Secciones
Miradas

Vísteme despacio que tengo prisa

Por la baja de contagios y el avance de la vacunación contra el Covid, se decidió de modo confuso flexibilizar la cuarentena en medio de la campaña electoral

Jueves 23 de Septiembre de 2021

Afortunadamente en la Argentina, lentamente se está dando el proceso de retroceso de la maldita pandemia de Covid, que dejó como saldo el doloroso dato de más de 113.000 muertos.

Ahora bien, las autoridades del gobierno nacional, que fueron castigadas por el voto popular en las recientes elecciones PASO, parece ser que no tomaron nota del enojo del ciudadano, en especial con los aspectos sanitarios y vacunatorios del Covid, y el económico.

Culpar de los gruesos errores a la Pandemia, es un mal preanuncio para los funcionarios, y ver cómo tratan de ganar el crédito ante el electorado, demuestra la incertidumbre y desesperación existente entre tratar de gestionar, gobernar y recuperar terreno ante semejante derrota sufrida en setiembre.

La crisis entre el Presidente Alberto Fernández y la Vice Cristina Kirchner, no parece superarse. Y si bien hubo nuevas designaciones de ministros, esto provocó puertas adentro del propio kirchnerismo el tragarse varios sapos de políticos cuestionados por ellos mismos, que los necesitan ahora para tratar de revertir el resultado electoral.

El primer gesto de apuros, contradicciones y desesperación, se dio en la propia conferencia de prensa del nuevo Jefe de Gabinete Juan Manzur y la ministra de Salud Carla Vizzotti. Fue tan enredada, confusa y contradictoria la información sobre el fin de algunas restricciones, que luego debieron realizar un comunicado oficial para aclarar sus propios dichos.

En especial quedó la idea que “electoralmente” proponían un escenario de finalización del Coronavirus, con la liberación total de la población de las propias ataduras impuestas por este gobierno. Apertura del fútbol, de discotecas, viajes y todo lo que se parezca a tratar de ganar un voto.

Las medidas necesarias, fueron mal presentadas y peor anunciadas. Destacados epidemiólogos del país y de Entre Ríos, advirtieron que la pandemia seguía, que no se debía bajar los brazos, y que sí era muy necesario seguir con el uso del barbijo.

Este miércoles autoridades sanitarias de Buenos Aires, notificaron que parte de las medidas dispuestas por la Nación no serían instrumentadas por el momento.

Hay necesidad de poner una política de Estado como es la Salud, en modo electoral. Qué nos decían algunas autoridades del Ministerio de Salud de Entre Ríos, compartiendo criterios con referentes de salud en el resto del país. “¿Qué pasaría si hay un rebrote, por este esquema de apuros. Estas medidas deben ser progresivas, el paso a paso, debe ser una línea de trabajo”.

Además, se alertó, ante la falta de información y de criterios aportados desde la Nación, ¿Quién controlará que las personas que asistan a eventos en lugares cerrados, que estén vacunados con las dos dosis? Quién irá a las discotecas?. Quién irá a las canchas de fútbol a parar a los barrabravas para preguntarles si están o no vacunados?, en fin una serie de desaciertos e improvisaciones fruto de un estado de desesperación electoral.

Referentes de Salud, recalcaron que no están dadas las condiciones para que se libere a la población del uso de barbijos, y que en todo caso, sería necesario contar con el 70% de los ciudadanos vacunados. Ese porcentaje hoy no llega ni al 50% para lograr la inmunidad de rebaño.

A las claras se ve apuro y ausencia en la Nación de un plan progresivo, paulatino y planificado de aperturas por etapas, y mirar que cada provincia adapte esa realidad a su plan de vacunación y baja de contagios.

De allí la necesidad de mencionar la frase histórica adjudicada a Fernando VII, a Napoleón o el emperador Augusto: Vísteme despacio que tengo apuro.

En Entre Ríos, el plan de vacunación fue destacado en el país, lo mismo que la predisposición del Gobierno provincial y del Ministerio de Salud de priorizar recursos al sistema para enfrentar la peor crisis sanitaria en años.

Por la experiencia de las autoridades de la provincia, la compleja situación pudo ser enfrentada en los peores momentos de la Pandemia. Muy diferente fue la situación en la Nación, donde fracasaron en las políticas económicas y sanitarias.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario