Secciones
Miradas

Cementerio en tiempos de pandemia

Viernes 03 de Julio de 2020

Las medidas de seguridad sanitaria por el coronavirus hicieron que desde el 19 de marzo no se realicen velatorios en el país, a los sepelios pueden asistir un máximo de tres personas y, si el deceso fue por Covid-19, los familiares ni siquiera pueden ver por última vez al ser querido fallecido. Así se vienen realizando los velorios en todo el país. En la provincia de Entre Ríos es prácticamente lo mismo que en el resto de la Argentina; y en el caso de la ciudad de Paraná desde hace un poco más de un mes volvió a abrir el cementerio municipal con medidas sanitarias informadas por parte de la autoridades pertinentes.

Mediante un decreto firmado a principios de junio dejaron en claro la forma de trabajo que tienen en tiempo de pandemia. Los mismos son que los trabajadores de los cementerios deberán observar que las visitas del público en general se realicen de lunes a domingo de 9 a 14. El protocolo de seguridad deberá ser mostrado en el lugar donde los servicios sean prestados de tal manera que sea observado por cada persona que asista al cementerio.

Las casas de sepelios de la capital entrerriana suspendieron los servicios más allá de las causas de la causa de muerte -por el momento no hay víctimas fatales de coronavirus en Entre Ríos- los familiares solo tienen unos minutos para despedirse de su ser querido en el nosocomio o en el propio garage de la funeraria, donde se procede a sellar el féretro y trasladarlo a la necrópolis de Paraná para proceder a su cremación o inhumación. En el cementerio no más de 10 personas pueden ingresar al lugar y el resto debe esperar afuera. La situación se repite a diario y es muy feo para las personas que les toca pasar este difícil momento tener que despedir de esta manera a un ser querido.

En el caso del privado que hay en Paraná, Solar del Río, también tienen medidas sanitarias y apuntan a seguir las reglas claramente.

Ante la pandemia, las funerarias están tomando medidas extraordinarias para evitar contagios. Los empleados usan guantes, barbijos y a veces se ponen el traje que usan los médicos, que cubre todo el cuerpo y la cara.

Aseguran que son los mismos familiares los que deciden no hacer velatorios y que van “directamente al cementerio”.

Otro recaudo que toman las funerarias en “lavar con lavandina diluida el ataúd”.

El secretario de Desarrollo Social de la Municipalidad de Paraná, Nicolás Mathieu, declaró días atrás: “Los velatorios están prohibidos por el aislamiento social y obligatorio, y para el caso del servicio de sepultureros, estos acompañan a los familiares hasta la puerta y después solo se permite el ingreso de muy pocos hasta depositar el cajón en el nicho correspondiente, y se recomienda que las personas mantengan la distancia recomendada por parte de los organismos a nivel nacional”.

“Hay familiares que lo entienden y otros que no”, comentó el funcionario municipal. “Lo difícil que es para un familiar que viene a depositar a un ser querido, el poder llegar hasta la puerta del cementerio y no poder acompañarlo hasta el nicho donde descansará”, sostuvo.

No se han registrado casos de fallecidos por Covid-19 en Paraná. El secretario Mathieu aclaró que “de acuerdo a los protocolos nacionales, se recomienda la cremación y no está prohibida la inhumación”. Con estas medidas, Argentina se diferencia de otros país como Italia y España, donde la cremación es obligatoria de los enfermos de coronavirus. Acá por ahora no.

Las normativas para servicios funerarios en Argentina aplican tanto para casos de Covid-19 positivos como negativos, por lo que no hay atención en casas de sepelios ni liturgias religiosas, y los cementerios estipulan una restricción en el número de familiares en los entierros y cremaciones.

Son tiempos difíciles y duele a todos despedir a un familiar de lejos, o al menos con el amor que quisieran.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario