto.

A los pocos meses el cordobés fue citado para adquirir rodaje en reserva, el paso previo a Primera División. “No lo podía creer”, subrayó. “Me estaban probando porque un compañero estaba lesionado. Lo estaban esperando hasta último momento, pero no llegó al partido. La noche previa al encuentro no pude dormir. Pensaba en el partido. Había salido en las redes sociales que iba a debutar en reserva. Es me puso muy nervioso, pero una vez que entré a la cancha me olvidé de todo, se fueron todos los nervios”, aseveró.

Sosa saltó a escena desde el minuto inicial en el predio La Capillita. Empujó la redonda al fondo de la red para decretar la victoria de Patronato sobre Newell’s de Rosario, por 1 a 0. “Me fue muy bien gracias a la confianza que me brindaron mis compañeros. Eso ayudó a que me adapte rápidamente”, valoró.

La Lepra estudió al pibe de El Tío. Intentó incorporarlo a sus inferiores. Pero Alexander optó por continuar su camino en Patronato. “Me llamó el coordinador de Newell’s. Me dijo que cuando los enfrenté en reserva me evaluaron. Me siguieron y al tiempo volví a enfrentarlo en un amistoso. En ese partido les hice dos goles. Ahí los convencí del todo”, contó.

El sondeo de Newell’s alimentó su ego. “Estaba muy contento. Ahí quedó reflejado el trabajo que venía realizando. Era una oportunidad muy linda. Pero estoy cómodo y muy agradecido a Patronato. Por eso prioricé quedarme acá más allá que era una linda oportunidad. No quería comenzar de cero nuevamente y en Patronato tengo mucha confianza”, explicó.

Alexander continuó ganando minutos en reserva hasta que la pelota se frenó por la pandemia de coronavirus. Regresó a su pueblo, donde realiza los entrenamientos a la distancia y en forma virtual. Se describe como un atacante potente. Se compara como el artillero que se calzó la camiseta del Rojinegro en la última edición de la Superliga Argentina de Fútbol. “Por su potencia me gusta mucho el estilo de (Cristian) Tarragona. Tengo características de su juego y me identifico mucho con él”. El Pueblo Rojinegro espera el estreno en Primera del goleador formado en La Capillita.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario