Secciones
Hoy por Hoy

Cambiemos y los debates

"...jamás se posiciona quién dice la verdad, sino quien mejor se prepara para engañar a doña Rosa ...".

Martes 04 de Junio de 2019

Bajo el amparo del ministro del Interior de la Nación, Rogelio Frigerio, el candidato a gobernador por Cambiemos Atilio Benedetti reclamó a viva voz un debate con el actual mandatario Gustavo Bordet. De inmediato se me vino a la cabeza el 15 de noviembre de 2015, bautizado luego como ‘Día de la Mentira’.

Esa noche, Mauricio Macri dijo una sarta de mentiras apoyadas por los grandes medios de comunicación, que lo dieron como el gran ganador del debate presidencial con Daniel Scioli. Es más, hubo algunos periodistas porteños, entre los cuales había uno denunciado por abuso, que calificaron de “estadista” al ingeniero y lo llegaron a comparar con el expresidente radical Raúl Alfonsín que, pobre, no se puede defender.

¿Sirve un debate político con la injerencia que tienen los grandes grupos periodísticos hoy en Argentina? Me parece que no. Porque jamás se posiciona quién dice la verdad, sino quien mejor se prepara para engañar a doña Rosa con el apoyo de las vedettes del periodismo nacional. Si bien Scioli no es de mi agrado, hay que reconocer que decía la verdad cuando repetía durante ese cruce televisado que “detrás del cambio hay una gran mentira, aparece el libre mercado, el ajuste, la devaluación, el endeudamiento”. El exgobernador de Buenos Aires tenía razón. No mintió en nada. Es más, tuvo que soportar las chicanas de Macri y sus aliados que le decían: “Estás haciendo de vocero de cosas horribles que yo haría, y que no voy a hacer”.

Igual hay que decir que a Benedetti se le ocurrió un poco tarde lo del debate porque el domingo votamos otra vez los entrerrianos. Además, siempre es más fácil para quien no gobierna atacar, criticar y posicionarse ante la opinión pública repitiendo como loro enunciados ensayados en set de televisión como hizo Macri preparado por el gurú Durán Barba. En ese link se encuentra el debate entre Macri y Scioli). Ya lo dijo el radical mendocino Raúl Baglini, quien estableció una relación entre la responsabilidad de las propuestas y la cercanía al ejercicio del poder.

Si quedan dudas de lo que es prometer sin ponerse colorado vamos al archivo del 15 de noviembre de 2015, cuando Macri junto a Frigerio dijo: “Nosotros creemos que hay que desarrollar la economía, no ajustar. No hemos hablado nunca de ajuste”. “Nuestra prioridad es Hambre cero”. “El dólar no va a estar a más de 15 pesos”. “Vamos a crear dos millones de puestos de trabajo”. “Vamos a dar un millón de créditos a 30 años”. “Ningún trabajador pagará impuesto a las Ganancias”. “Este país no tiene problemas de dólares. Este país produce dólares”. Todas mentiras. Lo peor es que nadie de Cambiemos se sonroja al recordarlas. Lo primero que repiten es “Ka, Ka, Ka” y “corrupción, corrupción, corrupción”.

El debate en aquel momento ¿le sirvió a la sociedad o solo a las corporaciones que necesitaban sacarse de encima al kirchnerismo por unos años? Hoy, en medio de una fuerte crisis económica y social que vivimos los argentinos producto de los cuarto años de gobierno de Cambiemos, más que shows mediáticos necesitamos políticos comprometidos con la realidad.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario