Secciones
Hoy por hoy

Macri, ¿el Cristina de la derecha?

"... A pesar de la derrota sufrida en las urnas existe una vocación de poder de sectores de derecha con ambición de poder a través de los resortes de la democracia..."

Sábado 07 de Diciembre de 2019

Por si hiciera falta, en la tarde de ayer se reconfirmó que en el país hay base popular en los sectores sociales y políticos que son a todas luces irreconciliables. El acto del presidente Mauricio Macri reunió a una multitud en el centro porteño y lejos de parecer una despedida, las cosas sucedieron como si se tratara de la consolidación de un bloque político; que de hecho lo es. “Somos los que queremos un país normal” y “Cumpas zurdos, si quieren helicóptero no se queden con las ganas, hay uno en la calesita” son algunas de las consignas plasmadas en carteles y banderas enarboladas por la militancia enrolada en el PRO.

Ver las escenas, por televisión claro está, sirvió como disparador de esta columna. No se trata aquí de insistir en los índices que logró el mandatario al cabo de cuatro años de gestión. Todos saben que el 40% del país tiene hambre. Y los que fueron ayer, es de suponer con buena intención, no forman parte de ese conglomerado inmenso de excluidos. Lo que merece una breve reflexión es que está bueno determinar aquello de saber dónde están los unos y los otros. Que, como en otras naciones un poco más decentes, políticamente hablando, se transparente lo que está a la derecha y a la izquierda de cualquier suceso social.

Este país tiene una derecha consolidada, neoliberal pero que cuenta con exponentes en todos los partidos políticos con actividad en los últimos 209 años, desde el mismo momento que se concretó la Revolución de Mayo. Lo saludable es que haya partidos de centro, de izquierda, de derecha nacional, derecha liberal y también conservadores. Poder verlos, ubicarlos, identificarlos, saber dónde están, qué debaten, qué votan y qué movilizan, sin confusiones.

El acto de ayer mostró que, a pesar de la derrota sufrida en las urnas, y dos veces seguidas, existe una vocación de poder de sectores de derecha con ambición de poder a través de los resortes de la democracia. Se impone la salvedad de precisar que algo habrá que hacer con los neoliberales, los que apelan a los militares o el ahogo económico para avasallar a las instituciones. Por lo demás, está bueno que se identifiquen y expongan que hay mucho más que resentimiento y vocación anti lo que sea.

De lo visto por la pantalla chica y en varias señales de noticias –un lujo que nos damos en la Redacción de UNO es la abundancia de televisores– surge que Macri es como la Cristina de los que minimizan la importancia de la restitución de derechos. Su líder. Y también, hay que decirlo, los que se convencieron de que la corrupción no los alcanza; que el robo al Estado es condición excluyente de los otros; que ellos no tienen deudas pendientes con la moral que se desprende de la disputa de poder bajo las normas de la decencia.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario