Secciones
Hoy por hoy

Inclusión es dar más pasos hacia la LSA

Para la comunidad sorda, falta el reconocimiento de la Lengua de Señas Argentina como patrimonio lingüístico y cultural, lo que implicaría una mejor calidad de vida e inserción social de todas las personas sordas.

Sábado 23 de Mayo de 2020

No se trata de agregar una transparencia a la tela del barbijo o tapabocas para dejar de excluir a la comunidad sorda; tampoco alcanza con una app que emita señal sonora desde el celular, se necesita capacitar a trabajadores públicos y privados en Lengua de Señas Argentina (LSA) para terminar con las barreras comunicativas cotidianas.

Desde la Asociación de Sordos Paraná, su presidenta Noé Bernardara explicó los inconvenientes que trajo la pandemia de Coronavirus a la realidad de la comunidad que quiere salir de la postergación en el intercambio de información.

“Para una parte de los sordos, el uso del barbijo tapado en lugares como hospitales, policía, farmacias es una dificultad para entender. Hay empleados de esas dependencias que acceden a bajarse el barbijo para que puedan leer los labios y otros no. La mayoría de los que están del otro lado del mostrador no saben Lengua de Señas, si supieran estaría muy bueno”, subrayó en diálogo con UNO.

Sobre el barbijo transparente, señaló: “Es necesario porque podemos ver los labios y podemos entender, sirve para varias personas con discapacidad auditiva. Pero el uso de LSA sería mucho mejor”.

La Asociación Civil de Sordos de Paraná tiene 200 afiliados. “En la actualidad tenemos sordos, hipoacúsicos, implantados, de ellos algunos se comunican en Lengua de Señas o en forma oral. En la provincia de Entre Ríos hay aproximadamente más de 2.000 sordos y en el país muchos más, claro”, manifestó.

Noé Bernardara usa audífono y a veces con el barbijo “la voz se le distorsiona”, explicó y agregó: “Los otros días fui a un local, como la persona que atiende me conoce se bajó el barbijo para hablarme porque sabía que sino no la iba a entender. Cuando voy al supermercado con mi barbijo, para pagar miro directamente la pantalla y le doy el dinero. Pero si la cajera me habla, tiene como un mantel ahí adelante y no se entiende nada”.

El esposo de Noé también es sordo y, como todos, usa barbijo para ir a los negocios. En su caso, avisa que es no oyente para que quien lo atienda sepa y pueda encontrar la forma de comunicarse, casi siempre bajando el tapabocas. “La gente no está acostumbrada a los sordos porque somos poquitos, pero estamos”, dijo Noé.

Para la comunidad sorda, falta el reconocimiento de la Lengua de Señas Argentina como patrimonio lingüístico y cultural, lo que implicaría una mejor calidad de vida e inserción social de todas las personas sordas.

Por eso Noé remarcó: “Más enseñanza de LSA en lugares públicos y privados para mejorar la comunicación. Y mientras sea necesaria la utilización de barbijos para prevenir contagio de Coronavirus, que puedan ser transparentes ayuda”.

Este recurso difundido como inclusivo, sirve para las personas que no saben señas como por ejemplo adultos que adquirieron sordera por la edad o accidente laboral.

Hay que recordar que todo el tiempo quienes llevan adelante las entidades de sordos deben estar alertas y salir a exigir que los incluyan, porque forman parte también de la vida diaria del país. En marzo de este año, al inicio de la cuarentena y de las recomendaciones que los ciudadanos debían tomar, la Confederación Argentina de Sordos pidió a los medios de comunicación que se los incluya en los mensajes. “Somos ciudadanos argentinos, habitantes de la Lengua de Señas Argentina, reclamamos al estado el cumplimiento de la Ley de Medios de Comunicación Audiovisual Ley N° 26522/09 que en el artículo 66 garantiza la accesibilidad mediante inclusión de intérpretes de lengua de señas y subtitulado oculto”, expresó la carta abierta.

La pandemia llegó para cambiar el mundo, entonces se deben dejar de tomar medidas aisladas o provisorias para ayudar. Para evolucionar es necesario incluir a todos y es por eso que la comunidad sorda pide dar más pasos hacia la formación en Lengua de Señas Argentina.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario